Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Finaliza la campaña antártica 2014-2015

La Base Antártica Juan Carlos I, que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cierra mañana sus puertas hasta el próximo otoño. Concluye así la Campaña Antártica 2014‐2015, en la que han participado en total 80 investigadores de 12 países. El CSIC lidera dos proyectos y participa en otros dos de los 15 que se han realizado en esta edición, que ha durado unos 100 días.

Los proyectos han abarcado la evolución de los glaciares, la investigación en magnetismo, la sísmica, la meteorología, los líquenes y de la contaminación de origen orgánico. / CSIC

La XVIII Campaña Antártica comenzó el pasado 20 de octubre, cuando el buque de investigación oceanográfica Hespérides zarpó del puerto de Cartagena (Murcia) rumbo a las dos bases antárticas españolas: la Juan Carlos I, en a la Isla Livingston, y a la Gabriel de Castilla, en Isla Decepción, que también será clausurada hasta el inicio del próximo verano austral.

"Es muy enriquecedor compartir el día a día con personal de múltiples nacionalidades en este sitio tan inhóspito pero a la vez tan maravilloso"

“Acaba aquí una larga e intensa campaña donde hemos contado con una gran variedad de proyectos científicos, que han abarcado desde el estudio de la evolución de los glaciares, investigación en magnetismo, sísmica, meteorología, líquenes y de la contaminación de origen orgánico, entre otros. Además, es muy enriquecedor compartir el día a día con personal de múltiples nacionalidades en este sitio tan inhóspito pero a la vez tan maravilloso”, comenta Jordi Felipe, jefe de la Base Antártica Juan Carlos I.

Proyectos Pegaso y Remarca

El Hespérides, que ha permanecido durante toda la campaña en la Antártida, ha funcionado como tercera sede científica. En su interior se ha llevado a cabo el proyecto Pegaso, liderado por el investigador Rafel Simó, del Instituto de Ciencias del Mar (CSIC) y en el que han participado 30 personas de nueve países. El objetivo de esta investigación ha sido estudiar cómo las emisiones de gases y partículas emitidas por el plancton regulan la formación y características de las nubes sobre el océano.

El segundo proyecto de los liderados por el CSIC, denominado Remarca, ha estado dirigido por el investigador Jordi Dachs, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua. Esta iniciativa, que ha desarrollado su trabajo en la base Juan Carlos I, ha tomado muestras de agua, hielo, suelo, vegetación, atmosféricas y de plancton con el fin de estudiar la influencia del periodo del deshielo en el destino de los contaminantes y su incorporación en los organismos. El estudio permitirá predecir el impacto de los contaminantes en la Antártida en el escenario actual de cambio global.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Café y arena para explicar los terremotos en el noroeste de la península ibérica

La aproximación de las placas tectónicas provoca terremotos como los de este año en Granada, pero en el otro extremo de la Península son las fracturas y fluidos de la corteza terrestre los que generan movimientos sísmicos, como los registrados en Lugo y Zamora. Un equipo de geólogos lo ha comprobado simulando las condiciones bajo tierra con una ‘caja’ de silicona, fina arena y café molido.

Los rayos pudieron encender la ‘chispa’ de la vida

Uno de los ingredientes fundamentales para el origen de la vida fue el fósforo procedente de los meteoritos que impactaron sobre la Tierra primitiva. Según un nuevo estudio, los relámpagos pudieron ser una fuente alternativa a la formación de fósforo a través de un mecanismo que pudo repetirse en otros planetas similares al nuestro.