Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las mariposas que comen plantas contaminadas por Fukushima mueren jóvenes

Las larvas de la mariposa Zizeeria maha que han ingerido hojas expuestas a radiactividad tras el accidente nuclear de Japón en 2011 son más propensas a sufrir anomalías y muerte temprana, según científicos nipones.

Ejemplar de mariposa Zizeeria maha. / Wikipedia

Las consecuencias para el medioambiente y la biodiversidad del accidente ocurrido en la central nuclear de Fukushima el 11 de marzo de 2011 están siendo objeto de múltiples estudios. Uno de ellos es el realizado por un equipo de la Universidad de Ryukyus, en Okinawa (Japón), que ha investigado las consecuencias de la contaminación radiactiva de la central sobre las mariposas Zizeeria maha, un pequeño lepidóptero de color grisáceo azulado muy común en Asia.

Según explica a Sinc Joji Otaki, investigador principal del estudio que se publica hoy en la revista Scientific Reports, el accidente contaminó las plantas de las que se alimentan estas mariposas. “Nuestro trabajo demuestra que el impacto biológico aumenta rápidamente a bajas dosis de ingestión de estas plantas en la curva dosis-respuesta que se presenta para esta mariposa”.

El consumo de plantas cercanas a la central tiene efectos medibles en la supervivencia y desarrollo de estas mariposas

Para llevar a cabo la investigación, los científicos alimentaron con hojas de plantas contaminadas por radiactividad de los alrededores de Fukusima a larvas de mariposa Zizeeria maha de Okinawa, una localidad situada a unos 1.600 kilómetros al sur de la central accidentada.

Sin bioacumulación previa

Las mariposas utilizadas en el experimento no presentaban bioacumulación previa de materiales radiactivos, aclara Joji Otaki.

El autor destaca que, a la luz de los resultados, "el consumo de hojas de plantas con niveles relativamente bajos de cesio artificial emitidos por la central tiene efectos medibles en la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de estas mariposas”.

Investigaciones previas ya habían indicado que la exposición a los materiales radiactivos de Fukushima puede tener efectos fisiológicos y genéticos en este animal. El equipo de Joji Otaki se ha centrado ahora en las consecuencias biológicas.

Referencia bibliográfica:

Chiyo Nohara, Atsuki Hiyama, Wataru Taira, Akira Tanahara, Joji M. Otak. “The biological impacts of ingested radioactive materials on the pale grass blue butterfly”. Scientific Reports. 15 de mayo de 2014.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba. 

¿El consumo de carne realmente nos hizo humanos?

Las evidencias paleoantropológicas halladas hasta ahora sobre el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años, sugerían que la dieta carnívora había moldeado nuestra evolución e impulsado cambios en el comportamiento y los rasgos anatómicos humanos, como un mayor cerebro. Un equipo de científicos rebate ahora esta hipótesis, a la que asocian a un muestreo intensivo de fósiles en un periodo y yacimiento determinados.