Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La exposición nocturna a la luz azul se asocia con mayor riesgo de cáncer colorrectal

Una nueva investigación, basada en fotografías tomadas desde el espacio del alumbrado exterior de Barcelona y Madrid, relaciona la exposición nocturna a la luz azul –como la que emiten muchas pantallas de tabletas y teléfonos móviles– con un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Los resultados se publican en la revista Epidemiology.

Imagen nocturna de Madrid desde la Estación Espacial Internacional, realizada el 12 de febrero de 2012. Hora: 02:22:46 GMT (hora local 03:22:46) (ISS030-E-82052). / Cortesía de la NASA

La luz azul es cada vez más frecuente en el alumbrado exterior de las ciudades, pero ¿de qué manera puede impactar en nuestra salud? Por primera vez, un equipo liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación ”la Caixa”, ha analizado la relación entre la exposición nocturna a la luz artificial exterior y el cáncer colorrectal. Los resultados, publicados en Epidemiology, concluyen que este espectro podría aumentar el riesgo de este tipo de tumor.

Diferentes estudios han relacionado hasta ahora la exposición nocturna a la luz artificial, especialmente la luz azul, con varios efectos negativos para la salud, incluidos trastornos del sueño, obesidad y mayor riesgo de desarrollar diversos tipos de cáncer, especialmente entre personas trabajadoras en turnos de noche.

Diferentes estudios han relacionado hasta ahora la exposición nocturna a la luz artificial, especialmente la luz azul, con varios efectos negativos para la salud, como trastornos del sueño, obesidad y mayor riesgo de cáncer

La luz de espectro azul es aquella que emiten la mayoría de luces LED de tipo blanco y muchas pantallas de tabletas y teléfonos móviles. En 2018, otro trabajo ya relacionó la exposición nocturna a la luz azul con un mayor riesgo de cáncer de mama y de próstata.

El estudio se realizó con datos de aproximadamente 2.000 personas adultas de Barcelona y Madrid –660 con cáncer colorrectal y el resto una muestra aleatoria de la población de las dos ciudades– que nunca habían trabajado de noche, en el marco del proyecto MCC-Spain. La luz artificial nocturna exterior se registró con imágenes de la Estación Espacial Internacional (EEI).

Los resultados obtenidos en ambas ciudades mostraron que las y los participantes expuestos a niveles más altos de luz azul tenían un 60 % más de riesgo de sufrir cáncer colorrectal, comparado con la población menos expuesta. No se halló relación con el espectro de la luz general.

“La luz nocturna, y en especial la luz de espectro azul, puede disminuir la producción y secreción de melatonina, en función de la intensidad y longitud de onda”, explica Manolis Kogevinas, director científico de la distinción Severo Ochoa en ISGlobal y coordinador de la investigación.

Imagen nocturna de Barcelona

Imagen nocturna de Barcelona desde la Estación Espacial Internacional, realizada el 18 de abril de 2013. Hora: 22:10:46 GMT (hora local 00:10:46) (ISS035-E-23385). / Cortesía de la NASA

Necesarios más estudios

La Agencia Internacional de Investigación en Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC, por sus siglas en inglés) clasifica el trabajo en turno de noche como probable cancerígeno y los cánceres de más alto riesgo son el de mama, próstata y colorrectal.

La evaluación de la exposición utilizando imágenes espaciales no tiene en cuenta ciertos comportamientos individuales, como el uso de persianas, común en países mediterráneos

“Existe una creciente preocupación por los efectos de la luz en los ecosistemas y en la salud humana”, afirma Kogevinas. Sin embargo, la evaluación de la exposición utilizando imágenes espaciales no tiene en cuenta ciertos comportamientos individuales, como el uso de persianas, común en España y otros países mediterráneos.

Así, la estimación de la exposición puede interpretarse como la cantidad de luz a la que las personas están expuestas cuando están fuera de casa –un patrón común en España–, y dentro de casa antes de acostarse y de cerrar las persianas. “La investigación sobre los posibles efectos se encuentra todavía en una fase inicial, por lo que es necesario realizar más trabajos para poder proporcionar recomendaciones basadas en una evidencia científica sólida para una prevención adecuada”, concluye el experto.

Referencia:

Garcia-Saenz, Ariadna; Sánchez de Miguel, Alejandro; Espinosa, Ana; Costas, Laura; Aragonés, Nuria; Tonne, Cathryn; Moreno, Victor; Pérez-Gómez, Beatriz; Valentin, Antonia; Pollán, Marina; Castaño-Vinyal, Gemma; Aubé, Martin; Kogevinas, Manolis. Association between outdoor light-at-night exposure and colorectal cancer in Spain (MCC-Spain study). Epidemiology. July 2020.

Fuente:
ISGlobal
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.