Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las parejas de aves cooperan para resistir al cambio climático

Las crías de aves sobreviven gracias al cuidado parental, pero sus probabilidades de éxito se incrementan si ambos padres participan en esa labor, sobre todo en situaciones hostiles. Un equipo internacional de científicos demuestra que machos y hembras en las parejas de chorlitejos se relevan con más frecuencia durante el día para incubar sus huevos cuando aumentan las temperaturas.

Dos chorlitejos nivosos (Charadrius nivosus) en una playa de California (EE UU). / Mike Baird

El cambio climático modifica la ecología y la vida de los animales. Las primaveras cada vez más tempranas o los otoños más tardíos debido al aumento de las temperaturas provocan cambios en su fisiología, sus periodos de reproducción e incluso en sus rangos poblacionales. Sin embargo, poco se sabe aún sobre cómo se comportan ante estas perturbaciones.

La situación se complica para las aves durante los periodos centrales del día, “en los que los adultos que incuban podrían no soportar las altas cargas de calor”

Un equipo de científicos, que ha contado con la participación de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), ha analizado la influencia del cambio climático en el momento de la incubación de los chorlitejos (Charadrius spp.), un género de ave zancuda conocida también como chorlos o frailecillos en Hispanoamérica, que se encuentra en los seis continentes y que engloba a 33 especies.

Muchas de ellas anidan en el suelo en sitios sin cobertura vegetal para evitar a los depredadores, pero donde los nidos reciben radiación solar directa. “Esto puede resultar un desafío considerable”, señala a Sinc Juan A. Amat, investigador en la EBD y uno de los autores del estudio que se ha publicado recientemente en la revista Global Ecology and Biogeography.

Según el científico, la situación se complica para las aves durante los periodos centrales del día, “en los que los adultos que incuban podrían no soportar las altas cargas de calor”, añade. De manera general, la temperatura óptima proporcionada por los adultos para el desarrollo embrionario de los huevos es de 35-39 ºC.

“En muchas especies de aves en las que ambos miembros de la pareja participan en la incubación, un sexo, generalmente las hembras, incuba de día, en tanto que el otro (machos) lo hace de noche”, subraya Amat. Sin embargo, si las condiciones favorables se alteran, como por ejemplo con el aumento de las temperaturas, sería necesaria una mayor cooperación entre machos y hembras.

Nido de chorlitejos patinegros. / Juan A. Amat

Los machos participan en la incubación diurna

Para afrontar las variaciones climáticas, una solución sería acortar la duración de los turnos de incubación de cada sexo. Tras analizar el comportamiento de 36 poblaciones de 12 especies diferentes de chorlos, los resultados del trabajo, liderado por la Universidad de Bath (Reino Unido), revelan así que los machos de chorlitejos ayudan a las hembras durante la incubación diurna.

Un aumento de las temperaturas cambia el comportamiento y la rutina diaria en la atención a los nidos de estas parejas de aves

“La participación de los machos en la incubación diurna aumenta tanto con la temperatura ambiental como con lo variables que son las temperaturas máximas durante las temporadas de cría”, recalca el experto.

La investigación demuestra que un aumento de las temperaturas cambia el comportamiento y la rutina diaria en la atención a los nidos de estas parejas de aves. “Esta flexibilidad en la cooperación parental permitiría afrontar los impactos del cambio climático en la biología de reproducción de las poblaciones”, asevera el investigador, para quien la ayuda del macho se debe a la necesidad de proteger mejor al embrión ante eventos extremos.

Estudios anteriores habían confirmado que la incertidumbre ambiental influía en el inicio de la reproducción y la historia vital de las aves, y las variaciones impredecibles del entorno también afectaban a la cooperación de la pareja en el cuidado de las crías. El nuevo estudio concluye que la cooperación parental está fuertemente influida por las variaciones climáticas.

Referencia bibliográfica:

Vincze, Orsolya et al. “Parental cooperation in a changing climate: fluctuating environments predict shifts in care división” Global Ecology and Biogeography 26(3): 347-358 DOI: 10.1111/geb.12540 marzo de 2017

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Cuervos y urracas muestran una inesperada generosidad

Hasta ahora, diferentes estudios habían observado tendencias egoístas en los córvidos más inteligentes, pero un nuevo trabajo revela más bien lo contrario en varias especies, protagonistas de #Cienciaalobestia. Estas aves son espontáneamente altruistas en beneficio del grupo, sobre todo las que son altamente tolerantes y cooperan para criar.

Alt de la imagen
Los nativos americanos dispersaron la chirimoya por vía marítima

Un estudio sobre el origen del chirimoyo confirma que había rutas por vía marítima que conectaban Centroamérica con Sudamérica. La mayor diversidad genética de este árbol está en América Central.