Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La biodiversidad de la flora desciende en los campos de cereales de Cataluña

La biodiversidad de la flora de los cultivos de cereales se ha reducido drásticamente en Cataluña desde los años 50 hasta la actualidad, según un nuevo estudio que apunta a la intensificación de la explotación agrícola como responsable de la disminución de la riqueza y abundancia de las llamadas malas hierbas. El trabajo señala que en la mayoría de los campos de cereales ha desaparecido cerca de un centenar de especies, 30 de las cuales eran propias de los sembrados.

Se calcula que en la mayoría de campos de cereales han desaparecido cerca de un centenar de especies. / UB

La intensificación de la explotación agrícola ha provocado una reducción de casi un 50% de la riqueza y de un 70% en la abundancia de las llamadas malas hierbas (Flora arvense). Esta disminución ha sido especialmente dramática en las especies más raras y en aquellas que son propias de los sembrados (especies segetales), con unas pérdidas de hasta el 87%.

En la mayoría de campos de cereales han desaparecido cerca de un centenar de especies, una treintena de las cuales eran propias de los sembrados

Según el artículo publicado en Agriculture, Ecosystems & Environment, científicos del departamento de Biología Vegetal y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio) calcula que en la mayoría de campos de cereales ha desaparecido cerca de un centenar de especies, una treintena de las cuales eran propias de los sembrados. Incluso algunas de estas especies eran frecuentes hace medio siglo, como la hierba de la vaca (Vaccaria hispànica), la neguilla (Agrostema githago) o la amapola oblonga (Papaver dubium).

Los resultados del trabajo señalan que las prácticas agrícolas más intensas de las cinco últimas décadas también han afectado negativamente a las especies de flora de interés para las aves, los insectos polinizadores y otros invertebrados. La comparación de datos entre cultivos convencionales y ecológicos demuestra que la gestión agrícola que sigue prácticas ecológicas no solo ayuda a la recuperación de la biodiversidad de la flora de los cultivos, sino que también aumenta las especies raras y aquellas que son útiles para la fauna.

"Sin embargo, parece difícil recuperar los valores más elevados de biodiversidad vegetal observados en los cultivos de Cataluña antes de la intensificación de la agricultura", concluyen estos expertos, que pertenecen al Grupo de Investigación Ecología de los Sistemas Agrícolas de la UB, dirigido por Francesc Xavier Sans.

Referencia bibliográfica:

Chamorro, L.; Masalles, R. M.; Sans, F. X. "Arable weed decline in Northeast Spain: Does organic farming recover functional biodiversity?". Agriculture, Ecosystems & Environment, 2016. Doi:10.1016/j.agee.2015.11.027

Fuente: Universidad de Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.