Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican un gen que ayuda a un género de hongos a atacar a las plantas

Científicos del Centro Hispanoluso de Investigaciones Agrarias de la Universidad de Salamanca han publicado un artículo en la revista científica PLOS ONE que contribuye a avanzar en la lucha contra algunas enfermedades de plantas de interés agrícola. El grupo de investigación, liderado por Michael Thon, ha identificado un gen que pasó de las plantas a antecesores de hongos fitopatógenos del género Colletotrichum, que son dañinos para muchos cultivos. La presencia de este gen podría facilitar su ataque a las plantas.

Células de maíz invadidas por el hongo causante de la antracnosis, 'Colletotrichum graminicola'. / Michael Thon.

Una investigación del Centro Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (Ciale) de la Universidad de Salamanca ha identificado un gen que ayuda al género de hongos Colletotrichum a atacar a las plantas. Se trata de un fenómeno de transferencia de genes horizontal, es decir, entre distintas especies.

“Normalmente, los genes se transfieren de forma vertical, es decir, de los padres a los descendientes. La transferencia de genes horizontal no es común en células eucariotas, pero hay evidencias de que existe y queremos saber si tiene algún papel en la patogenicidad de los hongos”, explica a DiCYT el investigador estadounidense, Michael Thon, del Grupo de Genética del Ciale que lidera el estudio.

El gen identificado en este trabajo denominado CLPS (Colletotrichum plant-like subtilisin) es una proteasa de la familia de las subtilisinas. Los científicos de este equipo están estudiando el papel que tiene, aunque creen que podría estar relacionado con el mimetismo molecular. Esto quiere decir, que al proceder de organismos vegetales, las plantas lo identifican como propio y no activan sus defensas ante la presencia del hongo patógeno.

El equipo de investigación ha averiguado estos datos gracias a la genómica comparativa, que consiste en analizar dos genomas distintos, en este caso, los de las plantas y los hongos y ver qué genes pueden tener en común. De esta manera, han identificado en los hongos del género Colletotrichum este gen, pero esta línea de investigación puede dar lugar a trabajos similares.

El género de hongos Colletotrichum ataca a todo tipo de cultivos de interés agrícola

El papel de la Bioinformática

La Bioinformática es esencial en este proceso, ya que permite procesar grandes cantidades de datos. Los científicos están inmersos en la secuenciación de varias cepas de estos hongos en colaboración con investigadores de Estados Unidos. El trabajo con el ordenador es el primer paso para comparar los genomas y después comprobar las hipótesis en el laboratorio.

“Básicamente, intentamos identificar nuevas rutas bioquímicas que estén involucradas en patogenicidad. Esperamos que algunas de estas rutas sirvan para desarrollar nuevas estrategias para controlar enfermedades en las plantas, porque hay muchos factores desconocidos”, agrega Michael Thon.

Perjudicial para todo tipo de cultivos

Esta línea de investigación tiene una gran importancia económica porque el género de hongos Colletotrichum ataca a todo tipo de cultivos de interés agrícola, desde el maíz hasta fresas o judías y causa cuantiosas pérdidas en todo el mundo.

El equipo de investigación del Ciale está especialmente preocupado por una especie de estos hongos fitopatógenos que la provoca una enfermedad conocida como antracnosis en el maíz. “Hemos propuesto un proyecto de investigación para averiguar si está llegando a Castilla y León, puesto que ya se ha descubierto en algunos países de Europa y con los años llegará aquí, pero podemos estar preparados”, comenta el investigador.

Referencia bibliográfica:

Vinicio Danilo Armijos Jaramillo, Walter Alberto Vargas, Serenella Ana Sukno, Michael R. Thon. Horizontal transfer of a subtilisin gene from plants into an ancestor of the plant pathogenic fungal genus colletotrichum. PLOS ONE, 2013. DOI: 10.1371/journal.pone.0059078.

Fuente: DiCYT
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.