Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida
El tamaño de la nariz determina la elección sexual de esta especie

Las monas los prefieren narigudos

Hasta la fecha, la cultura popular había tratado de dar una explicación al gran tamaño de la nariz de los monos narigudos. Ahora es el turno de la ciencia y un equipo internacional de investigadores ha concluido que el tamaño nasal tiene una relación directa con la elección sexual de las hembras y con el estatus del macho.

Mono narigudo macho. / Ikki Matsuda

Un equipo internacional de investigadores ha concluido que el tamaño de la nariz de los monos narigudos (Nasalis larvatus) tiene relación con la elección sexual por parte de la hembra. El estudio es pionero en analizar en primates la relación entre la morfología, la acústica, la sociología y las características únicas del macho.

Una nariz grande funciona como símbolo para reconocer en el macho cualidades como la fuerza y la capacidad reproductora

En concreto, los investigadores han observado –con bastante sorpresa– una clara relación entre la masa corporal del mono macho, sus características faciales, el volumen testicular, su habilidad de vocalización y el número de hembras en su harem. El estudio lo ha publicado la revista Sciences Advances.

Hiroki Koda, miembro del equipo de investigación y profesor en la Universidad de Kioto (Japón), explica que “hay evidencias de que la competición entre machos y la elección sexual por parte de la hembra sean factores causantes de la evolución hacia una nariz de mayor tamaño”.

Monos narigudos. / Ikki Matsuda

Los científicos observaron los comportamientos de los animales en libertad en la región de Kinabatangan de Malasia y grabaron las vocalizaciones de ejemplares de mono narigudo, de ambos sexos, en zoos de Japón, Malasia y Singapur.

Fuerza y capacidad reproductora

Los datos recogidos permitieron advertir que una nariz de mayor tamaño funciona como símbolo visual para reconocer en el macho cualidades como la fuerza (masa muscular) y la capacidad reproductora (tamaño testicular).

El análisis acústico también reveló que una nariz más grande modifica propiedades de resonancia de la vocalización del macho, parecido a las vocales humanas. El mono narigudo utiliza el reclamo –que recuerda a un rebuzno– para atraer a la hembra.

Como consecuencia de la selección sexual, los rasgos exagerados del macho también han evolucionado en otras especies animales. Algunos ejemplos son la coloración facial de los mandriles, las solapas en las mejillas de los orangutanes, el pecho enrojecido del gelada o la barba en los humanos.

El investigador Ikki Matsuda, de la Universidad de Chubu (Japón), reconoce que el equipo está entusiasmado: “Nuestra hipótesis de la coevolución audiovisual de los rasgos exagerados de estos primates macho podría suponer una expansión de la teoría de Darwin”.

Referencia bibliográfica:

Koda, Hiroki et al.:"Big Noses are a Big Turn-On for Female Proboscis Monkeys". Science Advances, febrero de 2018. http://advances.sciencemag.org/content/4/2/eaaq0250

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La reintroducción de gacelas de Cuvier recupera la especie en su hábitat natural

En una instalación singular del CSIC en Almería y en el Oasis Park Fuerteventura criaron a 43 gacelas Cuvier para ser reintroducidas en Túnez. El estudio de los tres años posteriores a este trabajo muestra el notable incremento de la población y sugiere la existencia de una variabilidad genética mayor que la de la población cautiva.

Alt de la imagen
Alargan la vida del subproducto de manzana y mejoran sus propiedades prebióticas

La producción de zumos y sidras genera un subproducto que supone hasta un 30% de la manzana, que se destina a animales o acaba desechándose por su corta duración, a pesar de ser una fuente de fibra alimentaria. Estudios liderados por la Universidad Complutense de Madrid han conseguido alargar su vida útil e incrementar sus propiedades, entre ellas las prebióticas.