Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La dieta en el embarazo afecta a la microbiota y el desarrollo de los bebés

Un nuevo estudio, liderado por investigadores del CSIC, identifica distintos grupos de bacterias que la madre transfiere a su hijo durante la gestación asociados a la dieta. La fibra, la proteína vegetal y los ácidos omega-3 ejercen un efecto significativo sobre el microbioma del bebé y contribuyen al desarrollo infantil en los primeros meses.

Mujer embarazada. / Pixabay

Científicos del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IATA-CSIC) han identificado distintos grupos de microbiota materna asociados a la dieta de la madre durante el embarazo, y los han relacionado con la flora intestinal de los neonatos y su crecimiento en sus primeros meses de vida.

La nutrición durante el embarazo es importante para la salud de la madre y el bebé, pero todavía no se sabe mucho sobre el impacto de la dieta en la microbiota intestinal materna

La microbiota materna es el conjunto de bacterias que la madre transfiere a su hijo en durante la gestación y la lactancia, y que lo dotan de protección frente a enfermedades infecciosas. Los resultados del estudio, en el que han participado 86 madres con sus bebés desde el parto hasta los 18 meses, aparecen publicados en la revista Gut Microbes.

La nutrición durante el embarazo es importante para la salud de la madre y el bebé, pero todavía no se sabe mucho sobre el impacto que pueden tener en la microbiota intestinal materna distintos componentes de la dieta y cuál puede ser su impacto en la flora intestinal del neonato y en su salud a corto y largo plazo.

“Se analizaron las muestras fecales de las madres y los bebés en el momento del parto mediante técnicas de secuenciación masiva para obtener los distintos perfiles en la microbiota intestinal. Posteriormente, se recogieron los datos de la dieta durante el embarazo, y se realizó un seguimiento clínico y antropométrico en los primeros 18 meses de vida”, explica María Carmen Collado, investigadora en IATA-CSIC.

microbiota bebé

Los científicos analizaron muestras fecales de las madres y los bebés en el momento del parto y recogieron los datos de la dieta durante el embarazo. / CSIC

Efecto en el crecimiento infantil

La microbiota materna se dispuso en dos grupos con flora distinta asociados a ingestas dietéticas específicas durante el embarazo, como el consumo de fibra, proteína vegetal, ácidos grasos omega-3 y polifenoles. Los autores observaron diferencias en la microbiota neonatal en función de la dieta y microbiota materna, y esas diferencias tuvieron también efecto en el crecimiento infantil.

La fibra, la proteína vegetal y los ácidos omega-3 ejercen un efecto significativo sobre el microbioma del bebé y contribuyen al desarrollo infantil en los primeros meses de vida

Así, los expertos monitorizaron durante 18 meses a los bebés de los distintos grupos siguiendo las pautas que dicta la Organización Mundial de la Salud (OMS) de índice de masa corporal longitudinal y peso por longitud.

“Hemos observado las diferencias que se producían, demostrando que la dieta posee un papel muy importante en la vida temprana que puede afectar a la microbiota materna. En particular, la fibra, la proteína vegetal y los ácidos omega-3 ejercen un efecto significativo sobre el microbioma del bebé y contribuyen al desarrollo infantil durante los primeros meses de vida, así como a la salud del niño”, concluye Collado.

Referencia:

Izaskun García-Mantrana, Marta Selma-Royo, Sonia González, Anna Parra-Llorca, Cecilia Martínez-Costa y María Carmen Collado. Distinct maternal microbiota clusters are associated with diet during pregnancy: Impact on neonatal microbiota and infant growth during the first 18 months of life. Gut Microbes. DOI: https://doi.org/10.1080/19490976.2020.1730294

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La acumulación elevada de porfirinas es un marcador de COVID-19

Científicos del centro CIC bioGUNE en el País Vasco han comprobado que pacientes graves con coronavirus presentan en su suero una concentración anormal de porfirinas, un tipo de componente proteico sanguíneo. El ajuste de sus valores podría aliviar algunos de los síntomas que padecen.

Alt de la imagen
Un análisis de sangre podría detectar el cáncer en las etapas tempranas

La revista Nature Communications publica el desarrollo de un test sanguíneo no invasivo que podría utilizarse para la detección en fase inicial de cinco tipos comunes de cáncer –estómago, esófago, colorrectal, pulmón o hígado y hasta cuatro años antes del diagnóstico convencional.