Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La sensación de boca seca puede ser un síntoma de asma

Investigadores españoles han demostrado que los pacientes asmáticos que padecen xerostomía o sequedad bucal tienen un peor control de su enfermedad. Además, el hecho de que una persona con asma lo padezca podría ser una información muy útil para el neumólogo a la hora de establecer el grado de control de la enfermedad asmática.

Aspecto de la lengua de una paciente con xerostomía. / UGRdivulga

Científicos de la Universidad de Granada y del Hospital de Alta Resolución de Loja (Granada) han demostrado que los pacientes asmáticos que padecen xerostomía –una sensación subjetiva de sequedad de la boca debida al mal funcionamiento de las glándulas salivales– tienen un peor control de su enfermedad.

La xerostomía afecta al 50% de las personas mayores de 60 años, y puede llegar a más del 90% en pacientes hospitalizados. Se trata de un síntoma que presentan muchos pacientes con diversas afecciones y da lugar a molestias y efectos importantes sobre la calidad de vida y la salud bucal.

La sequedad de boca afecta al 50% de las personas mayores de 60 años, y puede llegar a más del 90% en pacientes hospitalizados

Por su parte, los corticoides inhalados (CI) son la base del tratamiento de los pacientes con asma bronquial, y se aplican mediante dispositivos de inhalación a través de la cavidad oral.

Actualmente, los CIs que se emplean en el tratamiento del asma tienen baja biodisponibilidad, es decir, ejercen su efecto a nivel local, y pasan en muy pequeña proporción a la circulación general, por lo que los efectos sistémicos son mínimos. El efecto de los CIs a nivel local, en especial sobre la mucosa oral, ha sido muy poco estudiado hasta la fecha.

Estudio con 74 pacientes

Para llevar a cabo este trabajo, los investigadores granadinos analizaron a 57 pacientes con asma y a otros 17 sanos que actuaron como grupo de control. Comprobaron así que la prevalencia de xerostomía fue alta en el grupo de pacientes asmáticos.

“Nuestros datos indican que los tratamientos con dosis altas de CIs provocan una disminución de una proteína salival MUC5B, que tiene un efecto protector sobre la mucosa oral", explica el autor principal de esta investigación, Pedro José Romero Palacios, profesor del departamento de Medicina de la Universidad de Granada. “Clínicamente, este efecto se traduce en xerostomía (boca seca) y se asocia con peor control de la enfermedad asmática".

A la luz de los resultados de este trabajo, los científicos concluyeron que existe una relación moderada entre el grado de control del asma y la gravedad de la xerostomía.

Referencia bibliográfica:

Bernardino Alcázar Navarrete, Gerardo Gómez-Moreno, Antonio Aguilar-Salvatierra, Javier Guardia, Pedro José Romero Palacios. Xerostomia relates to the degree of asthma control. J Oral Pathol Med (2014). doi: 10.1111/jop.12228

Fuente: UGRdivulga
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Nuevos avances en el diagnóstico precoz de alzhéimer a través de la retina de familiares de pacientes

Anteriores estudios mostraron los cambios en la retina de pacientes con alzhéimer en estadio leve. Ahora, un equipo liderado por la Universidad Complutense de Madrid ha descubierto que esas mismas alteraciones en el grosor de la región central de la retina también se dan en familiares, sin síntomas de pérdidas de memoria pero con alto riesgo genético a la enfermedad.

Alt de la imagen
El 82% de los países europeos ha aumentado los cuidados paliativos en 15 años y España no está entre ellos

Una investigación española analiza las tendencias europeas en la prestación de cuidados paliativos para pacientes hospitalizados y en sus domicilios entre 2005 y 2019. Aunque la mayoría de países ha incrementado esta demanda, en España se ha pasado de 139 servicios en 2005 a 104 en 2019.