Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La temperatura regula la vegetación amazónica

El cambio climático de hace 300.000 millones de años influyó en los bosques del este de los Andes, en la selva amazónica. Según un estudio internacional que se publica hoy en Science, la temperatura sería el principal modulador de esta vegetación.

Nuevos cambios en la temperatura global podrían provocar la reorganización de la vegetación de esta zona de la selva amazónica. Foto: Macarena L. Cárdenas.

"El principal hallazgo ha sido descubrir que este tipo de bosques han permanecido presentes tanto durante periodos glaciales (fríos) como interglaciales (cálidos)", explica a SINC Macarena L. Cárdenas, investigadora del departamento de Ciencias Medioambientales y Tierra de la Open University-Milton Keynes (Reino Unido) y autora principal del trabajo que se publica hoy en Science.

El equipo de científicos ha descubierto que el cambio climático que se produjo en el Pleistoceno Medio como consecuencia de las glaciaciones (hace 300.000 y 200.000 años) afectó a los bosques del este de los Andes, en la selva amazónica (Ecuador)."La temperatura podría ser el principal factor modulador de la vegetación amazónica", afirma Cárdenas.

Para realizar el estudio, los investigadores han analizado restos fósiles de polen y madera conservados dentro de sedimentos orgánicos. La presencia de restos de conífera (Podocarpus) a 1.000 metros de la superficie indica un enfriamiento de al menos 5 grados durante las glaciaciones y la estabilidad de las condiciones húmedas.

“Los cambios en la temperatura global alteraron radicalmente a las comunidades vegetales y a la biodiversidad en esta región”, explican los autores. Su trabajo revela que los bosques sobrevivieron a las épocas glaciares e interglaciares y que el cambio climático “tuvo un mayor impacto en la vegetación tropical”.

La temperatura es el “factor clave” para controlar los cambios vegetales. Sus fluctuaciones fueron suficientes para generar nuevas comunidades de plantas que, además, no se corresponden exactamente con las especies actuales. “El descubrimiento implica que nuevos cambios en la temperatura global podrían provocar la reorganización de la vegetación de esta zona de la selva amazónica”, explican los expertos.

------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Macarena L. Cárdenas, William D. Gosling, Sarah C. Sherlock, Imogen Poole, R. Toby Pennington y Patricia Mothes. “The Response of Vegetation on the Andean Flank in Western Amazonia to Pleistocene Climate Change”. Science. 331. 25 de febrero de 2011. Doi: 10.1126/science.1197947

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
El mayor deshielo de los últimos 12.000 años en Groenlandia se producirá este siglo

La pérdida de hielo en Groenlandia durante el siglo XXI será mayor que en cualquier otro momento de los últimos 12.000 años, según nuevas simulaciones. De seguir con la tendencia actual de emisiones de CO2, la disminución de masa en 2100 será cuatro veces mayor que en los últimos milenios, lo que revertirá 4.000 años de formación de hielo.

Alt de la imagen
La erupción del volcán Ilopango sacudió a la civilización maya hace 1.590 años

Un estudio, con participación de Geociencias Barcelona, precisa que la erupción Ilopango (El Salvador) se produjo en el año  431 d.C. Este fenómeno tuvo un impacto directo sobre las zonas situadas en un radio de 40 km alrededor del volcán. Las cenizas expulsadas viajaron 7.000 km hasta llegar a Groenlandia.