Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hallado el hueso más antiguo de una mano moderna

Investigadores españoles han participado en el análisis de la falange de un homínido de hace 1,9 millones de años. Aunque no se ha identificado la especie a la que pertenecía, sí se sabe que ya se había adaptado a la vida terrestre y realizaba el mismo tipo de tareas que los humanos actuales. Es, por tanto, el hueso más antiguo perteneciente a una mano considerada moderna por su morfología y funcionalidad.

A la izquierda, la falange en la mano del homínido. A la derecha, por orden, una vista dorsal, lateral, frontal y cercana del hueso / Jason Heaton/M. Domínguez-Rodrigo

Un equipo multidisciplinar formado por científicos estadounidenses y españoles ha estudiado una falange de homínido encontrada en la Garganta de Olduvai (Tanzania). Se trata, según concluyen a partir de su análisis morfológico y funcional, del hueso más antiguo perteneciente a una mano moderna.

“Esta falange tiene un aspecto muy actual y desde un punto de vista estadístico, no se puede diferenciar de un elemento homólogo de cualquier persona viva hoy en día”, destaca a Sinc Sergio Almécija, paleontólogo de la Universidad George Washington (EE UU).

"No se puede diferenciar de un elemento homólogo de cualquier persona viva hoy en día", destaca Almécija

En el estudio publicado en Nature Communications los investigadores datan el fósil en el Pleistoceno inicial, hace cerca de 1,9 millones de años, cuando comenzó la diversificación de los primeros representantes del género Homo.

“Debido a que la mano de los primates refleja adaptaciones tanto para la manipulación como para la locomoción, un hueso de este período es muy relevante para entender la transición al modo de vida humano”, explica el científico.

Según señalan los expertos, la falange encontrada probablemente formaba parte del meñique de la mano izquierda. Pertenecía a un tipo de homínido –todavía no identificado, pero similar al Homo erectus– que convivió con otras especies como el Paranthropus bosei y el Homo habilis.

Normalmente, las manos de estos grupos –al igual que las de los miembros más primitivos del lenguaje humano– tienen un importante grado de curvatura parecido al de gorilas y chimpancés, signo indicativo de su dependencia de la vida arbórea.

Sin embargo, resalta Almécija, “el grado de curvatura de la falange hallada es muy inferior, por lo que la especie a la cual perteneció había efectuado la transición desde el medio arbóreo a un modo de vida puramente terrestre”.

"La menor curvatura de la falange indica que ya se había efectuado la transición un modo de vida terrestre", señala el investigador

“Seguramente, usaba las manos para realizar las mismas tareas que actualmente realizan grupos humanos que viven en ecosistemas parecidos”, añade.

Falta de restos

Aunque debido a la falta de otros huesos del mismo homínido resulta complicado saber cómo era el resto de la mano, los científicos creen que probablemente las demás falanges fueran similares a la encontrada.

“Teniendo en cuenta que las falanges eran más del 50% de la mano (14 huesos de 27), más de la mitad de la mano era completamente moderna, hace ya casi 2 millones de años”, agrega Almécija.

Pero para conocer más sobre esta especie, “debemos ser pacientes y esperar a encontrar manos más completas, así como otras partes del esqueleto”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Domínguez-Rodrigo, M. et al. "Earliest modern human-like hand bone from a new 41.84-million-year-old site at Olduvai in Tanzania". Nature Communications Agosto 2015. Doi: 10.1038/ncomms8987

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los neandertales tenían mayor semejanza genética con los ‘Homo sapiens’ que con los denisovanos

Un equipo, con participación española, ha analizado las secuencias genéticas del cromosoma Y de neandertales y denisovanos, estrechamente relacionados evolutivamente con los primeros. Los resultados revelan, sin embargo, mayor similitud genética entre los neandertales y los humanos modernos, lo que deja a los denisovanos como un linaje de una raíz más antigua para este marcador genético.

Alt de la imagen
Anatolia y el sur del Cáucaso no son la cuna de los caballos domésticos

El ADN antiguo de 111 restos indica que hace 4.000 años se produjo una entrada repentina de caballos domésticos desde las estepas euroasiáticas. El trabajo, que cuenta con la participación del CSIC, refuta la hipótesis de que la domesticación de los caballos comenzó hace unos 5500 años de forma independiente en Anatolia y el sur del Cáucaso.