Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican la especie de un embrión de dinosaurio hallado en los años 90

El embrión fósil de un dinosaurio, conocido como Baby Louie, descubierto en los años 90 en China, por fin ha sido identificado. Un equipo internacional revela ahora que pertenece a una nueva especie de dinosaurio gigante de Oviraptor, que vivió hace unos 90 millones de años. El animal, que podía pesar tres toneladas, estaba estrechamente emparentado con las aves y criaba en nidos enormes, por lo que los científicos lo describen como el dinosaurio más grande conocido que se sentó a incubar huevos y cuidó a sus crías.

Un gigantesco dinosaurio parecido al casuario denominado Beibeilong en el acto de incubar sus huevos / Ilustración de Zhao Chuang.

A principios de los años 90, un grupo de científicos halló los huevos fósiles y un embrión de dinosaurio en Henan (China) que se popularizó con el nombre de Baby Louie. Pero no ha sido hasta ahora que un equipo internacional de científicos de varias instituciones chinas, canadienses y eslovacas ha podido determinar a qué especie pertenecía. Se trata de un nuevo Oviraptor al que han denominado Beibeilong.

“Este oviraptorosaurio en particular habría sido un gigante en comparación con la mayoría de sus parientes más cercanos. Estos dinosaurios eran robustos y tenían un pico desdentado. Con frecuencia llevaban una cresta en la parte superior de la cabeza y la mayoría estarían probablemente cubiertos de plumas”, dice a Sinc Darla Zelenitsky, profesora de la Universidad de Calgary (Canadá) que formó parte del equipo de investigación que describió el fósil.

Los huevos y el embrión ganaron fama internacional cuando fueron presentados en un artículo de 'National Geographic' en 1996

Los investigadores han publicado el hallazgo en la revista Nature Communications a partir de una serie de fósiles que en un principio habían sido exportados fuera del país. "Estos restos en particular estuvieron fuera de China más de 20 años y su regreso finalmente nos permitió estudiar adecuadamente el espécimen y nombrar una nueva especie de dinosaurio, Beibeilong sinensis o dragón bebé de China", dice Lü Junchang, paleontólogo en el Instituto de Geología de la Academia China de Ciencias Geológicas y coautor del estudio.

En la actualidad se encuentran custodiados por el Museo Geológico de Henan. "Los fósiles fueron originalmente recogidos por los agricultores en la provincia de Henan de China en 1993 y exportados de China a los EE UU. Los huevos y el embrión ganaron fama internacional cuando fueron presentados en un artículo de National Geographic en 1996, pero era imposible describirlos en una revista científica y nombrar la nueva especie hasta que los fósiles no fueran repatriados a China", apunta Philip Currie, profesor de investigación de la Universidad de Alberta (Canadá).

Según explica Zelenitsky, "los embriones de dinosaurios son extremadamente raros y su descubrimiento puede decirnos cómo crecieron y cambiaron los dinosaurios a través de su vida. Basándonos en el tamaño del huevo sabemos que los oviraptorosaurios gigantes crecían con bastante rapidez".

Ilustración del embrión de Beibeilong y del fósil del huevo, con la reconstrucción de modelos del esqueleto / Zhao Chuang

Ilustración del embrión de Beibeilong y del fósil del huevo, con la reconstrucción de modelos del esqueleto / Zhao Chuang

Un dinosaurio de tres toneladas incubando huevos

Los autores de este trabajo describen a la nueva especie gigante de oviraptorosaurios como el dinosaurio más grande conocido que se ha sentado en su nido y cuidó a sus crías. Los huevos tienen 45 centímetros de largo y pesan unos cinco kilogramos, lo que los convierte en uno de los huevos de dinosaurio más grandes jamás descubiertos. Se encontraron en una puesta en forma de anillo, que formaba parte de un nido que tenía entre unos dos y tres metros de diámetro, y que probablemente contenía dos docenas o más de huevos.

Los huevos tienen 45 centímetros de largo y pesan unos cinco kilogramos, lo que los convierte en uno de los huevos de dinosaurio más grandes jamás descubiertos

"Durante muchos años fue un misterio qué tipo de dinosaurio puso estos enormes huevos y creó los nidos. Fósiles de grandes terópodos, como los tiranosaurios, también se encuentran en las rocas de Henan y por ello algunas personas pensaron inicialmente que podían haber pertenecido a un Tiranosaurio”, añade Zelenitsky.

La investigación se centró en el estudio de los huesos de un embrión que murió al eclosionar de uno de los huevos. Aunque los huesos de los dinosaurios adultos no se conocen, probablemente alcanzaran los ocho metros de largo y las tres toneladas de masa corporal, al compararlos con parientes cercanos.

“Gracias a este fósil, ahora sabemos que estos huevos fueron colocados por un gigantesco oviraptorosaurio, un dinosaurio que se habría parecido mucho a una gran ave casuaria. Habría sido un espectáculo ver cómo un animal de tres toneladas estaba sentado en su huevada", concluye la científica.

Referencia bibliográfica:

Hanyong Pu et al. "Perinate and eggs of a giant caenagnathid dinosaur from the Late Cretaceous of central China", Nature Communications 9 de mayo de 2017

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Identifican por primera vez un gen que controla el número de flores en las leguminosas

Un equipo de investigadores españoles ha descubierto que un gen, denominado SUPERMAN, que en otros modelos vegetales determina el número de flores, también lo hace en las plantas leguminosas. El hallazgo aparece en portada de la revista The Plant Journal, abriendo la puerta a variedades más productivas

Crece rápido y muere joven: esto explica por qué predominaron los dinosaurios gigantes

Un tiranosaurio no pesaba más que unos kilos al nacer y era del tamaño de un perro, pero de adulto superaba con creces la tonelada y los 12 metros de longitud. Esta disparidad de cuerpos entre crías y adultos y el rápido crecimiento de los juveniles de megaterópodos, los dinosaurios carnívoros que pesaban más de mil kilos, pudo influir en la estructura y la baja diversidad de las comunidades de dinosaurios en general.