Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias clínicas

Investigadores españoles relacionan la ELA con hongos en el cerebro

La esclerosis lateral amiotrófica, más conocida como ELA, es una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular con pronóstico mortal. Científicos de la Universidad Autónoma de Madrid vinculan ahora esta patología con infecciones fúngicas en el cerebro. El trabajo se publica en Neurobiology of Disease.

Presencia de estructuras fúngicas en distintas partes del sistema nervioso central de un paciente de ELA detectadas mediante inmunohistoquímica. / UAM

Biólogos moleculares de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) relacionan la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) con infecciones por hongos en el cerebro. Su trabajo, publicado en Neurobiology of Disease, amplía estudios anteriores sobre este tema.

El grupo de expertos, liderado por Luis Carrasco, analizó muestras de distintas regiones del sistema nervioso central de 11 pacientes de ELA.

“Se llevaron a cabo estudios de inmunohistoquímica en cortes de tejido nervioso. También se determinaron las especies de hongos presentes en cada paciente mediante PCR, secuenciación de Sanger y también mediante secuenciación masiva o next generation sequencing”, asegura Carrasco.

Las estructuras fúngicas presentes en el cerebro fueron detectadas por los científicos a través de inmunofluorescencia, usando anticuerpos que reaccionan específicamente contra proteínas de hongos.

Las especies de hongos son diferentes de unos pacientes a otros, lo que explica la distinta evolución y severidad en los síntomas

“La secuenciación del ADN fúngico permitió determinar la presencia de distintas especies de hongos. Estas especies son diferentes de unos pacientes a otros, lo que podría explicar la distinta evolución y severidad observadas en los síntomas”, explica el investigador.

Un reto para la medicina actual

Estos resultados reforzarían datos anteriores, ya que demuestran la existencia de infecciones fúngicas en el cerebro de pacientes de ELA pero no en controles de personas fallecidas por otras causas.

“La demostración de si la ELA está causada o no por infecciones fúngicas –detalla Carrasco– se obtendrá mediante ensayos clínicos adecuados, llevados a cabo en hospitales y seguramente en colaboración con las compañías farmacéuticas que elaboran compuestos antifúngicos.”

La ELA afecta a las neuronas motoras y, en la mayoría de los casos, da lugar a la muerte en un período de 2 a 5 años después de su diagnóstico. Descubrir qué causa la ELA, así como la esclerosis múltiple, el alzhéimer y el párkinson, es uno de los retos más importantes de la medicina actual.

Referencia bibliográfica:

Alonso, R., Pisa, D., Fernández-Fernández, A., Rábano, A., Carrasco, L. Fungal infection in neural tissue of patients with amyotrophic lateral sclerosis. Neurobiol. Dis. DOI: 10.1016/j.nbd.2017.09.001.

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Nuevos avances en el diagnóstico precoz de alzhéimer a través de la retina de familiares de pacientes

Anteriores estudios mostraron los cambios en la retina de pacientes con alzhéimer en estadio leve. Ahora, un equipo liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha descubierto que esas mismas alteraciones en el grosor de la región central de la retina también se dan en familiares, sin síntomas de pérdidas de memoria pero con alto riesgo genético a la enfermedad.

Alt de la imagen
El 82% de los países europeos ha aumentado los cuidados paliativos en 15 años y España no está entre ellos

Una investigación española analiza las tendencias europeas en la prestación de cuidados paliativos para pacientes hospitalizados y en sus domicilios entre 2005 y 2019. Aunque la mayoría de países ha incrementado esta demanda, en España se ha pasado de 139 servicios en 2005 a 104 en 2019.