Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias clínicas

La pelvis femenina cambia con los años para facilitar el parto

La región pélvica de las mujeres es cuestión de estudio debido a su particular morfología, que complica el dar a luz a un bebé. Una nueva investigación revela que, a partir de la edad reproductiva, la estructura de la pelvis de las mujeres empieza a diferenciarse de la de los hombres para propiciar las condiciones óptimas durante el parto. El estrógeno y la alimentación son factores clave de este desarrollo.

Desarrollo de la pelvis humana desde el nacimiento hasta los 80 años. / MorphoLab, University of Zurich

Un nuevo estudio, publicado en la revista PNAS, muestra que la morfología de la pelvis de las mujeres cambia a lo largo de los años. Así, con el tiempo se adapta a los patrones hormonales y facilita el parto.

El 'dilema obstétrico' –término acuñado por el antropólogo Washburn– plantea por qué la evolución no ha preparado la pelvis femenina para tener partos más sencillos y menos dolorosos, ya que mientras la raza humana tarda nueve horas de media en dar a luz, los partos de los grandes simios duran apenas dos horas.

Las hipótesis sugieren que el tamaño y la forma de esta región anatómica de las mujeres representa un equilibrio entre la necesidad de una pelvis ancha, para dar a luz a bebés de un tamaño cerebral grande, y la necesidad de una pelvis estrecha, para una locomoción bípeda eficiente.

El ensanchamiento alcanza su punto máximo a los 25 años y se mantiene hasta los 40, lo que coincide con el periodo de máxima fertilidad en la mujer

Esta conjetura ha sido cuestionada recientemente por un equipo de investigadores de la Universidad de Zúrich (Suiza). Según Marcia S. Ponce, una de las autoras del estudio, “los cambios en la estructura de la pelvis no vienen dados por la evolución, como se pensaba, sino más bien por el desarrollo individual –ontogenia– de cada ser humano de sexo femenino”.

Mediante tomografía computarizada examinaron el desarrollo de la pelvis de 275 individuos con edades comprendidas desde el nacimiento hasta los 95 años de edad. Los resultados mostraron que, hasta el inicio de la pubertad, el desarrollo de la pelvis es paralelo en mujeres y hombres. A partir de ese punto, la pelvis femenina empieza a diferenciarse de la del hombre, ampliándose para facilitar el parto.

“El ensanchamiento alcanza su punto máximo a los 25 años y se mantiene hasta los 40, lo que coincide con el periodo de máxima fertilidad en la mujer. A partir del inicio de la menopausia, la pelvis se comienza a estrechar y su desarrollo se torna de nuevo similar al de la pelvis masculina”, explica a Sinc Ponce.

Mientras que el ensanchamiento de la pelvis proporciona condiciones óptimas para el parto, la morfología postreproductiva, menos amplia, es mucho más favorable para la estabilidad de la cintura pélvica, los órganos abdominales durante la postura erguida y la locomoción bípeda. v

video_iframe

Las hormonas, causantes de los cambios

Tal y como apunta el trabajo, los factores que producen el cambio morfológico a lo largo de los años son de naturaleza hormonal. “El estrógeno controla el patrón de desarrollo de la pelvis femenina y modula la complejidad de estos procesos”, comenta Marcia.

La nutrición también tiene un efecto sobre los cambios morfológicos, pero de manera indirecta. La producción de estrógeno está bajo la influencia del entorno y de factores fisiológicos como el índice de masa corporal (IMC). “Un entorno con recursos abundantes implica un incremento del IMC que conduce a una mayor producción de esta hormona, que a su vez influye el ensanchamiento de la pelvis durante la pubertad, preparando así el cuerpo para neonatos más grandes”, añade la experta.

Referencia bibliográfica:

Alik Huseynov et al.: “Developmental evidence for obstetric adaptation of the human female pelvis”. PNAS Early Edition

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Dentro de tu nariz viven lactobacilos con propiedades beneficiosas

Investigadores de la Universidad de Amberes (Bélgica) han comprobado que algunas bacterias adaptadas a vivir en nuestra nariz tienen la capacidad de bloquear el crecimiento de patógenos y reducir la inflamación. De hecho, las personas con inflamación crónica nasal o sinusitis presentan menor cantidad de estos microorganismos.

Alt de la imagen
La mala calidad de la dieta influye más que la obesidad en el riesgo de diabetes tipo 2

Un estudio realizado en España concluye que, cuando la dieta es saludable, la presencia de obesidad no aumenta el riesgo de diabetes. Este hallazgo podría cambiar la estrategia dietética en pacientes prediabéticos hacia enfoques centrados en una alimentación más sana, en lugar de en la pérdida de peso.