Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las aves marinas pueden convertirse en reservorios de patógenos potencialmente infecciosos

Los flavivirus son un género de virus responsables de enfermedades infecciosas como el dengue, la fiebre amarilla o la encefalitis, afecciones que se transmiten al hombre a través de la picadura de un insecto que actúa como vector. Un nuevo estudio revela que las aves marinas, como las gaviotas de patas amarillas, pueden ser reservorios de estos virus.

Gaviotas en las Islas Medes en mayo 2013. / Elena Gómez-Díaz

Un nuevo estudio alerta de la necesidad de analizar las aves marinas –como la gaviota de patas amarillas, una especie muy abundante en el mediterráneo– con una amplia distribución y que se encuentran en estrecho contacto con el hombre, porque pueden ser portadoras de diversos patógenos causantes de enfermedades infecciosas, como los flavivirus.

Los flavivirus son un género de virus responsables de enfermedades infecciosas como el dengue, la fiebre amarilla o la encefalitis, afecciones que se transmiten al hombre a través de la picadura de un insecto que actúa como vector, normalmente mosquitos.

Los flavivirus son un género de virus responsables de enfermedades infecciosas como el dengue, la fiebre amarilla o la encefalitis

Según la investigación, en el que ha participado Elena Gómez Díaz, investigadora del Instituto de Biología Evolutiva (IBE), centro mixto UPF-CSIC, las aves marinas pueden ser reservorios de estos virus, por lo que su control tiene relevancia sanitaria para los hombres y para otras especies salvajes.

El objetivo principal del trabajo, publicado en la revista PloS One, ha sido la detección y monitorización de la presencia de los flavivirus en las aves marinas del Mediterráneo occidental mediante el muestreo de poblaciones de la gaviota de patas amarillas o Larus michaellis, una especie abundante y ampliamente distribuida que convive con las poblaciones humanas.

Además de Gómez Díaz, han intervenido investigadores de la Universidad de Barcelona y del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA), así como centros de investigación franceses, de Túnez y de Arabia Saudita.

Análisis de colonias de aves marinas

Durante tres años, los científicos han tomado muestras provenientes de diecinueve colonias de aves marinas en España, Francia, Argelia y Túnez. Para determinar la circulación de flavivirus en estas colonias, en primer lugar se han analizado anticuerpos en los huevos mediante técnicas bioquímicas inmunológicas. En segundo lugar, se realizaron ensayos de neutralización para identificar la presencia de virus específicos dentro del grupo de los flavivirus.

La prevalencia de anticuerpos desarrollados contra flavivirus es muy heterogénea en las diferentes áreas estudiadas

Finalmente, en las colonias donde los huevos de gaviota habían dado positivo al virus, se estudió si los insectos, mosquitos y garrapatas principalmente, potenciales vectores transmisores del virus, estaban igualmente afectados, así como también si lo estaban los sueros de los pollos nacidos en estas colonias infectadas.

Los resultados han mostrado que la prevalencia de anticuerpos desarrollados contra flavivirus es muy heterogénea en las diferentes áreas estudiadas. Por ejemplo, en el norte de España, las islas Medes y en la Escala (Girona) el 56% de los huevos han presentado anticuerpos contra la proteína de la cápsula viral específica del flavivirus, pero han dado negativo contra los anticuerpos neutralizantes de las cepas de flavivirus más comunes, como el virus del West Nile transmitido por mosquitos, así como el virus causante de la encefalitis y que transmiten las garrapatas de especies de mamíferos y aves terrestres (género Ixodes).

Por el contrario, este estudio muestra que las gaviotas en la cuenca del Mediterráneo occidental están expuestas a un flavivirus descrito anteriormente en colonias de aves marinas en el norte de Francia, y que transmiten las garrapatas especificas de aves marinas (genere Ornithodoros). Este hallazgo pone de manifiesto la necesidad de explorar la distribución espacial y temporal de este flavivirus, así como su potencial como patógeno para los animales y los seres humanos.

Referencia bibliográfica:

Audrey Arnal, Elena Gómez-Díaz, Marta Cerdà-Cuéllar, Sylvie Lecollinet, Jessica Pearce-Duvet, Núria Busquets, Ignacio García-Bocanegra, Nonito Pagès, Marion Vittecoq, Abdessalem Hammouda, Boudjéma Samraoui,Romain Garnier, Raül Ramos, Slaheddine Selmi, Jacob González-Solís, Elsa Jourdain, Thierry Boulinier (2014), " Circulation of a Meaban-Like Virus in Yellow-Legged Gulls and Seabird Ticks in the Western Mediterranean Basin", PloS ONE, 13 de març, DOI: 10.1371/journal.pone.0089601.

Fuente: UPF
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Qué sabemos de la efectividad de las vacunas frente a ómicron

¿Dejarán de ser efectivas? ¿Será esta la variante que escape de nuestro sistema inmunitario? ¿Qué habría que hacer en el peor de los escenarios? Virólogos e inmunólogos españoles nos responden a las cuestiones que más preocupan sobre ómicron.

Por qué las personas transgénero se enfrentan a un mayor riesgo de infección por VIH

Aunque en la actualidad el pronóstico de la enfermedad es bueno, el número de nuevos casos sigue siendo altísimo, especialmente en algunos colectivos. Investigadores europeos analizan las estimaciones actualizadas de la prevalencia mundial y confirman la importancia de una atención integral a esta población.