Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las aves europeas se vuelven más confiadas en las urbes y en las zonas septentrionales

Un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas analiza la distancia de seguridad que mantienen las aves antes de salir volando ante una amenaza.

Las aves salen huyendo cuando la amenaza está a una distancia media de 11,46 metros, aunque la medida varía en función de la especie y la localidad. / Ferrán Pestaña.

Un estudio internacional liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha analizado cuánto han de acercarse los depredadores para que las aves se sientan amenazadas y salgan huyendo, en función de la latitud y de si se encuentran en zonas urbanas o rurales. Los resultados muestran que cuanto más al norte y en las zonas urbanas las aves se muestran más confiadas y la distancia de seguridad tiende a reducirse.

La investigación, publicada en la revista PLOS ONE, se basa en más de 12.000 observaciones de aves de 159 especies realizadas en nueve zonas de Europa: Granada y Toledo (España), Paris (Francia), Brønderslev (Dinamarca), Oslo (Noruega), Olomouc (República Checa), Budapest (Hungría), Poznan (Polonia) y Rovaniemi (Finlandia).

"Este trabajo demuestra por primera vez que existe un amplio gradiente latitudinal, al menos en Europa, en el riesgo de depredación que sufren las aves"

“Este trabajo demuestra por primera vez que existe un amplio gradiente latitudinal, al menos en Europa, en el riesgo de depredación que sufren las aves. Este fenómeno se manifiesta en su comportamiento y se relaciona con la abundancia o escasez de depredadores, como las aves rapaces”, explica el investigador del CSIC Mario Díaz, del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Distancia de seguridad

Según los datos recogidos por los investigadores las aves salen huyendo cuando la amenaza está a una distancia media de 11,46 metros, aunque la medida varía en función de la especie y la localidad, ya que han detectado casos en los que el potencial depredador puede acercarse hasta a un metro y otros en los el límite está en 180 metros de distancia.

En las zonas rurales, donde existe mayor número de rapaces, la distancia media es mayor (13,34 metros) que en las urbanas más próximas (7,12 metros). La latitud también influye tanto en el medio rural como en el urbano, aunque la tendencia es mucho más marcada en las áreas rurales.

“Estos resultados apoyan el modelo biogeográfico general que postula que los limites sur de las áreas de distribución en el hemisferio norte estarían más condicionadas por interacciones bióticas, la depredación en este caso, mientras que los efectos abióticos, por ejemplo del clima, se manifestarían sobre todo en los límites norte, más libres de este tipo de interacciones. La urbanización atenuaría, aunque no eliminaría, estas tendencias generales”, concluye el investigador del CSIC.

Referencia bibliográfica:

Mario Díaz, Anders Pape Møller, Einar Flensted Jokimäki, 7, Gábor Markó, and Piotr Tryjanowski. "The geography of fear: A latitudinal gradient in‐predator escape distances of birds across Europe". PLOS ONE. DOI: 10.1371/journal.pone.0064634.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.