Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Salud pública

La detección precoz aumenta la calidad de vida en la demencia

La detección precoz y la prevención de las demencias como el alzhéimer refuerzan los métodos de apoyo dirigidos a mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus cuidadores. Así lo revela un estudio multidisciplinar, denominado Palliare y liderado por la Universidad de Alicante. El proyecto ha permitido crear una comunidad virtual de práctica para que los profesionales e interesados puedan compartir experiencias e información.

El número de personas con demencia en España en 2012 asciende a 818.347, lo que representa el 1,75% del total de la población. / Proyecto Palliare

Según datos de Alzheimer Disease International publicados el año pasado, 47 millones de personas viven con demencia en todo el mundo y se prevé que esta cifra aumente a más de 131 millones en 2050. Por su parte, la asociación Alzheimer Europe estimaba el número de personas con demencia en España en 2012 en 818.347, lo que representaba el 1,75% del total de la población.

Un nuevo trabajo, que cuenta con la participación de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Alicante, ofrece una fotografía de la experiencia del cuidado en la demencia avanzada y en alzhéimer en Escocia, Eslovenia, Finlandia, Suecia, Portugal y República Checa, principalmente a partir de estudios de casos basados en entrevistas en profundidad a enfermos, familiares y cuidadores.

El proyecto denominado Palliare se apoya en el aprendizaje experiencial financiado por el programa Erasmus+ de la Unión Europea, que ha durado dos años y que ahora se desarrolla en Latinoamérica (Chile, Venezuela, México, Cuba y Colombia).

Las enfermedades neurodegenerativas, como demencia o Alzheimer, son patologías con creciente incidencia y prevalencia, sobre todo en Europa

“Las enfermedades neurodegenerativas, como demencia o Alzheimer, son patologías con creciente incidencia y prevalencia, sobre todo en Europa, donde cada vez la población está más envejecida”, explica el investigador de la UA, el profesor departamento de Enfermería Manuel Lillo Crespo. Dado que ha aumentado la esperanza de vida en las últimas décadas gracias a los avances sanitarios, “las posibilidades de que las personas mayores del llamado Viejo Continente las desarrollen se incrementan potencialmente”, señala.

Los métodos para abordar el cuidado de estas personas están directamente relacionados con las políticas sanitarias practicadas en cada contexto, de acuerdo con los resultados del trabajo del Proyecto Palliare.

Una situación diferente en cada país

Así, en los países del sur de Europa, como España, la familia es la que, tradicionalmente y con escasos o nulos recursos, se encarga del cuidado de uno de sus miembros con demencia avanzada o alzhéimer, que en la mayoría de los casos es ingresado en un hospital de agudos en varias ocasiones cuando su situación es irreversible y paliativa.

“Disponemos de infraestructuras sanitarias desarrolladas, pero con escaso enfoque social. No tenemos un sistema de detección precoz, ni programas de prevención como escuelas de memoria a nivel público, salvo las iniciativas de centros de día y otras estrategias auspiciadas en muchos casos por asociaciones de familiares”, indica el investigador.

Frente a esa realidad, Escocia se sitúa en el otro extremo: cuenta con mucha legislación en materia de cuidado y asistencia a la demencia, ofrece formación a los cuidadores y a los profesionales, tiene centros especializados y diseña entornos inclusivos para las personas con estas patologías en hospitales y edificios públicos.

Por su parte, los países escandinavos (Finlandia y Suecia) han adoptado enfoques centrados en la persona de forma individualizada con servicios de apoyo social y comunitario que favorecen el que el enfermo continúe en su hogar con visita constante y tutela por parte de trabajadores sociales y enfermeros.

Un factor protector para la persona con demencia es su permanencia dentro de su contexto habitual, conectada con su vida social y rutina familiar

A este respecto, “un factor protector para la persona con demencia es su permanencia dentro de su contexto habitual, es decir, en un ambiente familiar, conectada con su vida social y rutina familiar”, añade Lillo Crespo. Ello parece contribuir a neutralizar algunos síntomas de la enfermedad y restablecer su calidad de vida y el de sus cuidadores, aunque es imprescindible el apoyo profesional a nivel comunitario.

Comunidad virtual

El estudio también revela la falta de profesionales cualificados que trabajen en el cuidado de la demencia, un asunto que se ha convertido en una prioridad para la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ese motivo, y como resultado del Proyecto Palliare, se ha creado una Comunidad Virtual de Práctica donde los profesionales e interesados en el tema pueden acceder para compartir experiencias, ponerse al día sobre los últimos acontecimientos, eventos, evidencias científicas, etc.

Además, se ha desarrollado un Manual de Buenas Prácticas para Profesionales y Cuidadores que ha sido avalado y difundido por Alzheimer Europe, así como módulos formativos para profesionales del área sanitaria y social.

Según Manuel Lillo Crespo, “tenemos que aprender a cuidar a estas personas a partir de la experiencia de aquellos que les cuidan, con el objetivo de favorecerles la mejor vida posible hasta el final”.

Referencia bibliográfica:

“Achieving Prudent Dementia Care (Palliare): An International Policy and Practice Imperative”. The International Journal of Integrated Care (IJIC).

Fuente: Universidad de Alicante
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Gabriel Heras, médico y autor de ‘En primera línea’
“Si volviéramos a empezar de cero los sanitarios no seríamos capaces de soportarlo”
Laura Chaparro

Aunque el pico de la pandemia haya pasado, si la población baja la guardia y se produce una segunda oleada, el personal de los hospitales no se siente con fuerzas para afrontarlo. “La única manera que tuvimos muchos de nosotros de descansar fue caer infectados”, afirma este médico, que acaba de publicar un libro donde narra la angustia vivida en una UCI madrileña.

Alt de la imagen
31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco
Casi un 7 % de los fumadores ha dejado el tabaco durante el confinamiento

La encuesta Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento muestra como un 81,52 % de los participantes es consciente del mayor riesgo que tiene fumar con el agravamiento de los síntomas por COVID-19. Los resultados revelan que un 6,73 % de los fumadores ha dejado el hábito y un 5,98 % ha reducido su consumo estos meses.