Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Publicado en ‘Nature Communications’

Hallan funciones clave de CEP63 en el desarrollo cerebral y la fertilidad

Un grupo internacional de científicos ha estudiado en ratones CEP63, un gen mutado en el síndrome de Seckel, una enfermedad rara que causa microcefalia y problemas de crecimiento. Los científicos revirtieron la microcefalia durante el desarrollo embrionario de los ratones eliminando la proteína que causaba la pérdida de células madre. Además, los ratones macho sin CEP63 sufren infertilidad. La relación de esta proteína con la producción de esperma es totalmente nueva.

IRB Barcelona
8/7/2015 09:07 CEST

La falta de CEP63 incrementa la muerte de células madre en un cerebro de ratón en desarrollo. La imagen de la derecha muestra en violeta células madre en muerte celular. Los ratones nacen con microcefalia, característica del síndrome de Seckel. / Berta Terré, IRB Barcelona

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) han publicado en la revista Nature Communications detalles moleculares del síndrome de Seckel, una enfermedad de las denominadas raras que causa microcefalia, o dimensiones reducidas del cerebro, y retrasos en el crecimiento.

En un trabajo conjunto de Travis Stracker y Jens Lüders, ambos científicos del IRB Barcelona, se señala que la proteína CEP63 tiene una función clave durante el desarrollo del cerebro ya que interviene en la correcta división de las células madre cerebrales. Además, los autores han descubierto que CEP63 está relacionada con la producción de esperma, una función desconocida hasta hoy.

La microcefalia a día de hoy no tiene tratamiento. Esta deficiencia en el crecimiento del cerebro está presente en diversas patologías del neurodesarrollo, como el síndrome de Seckel. “Hay tests de diagnóstico durante el embarazo para algunas de estas patologías pero, más allá de la detección prematura, las opciones de los progenitores se reducen a dos, abortar o seguir adelante conociendo el desenlace”, explica Stracker.

La microcefalia, una deficiencia en el crecimiento del cerebro, está presente en diversas patologías del neurodesarrollo, como el síndrome de Seckel

“Nuestra investigación abre la vía a explorar propuestas terapéuticas para la microcefalia a través de un tratamiento que inhabilitara la proteína p53”, avanza el líder del laboratorio de Inestabilidad genómica y cáncer en el IRB Barcelona. Los científicos describen que esta proteína activa la muerte de las células madre del cerebro. Esto ocurre porque las células sin CEP63 retrasan la división celular, por lo que entran en muerte celular programada a través de p53.

“La muerte celular que se produce por mutaciones de CEP63 es la principal causa de los defectos en el cerebro. Cuando evitamos la muerte celular eliminando p53 de los embriones en desarrollo conseguimos que el cerebro se desarrolle hasta su tamaño normal”, explica por su parte Lüders, líder del Laboratorio de Organización Microtubular. Ahora queda estudiar si inhibidores de p53 podrían ser la base de un futuro tratamiento para prevenir la microcefalia.

“Es pronto para decir que tenemos una propuesta de tratamiento en humanos porque estamos en una primera fase de descubrimientos. Además un cerebro de tamaño normal no significa que sea un cerebro funcional”, advierten los investigadores. “Nuestro siguiente objetivo es testar en estos mismos modelos de ratón inhibidores de p53 que están disponibles y caracterizar y analizar los efectos a largo plazo. Además, inhibir p53 puede ser pernicioso porque también cumple con otras funciones necesarias para el desarrollo correcto del embrión”, añaden.

Asociada a la infertilidad

Otro detalle proporcionado por el estudio es que CEP63 está relacionada con la fertilidad de los ratones machos. Los científicos han descubierto que esta proteína interviene en la generación de esperma y que sin ella los ratones sufren infertilidad severa. “Sabemos que sin CEP63 hay problemas durante la meiosis, una forma especializada de división celular necesaria para que las células germinales masculinas produzcan esperma”, añade Stracker.

“Es un resultado interesante porque en muchos casos los problemas de fertilidad no se conocen demasiado bien y el estudio nos da un nuevo ángulo molecular donde mirar”, dice Lüders.

El estudio ha sido financiado por el Plan Nacional del Ministerio de Economía y Competitividad y por el programa de la Unión Europea Marie Curie Actions, a través de una beca postdoctoral al científico Marko Marjanović, primer autor del estudio.

Referencia bibliográfica:

Marko Marjanović, Carlos Sánchez-Huertas, Berta Terré, Rocío Gómez, Jan Frederik Scheel, Sarai Pacheco, Philip A. Knobel, Ana Martínez-Marchal, Suvi Aivio, Lluis Palenzuela, Uwe Wolfrum, Peter J. McKinnon, José A. Suja, Ignasi Roig, Vincenzo Costanzo, Jens Lüders, and Travis H. Stracker. CEP63 deficiency promotes p53 dependent microcephaly and reveals a role for the centrosome in meiotic recombination. Nature Communications (July 2015): DOI: 10.1038/ncomms8676

Fuente: IRB Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Describen los mecanismos responsables de la competencia entre genomas mitocondriales

La selección entre ADN mitocondriales depende de cómo estos afectan al metabolismo celular. Así concluye un estudio, publicado en Science Advances, que revela cómo la célula es capaz de reconocer la presencia de diferentes ADN de mitocondria y seleccionar de forma específica aquellos dependiendo de cómo influyen en su estado metabólico.

Alt de la imagen
ENCODE3: Publicado el catálogo más completo para interpretar nuestro genoma

La tercera fase del Proyecto ENCODE ofrece nuevos hallazgos sobre la organización y regulación del genoma humano y de ratón, un logro que ayudará a revelar cómo la variación genética interviene en el desarrollo de enfermedades. Aproximadamente 500 científicos de todo el mundo, también España, han participado en este registro online. Los resultados se han publicado en 14 artículos de la revista Nature.