Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en ‘Journal of Human Evolution’

La última cena de los homínidos marca los tiempos que residieron en los yacimientos

Un equipo internacional de científicos ha analizado en la cueva francesa de Arago el desgaste dental de los fósiles de animales herbívoros cazados por los Homo heidelbergensis. Es la primera vez que un método analítico permite establecer la duración de las ocupaciones humanas en yacimientos arqueológicos. La clave, los últimos alimentos que ingirieron estos homínidos.

Realización de los moldes en un diente de mamut (izquierda); Imagen del desgaste dental a un aumento de x35 (derecha). Foto: Florent Rivals.

La movilidad de los grupos de homínidos y la duración de la ocupación en cuevas o al aire libre ha sido desde hace tiempo tema de discusión entre científicos. Ahora, un equipo internacional liderado por investigadores del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona se ha basado en los fósiles dentales de animales cazados por homínidos para determinar el entorno vegetal y el modo de vida de los Homo heidelbergensis.

“Por primera vez se propone un método que permite establecer la duración relativa de las ocupaciones humanas en yacimientos arqueológicos, ya que hasta ahora era difícil hacer la diferencia, por ejemplo, entre una sola ocupación de larga duración y una sucesión de ocupaciones estacionales más cortas en el mismo sitio”, explica a SINC Florent Rivals, autor principal e investigador del Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA) adscrito al IPHES de Tarragona.

En el estudio, publicado recientemente en Journal of Human Evolution, los investigadores analizan el desgaste dental de los ungulados (mamíferos herbívoros), provocado por partículas microscópicas de sílice opalina de las plantas. Estas marcas aparecen cuando se come, y borran las anteriores. Por eso son tan útiles.

la cueva francesa de Arago

La cueva francesa de Arago.

Gracias al ‘fenómeno de la última cena’, los científicos han podido analizar los últimos alimentos que consumieron animales como el caballo salvaje eurasiástico (Equus ferus), el muflón (Ovis ammon antiqua), y el reno (Rangifer tarandus). “Este método permite confirmar la estacionalidad de la ocupación”, añade Rivals. Según el equipo, el microdesgaste de los dientes es sensible a los cambios estacionales en la dieta.

La aplicación ha permitido estimar la duración de la ocupación del yacimiento de la cueva de Arago (Francia) del Paleolítico Inferior en función de la cantidad de marcas en los fósiles y por tanto, de la variación de la dieta de varias especies de herbívoros, puesto que “cada estación presentaba recursos alimenticios limitados y diferentes en el medio ambiente”, aclara el paleontólogo.

Periodos de ocupación alta y baja

Tras comprobar la hipótesis en animales actuales cuya edad y fecha de muerte era conocida por los científicos, los investigadores demostraron que si un grupo de animales es visto durante una estación específica (una ocupación de corto plazo) las señales de desgaste dental tienen poca variación. Pero si la ocupación es de varias estaciones, las marcas dentales son más diversas.

“Si las presas animales son cazadas durante largos períodos de ocupación, se esperaría un desgaste dental más variable”, manifiesta Rivals. En el caso de la cueva francesa de Arago, el estudio del desgaste dental confirma que fue ocupada de diferentes formas. “Con este método pudimos probar que en el yacimiento, que pertenecía al Homo heidelbergensis, hay evidencias de movilidad diferente, ya que tenían grupos altamente móviles y otros con poca movilidad”, confirma el científico.

Los investigadores españoles y alemanes han combinado esta aplicación con estudios multidisciplinares de los yacimientos arqueológicos para aplicarla a otros asentamientos del Paleolítico Medio como Payre (Francia), Taubach (Alemania) o Abric Romaní (España).

-----------------------------

Referencia bibliográfica:

Rivals, Florent; Schulz, Ellen; Kaiser, Thomas M. “A new application of dental wear analyses: estimation of duration of hominid occupations in archaeological localities” Journal of Human Evolution 56(4): 329-339 abril de 2009.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.

Alt de la imagen
La edad y el sexo influyen en los patrones migratorios del colibrí rufo

Esta pequeña ave, protagonista del #Cienciaalobestia, recorre cada año 80 millones de veces su propio cuerpo para atravesar América del Norte. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto diferencias para cubrir esta ruta entre machos y hembras, y adultos y juveniles de esta especie, cuyos ejemplares sufren cada año un declive del 2 %.