Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La almeja fina revela la alta contaminación de varias lagunas costeras en Túnez

Para conocer la salud ambiental de las lagunas costeras del litoral de Túnez, un equipo de científicos españoles,  tunecinos y portugueses utilizó la almeja fina como bioindicador. Los resultados muestran que las almejas con mayores niveles de metales pesados provenían de las lagunas con la temperatura del agua caliente, donde se llevan a cabo actividades pesqueras y cultivos intensivos de almejas para consumo humano.

Las almejas y otros bivalvos son utilizados como bioindicadores de la contaminación. / Teresa Martínez Pallarés

Las aguas de transición son aquellas situadas entre la tierra y el mar como es el caso de lagunas o estuarios y están más expuestas a la acción humana y el agua se renueva más lentamente, por lo que la vulnerabilidad de estos ecosistemas ante la contaminación es mayor.

Las lagunas de Boughrara y sur de Túnez son las aguas de transición más afectadas por la contaminación, conteniendo sus almejas altos niveles de cadmio, que es un metal muy tóxico

Un equipo de investigación liderado por José Alhama, del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Córdoba (UCO), utilizó a la almeja fina (Venerupis decussata) como bioindicador para obtener la imagen de la contaminación de estos ecosistemas.

El estado de salud de los bivalvos y sus respuestas moleculares como defensa ante el estrés oxidativo que provocan los metales pesados en su organismo se utilizan como indicador del nivel de contaminación por metales en el agua. Además, la actividad de filtración de las almejas, capacidad de acumulación, y el hecho de que permanecen siempre en el mismo sitio ayudan a dar una imagen certera del estado de contaminación del ecosistema.

El equipo formado por investigadores de las universidades de Túnez, Cádiz, Portugal y Córdoba evaluó por un lado la concentración de cadmio, plomo, cobre, zinc, aluminio, hierro y níquel en distintos tejidos, y, por otro, los efectos del estrés oxidativo y los daños que este provoca en la almeja fina que habita los lagos tunecinos.

Además, a nivel histológico, analizaron la alteración en las glándulas digestivas y las branquias. De esta manera, encontraron cómo las lagunas de Boughrara y sur de Túnez son las aguas de transición más afectadas por la contaminación, conteniendo sus almejas altos niveles de cadmio, que es un metal muy tóxico.

Más contaminación donde el agua es más caliente

Las almejas más contaminadas estaban en lagunas en las que la temperatura era más alta y presentaron tejidos, glándulas digestivas y branquias más alterados. De esta manera, se evidencia la relación entre el aumento de la temperatura con un nivel más elevado de contaminación. El aumento de temperaturas derivado del cambio climático podría provocar una mayor disponibilidad e incorporación de estos contaminantes.

El aumento de temperaturas derivado del cambio climático podría provocar una mayor disponibilidad e incorporación de estos contaminantes

Las altas tasas de contaminación de estas lagunas pueden tener efectos negativos tanto en las poblaciones de almeja fina, que debido a los daños en su organismo podría ver afectada su viabilidad y actividad reproductiva, disminuyendo así la población, como en el ecosistema general de los lagos, en los que la contaminación pasaría a toda la cadena trófica.

Teniendo en cuenta la actividad pesquera que se lleva a cabo en estas lagunas y el cultivo intensivo de almejas para alimentación humana, sería necesario plantear acciones de descontaminación para que la acumulación de metales en las almejas no pase al organismo humano a través de la alimentación.

Referencia:

Bejaoui, S., Michán, C., Telahigue, K., Nechi, S., el Cafsi, M., Soudani, N., Blasco, J., Costa, PM., Alhama, J. (2020) “Metal body burden and tissue oxidative status in the bivalve Venerupis decussata from Tunisian coastal lagoons” Marine Environmental Research, ISSN 0141-1136, https://doi.org/10.1016/j.marenvres.2020.105000

Fuente:
UCO
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un minúsculo pariente de los dinosaurios

Entre los animales más grandes que han pisado o volado sobre la faz de la Tierra figuran los dinosaurios y los pterosaurios, pero sus ancestros pudieron tener un tamaño muchísimo menor. Así lo sugiere el fósil de un pariente descubierto en Madagascar de tan solo 10 cm de altura: Kongonaphon kely, un 'pequeño asesino de insectos' que puede ayudar a explicar algunas de las características de sus gigantescos primos.

Alt de la imagen
El Homo erectus no era esbelto y ligero, sino compacto, achaparrado y robusto

Un trabajo del CSIC y el Centro Nacional de Investigación de La Evolución Humana ha reconstruido en 3D el tórax del niño de Turkana, el esqueleto de H. erectus más completo, datado en 1,5 millones de años. Este estudio revela que la forma estilizada del humano moderno, con tórax y pelvis estrecho, apareció más recientemente de lo que se pensaba.