Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La falta de oxígeno en el océano altera la diversidad animal del fondo marino

Fósiles hallados en los fondos marinos de la cuenca de Santa Bárbara en EEUU revelan por primera vez que el calentamiento climático producido durante la última desglaciación ha cambiado la diversidad animal del océano Pacífico. Los resultados del estudio publicado en PNAS sugieren que, en la actualidad, los efectos del aumento de temperaturas afectarán de la misma manera al ecosistema marino, que tarda mil años en recuperarse.

El aumento de las temperaturas implica cambios en la biodiversidad marina. / Oceana

La desoxigenación marina que se produjo hace entre 10.000 y 17.000 años, durante la última desglaciación, es la más relevante hasta la actualidad. Prueba de ello, son los sedimentos hallados en la cuenca de Santa Barbara (EE UU) en el océano Pacífico que registraron variaciones abruptas en sus contenidos de material fósil.

“En décadas o siglos la diversidad y abundancia de los ecosistemas del fondo marino desaparecería y su recuperación tardará más de mil años”

Sarah Moffit, investigadora en la Universidad de California (EE UU) y autora principal del estudio que publica PNAS, indica que “el último periodo de desglaciación es un banco de pruebas excelente debido a los cambios en el volumen de oxígeno que se dieron durante esta época”.

El equipo de investigación analizó 5.400 fósiles que datan de hace entre 16.100 y 3.400 años repartidos entre moluscos, equinodermos, artrópodos y anélidos, las comunidades de invertebrados más vulnerables incluso ante cambios menores de la oxigenación de los océanos debido al calentamiento global.

El oxígeno, responsable del cambio

La magnitud del cambio se puede medir en el porcentaje de variación en algunas de las especies que han aparecido fosilizadas. Los sedimentos en el suelo oceánico indican que en las zonas por debajo el umbral hipóxico­ (volumen mínimo de oxígeno) las comunidades de invertebrados disminuyen abruptamente.

Según el estudio, en las etapas de desglaciación –donde el volumen de O2 en el océano se reduce– los invertebrados fueron sustituidos por comunidades de foraminíferos (otro tipo de invertebrado) que se adaptan bien a los ambientes químicos extremos que se encuentra en ciertos márgenes continentales con regímenes específicos de oxigenación.

Cuando las concentraciones de oxígeno son bajas, la densidad de estos diminutos animales marinos aumenta gracias a un mayor acceso a los alimentos y a la escasez de competidores invertebrados y los depredadores. Estos datos demuestran que la diversidad de la fauna oceánica de los márgenes continentales está, en parte, controlada por la distribución y el consumo de oxígeno.

Según el inventario mundial de oxígeno, en los océanos se prevé que disminuya entre un 1 y un 7% para el año 2100

Riesgos para el futuro

La desoxigenación oceánica es un proceso predecible dentro del cambio climático producido por el hombre. Según el inventario mundial de oxígeno, en los océanos se prevé que disminuya entre un 1 y un 7% para el año 2100. “En décadas o siglos la diversidad y abundancia de los ecosistemas del fondo marino desaparecería y su recuperación tardaría más de mil años”, apunta a Sinc Moffitt quien añade que el cambio climático oceánico antropogénico tiene implicaciones permanentes a escalas de tiempo humanas.

El estudio advierte sobre los riesgos catastróficos que tendrá el actual calentamiento global provocado por el hombre en el ecosistema marino. Por ello, “es necesario reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Debe existir consenso a nivel internacional y despolitizar la ciencia para aportar soluciones al cambio climático”, concluye la estadounidense.

Referencia bibliográfica:

Sarah Moffit et al. “Response of seafloor ecosystems to abrupt global climate change” PNAS 30 de marzo de 2015

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.