Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La dieta especializada de peces y aves acuáticas los hace vulnerables ante la degradación de los ríos

Un estudio de la Estación Biológica de Doñana, junto con centros de investigación británicos, ha analizado la dieta de peces como la trucha y el salmón y de aves acuáticas, como el mirlo acuático y la lavandera cascadeña.

Lavandera cascadeña./ Flickr

Existe una biodiversidad invisible, no tan carismática como la que suele salir en medios de comunicación y lidera las campañas de conservación, pero es la que sustenta a esos animales más mediáticos. Es el caso de los invertebrados acuáticos cuya desaparición podría afectar negativamente a aves y peces de río de gran interés, como la trucha o el salmón.

Esto es lo que sugiere un estudio realizado por la Estación Biológica de Doñana (CSIC), en colaboración con centros de investigación y organismos ambientales de Reino Unido. El objetivo del trabajo, publicado en la revista Ecography, ha sido identificar qué características de las presas de estas aves y peces mejor predecían el tamaño de sus poblaciones: si la abundancia de presas, la variedad o la especialización en tipos concretos.

El objetivo del estudio era identificar qué características de las presas de estas aves y peces mejor predecían el tamaño de sus poblaciones

Los resultados indicaron que, en general, los invertebrados acuáticos suponen un gran porcentaje de su dieta y que estos depredadores tienen especial predilección por las larvas de insectos que aparecen en las zonas de corriente y tienen una escasa capacidad para escapar nadando. Esto demuestra, por tanto, que la dieta especializada de peces y aves acuáticas podría ser una de las claves que explica el descenso de sus poblaciones.

“Nuestro trabajo demuestra la importancia de los invertebrados acuáticos, que forman parte de esa ‘biodiversidad invisible’ o poco carismática que a veces desconocemos pero que sirve para mantener animales más visibles y que despiertan un gran interés social”, afirma Cayetano Gutiérrez Cánovas, investigador de la EBD-CSIC y primer autor del trabajo.

Para realizar el estudio, primero caracterizaron la dieta de cuatro depredadores (el salmón, la trucha, el mirlo acuático y la lavandera cascadeña) en Europa continental y las islas británicas para conocer su espectro de presas. A continuación, usaron muestras de 84 ríos en Gales (Reino Unido) para estudiar qué características de estas presas, su variedad, abundancia o características ecológicas, como el uso de hábitat, mejor predecían las poblaciones de estos cuatro depredadores.

Más de la mitad de los ríos españoles se encuentran en un estado ecológico deficiente

Los datos derivados del estudio sugieren que la pérdida de los invertebrados de los que se alimentan estos peces y aves podría ser una de las razones que expliquen su paulatina desaparición. “Recordemos que más de la mitad de los ríos españoles se encuentran en un estado ecológico deficiente, lo cual, puede reducir la cantidad de invertebrados que aparecen en los ríos y afectar negativamente a la presencia de peces y aves carismáticos”, explica Gutiérrez.

Proteger la biodiversidad invisible

El equipo que ha participado en el estudio sugiere que la conservación y restauración de los ríos y su “biodiversidad invisible”, no sólo tendría beneficios en relación al aumento de las poblaciones de animales carismáticos, sino también a otros aspectos como una mejor capacidad autodepurativa de las aguas y una mayor resistencia al cambio climático.

“Este trabajo deja abiertas algunas preguntas interesantes. Por ejemplo, si la mejora ecológica de los ríos y sus poblaciones de invertebrados ayudaría a recuperar el canto de las aves y el revoloteo de los peces en lugares donde han desaparecido. Por otra parte, tampoco sabemos el grado en que otras especies menos populares de anfibios, reptiles, peces y aves acuáticas dependen de éstos u otros invertebrados de río, lo que podría aumentar la variedad y el tipo de invertebrados que necesitamos preservar para evitar la desaparición de los vertebrados asociados a los ríos”, concluye Gutiérrez.

Referencia:

Gutiérrez‐Cánovas, C.,"Populations of high‐value predators reflect the traits of their prey". Ecography.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Bananeros intensivos, la comida rápida que perjudica a los murciélagos

En Costa Rica, los árboles bananeros son una importante fuente de alimento para los murciélagos siricoteros de Pallas, protagonistas del #Cienciaalobestia. Un nuevo estudio muestra que los que se nutren en plantaciones intensivas tienen una menor diversidad en su microbiota intestinal que los que recurren al néctar de los bananos que crecen en los bosques o que han sido cultivados ecológicamente. 

Un buque del IEO viaja a La Palma para estudiar el impacto de la llegada de la lava al mar
EFE

A bordo del barco oceanográfico, cuya llegada a la isla está prevista para este sábado, viajan algunos de los mayores especialistas en geología marina de España. Entre otras labores, los investigadores harán un estudio de la profundidad marina con alta resolución. También llevarán a cabo análisis fisicoquímicos y biológicos del agua, en caso de que la colada de lava llegue finalmente al mar.