Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las ballenas piloto nadan sincronizadas cuando sienten peligro

Un equipo internacional de científicos ha observado el comportamiento de varios grupos de cetáceos de la especie Globicephala melas –conocidos como calderones comunes o ballenas piloto de aleta largaen el Estrecho de Gibraltar y Cabo Bretón (Canadá). Sus resultados indican que estas ballenas nadan de forma sincronizada cuando reconocen una amenaza externa.

Los calderones habitan en el Estrecho de Gibraltar

Un equipo internacional de científicos ha observado el comportamiento de varios grupos de cetáceos de la especie Globicephala melas –conocidos como calderones comunes o ballenas piloto de aleta largaen el Estrecho de Gibraltar y Cabo Bretón (Canadá). Sus resultados indican que estas ballenas nadan de forma sincronizada cuando reconocen una amenaza externa.

Las embarcaciones perturban el comportamiento del calderón común. Foto: Renaud de Stephanis.

Un equipo internacional de científicos ha observado el comportamiento de varios grupos de cetáceos de la especie Globicephala melas –conocidos como calderones comunes o ballenas piloto de aleta largaen el Estrecho de Gibraltar y Cabo Bretón (Canadá). Sus resultados indican que estas ballenas nadan de forma sincronizada cuando reconocen una amenaza externa y aumentan el tiempo de inmersión.

Los calderones habitan en el Estrecho de Gibraltar

Un equipo internacional de científicos ha observado el comportamiento de varios grupos de cetáceos de la especie Globicephala melas –conocidos como calderones comunes o ballenas piloto de aleta largaen el Estrecho de Gibraltar y Cabo Bretón (Canadá). Sus resultados indican que estas ballenas nadan de forma sincronizada cuando reconocen una amenaza externa.

Las embarcaciones perturban el comportamiento del calderón común. Foto: Renaud de Stephanis.

Un equipo internacional de científicos ha observado el comportamiento de varios grupos de cetáceos de la especie Globicephala melas –conocidos como calderones comunes o ballenas piloto de aleta largaen el Estrecho de Gibraltar y Cabo Bretón (Canadá). Sus resultados indican que estas ballenas nadan de forma sincronizada cuando reconocen una amenaza externa y aumentan el tiempo de inmersión.

En el Estrecho de Gibraltar habitan unas 300 ballenas piloto. Estos cetáceos están presentes durante todo el año en aguas del mar Mediterráneo y el océano Atlántico, pero se sabe muy poco acerca de su estructura social.

Un estudio, liderado por la Universidad de Aberdeen (Reino Unido) en colaboración con la Estación Biológica de Doñana (CSIC) y el grupo Conservación, Información e Investigación sobre Cetáceos (CIRCE), ha analizado los patrones de asociación entre individuos dentro de esta comunidad de ballenas, para proporcionar una visión a largo plazo de su sistema social.

“Lo importante es que comparamos dos poblaciones diferentes, una que habita en el Estrecho y está expuesta a depredadores –que en este caso son los barcos–, y otra con un ecotipo donde no hay presencia de tantos barcos, la de Cabo Bretón en Canadá. Las ballenas piloto son especies sociales y nos interesaba ver, por ejemplo, cómo transmiten el aprendizaje de madres a crías. Lo que observamos es que están sincronizados ante el peligro”, explica a SINC Renaud de Stephanis, investigador de la Estación Biológica de Doñana y coautor del estudio que publica la revista Behavioural Processes.

Estos cetáceos tienen una estructura social formada por compañeros permanentes, continúan toda la vida juntos

Los científicos recogieron muestras, entre 1999 y 2006, en 23.004 kilómetros del Estrecho de Gibraltar, y tomaron 4.887 imágenes de las aletas dorsales de las ballenas para compararlas con las de Canadá.

“La sincronía es total tanto aquí como allí. Al tener tráfico marítimo, o embarcaciones de avistamiento de cetáceos cerca, hay una reacción conjunta de todo el grupo a estímulos externos. Cuando llegamos a la zona de avistamiento están a su ritmo, pero cuando llevamos con ellas 10 o 15 minutos, madres y crías comienzan a nadar de forma sincronizada en posición de alerta. Es un signo de afiliación al grupo”, añade el experto.

Según los investigadores, estos cetáceos tienen además una estructura social formada por compañeros permanentes, es decir, continúan toda la vida juntos y no intercambian individuos entre los diferentes grupos como ocurre, por ejemplo, con los delfines mulares.

Otro de los datos aportado por este estudio es que la presencia de embarcaciones también perturba su comportamiento a la hora de la inmersión. “Así, al inicio de la observación, suelen estar bastante tiempo en superficie, y conforme continuamos más tiempo con ellos, aumenta el tiempo de inmersión. Es un cambio de comportamiento que puede afectar a su energía, ya que van a tener que gastar más en protegerse a ellos mismos y a sus hijos, lo que limitará más el tiempo para cazar y por tanto poder alimentar correctamente a sus crías”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Valeria Senigaglia, Renaud de Stephanis, Phillippe Verborgh, David Lusseau. “The role of synchronized swimming as affiliative and anti-predatory behavior in long-finned pilot whales” Behavioural Processes 91 (2012) 8– 14.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.