Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los animales que migran viven rápido y mueren jóvenes

Un estudio internacional, en el que participa la Universidad de Extremadura, analiza las asociaciones entre las estrategias migratorias y las historias de vida de más de 1000 especies de aves y mamíferos. Su conclusión principal es que los animales migratorios tienen ritmos de vida más rápidos que los residentes.

Al priorizar la reproducción sobre la supervivencia, las especies de vida rápida tienen el potencial de aumentar su número más rápidamente/ © Adobe Stock

La migración animal requiere un gran despliegue de energía. A pesar de ello, muchas especies migran miles de kilómetros con la esperanza de encontrar las condiciones adecuadas en su destino, ya sean zonas de reproducción o de invernada.

Una investigación, en la que participa el investigador de la Universidad de Extremadura, Jorge Sánchez Gutiérrez, analiza las asociaciones entre las estrategias migratorias y las historias de vida de estos animales. El trabajo se publica en la revista Nature Communications.

El trabajo, que incluye más de 1000 especies de aves y mamíferos, encuentra que los animales que migran viven rápido y mueren jóvenes. En otras palabras, las especies migratorias generalmente se desarrollan más rápido, producen descendencia antes y mueren más jóvenes que especies similares residentes.

Las especies migratorias generalmente se desarrollan más rápido, producen descendencia antes y mueren más jóvenes que especies similares residentes

Al priorizar la reproducción sobre la supervivencia, las especies de “vida rápida” tienen el potencial de aumentar su número más rápidamente, lo que puede equilibrar los costos de energía a largo plazo y los riesgos de la migración a corto plazo.

Una cuestión de tamaño

Los científicos también encontraron que las especies migratorias que caminan y nadan suelen ser más grandes que sus parientes residentes, mientras que los migradores voladores son más pequeños.

Los autores creen que las especies migratorias que caminan y nadan son generalmente más grandes porque solo los animales grandes pueden almacenar suficiente energía y usarla de manera eficiente para hacer posibles las grandes migraciones terrestres y oceánicas. Sin embargo, entre las especies voladoras ocurre lo contrario, ya que un gran tamaño hace que volar sea más costoso en términos de energía.

Las que caminan y nadan suelen ser más grandes que sus parientes residentes

Estos hallazgos podrían explicar por qué muchas especies migratorias están en declive, ya que vidas “más rápidas" pueden hacer que sean menos capaces de adaptarse a los cambios en los hábitats y el clima, por ejemplo, al retrasar la reproducción cuando las condiciones no son adecuadas.

Referencia:

Soriano-Redondo A., et al. "Migrant birds and mammals live faster than residents" Nature Communications.

Fuente:
UEX
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los pulgares de los neandertales se adaptaron para sujetar herramientas con mango

Un equipo liderado por la Universidad de Kent en Reino Unido, que ha analizado restos neandertales custodiados por varios museos, asegura que eran capaces de utilizar agarres de potencia. Esto implica que adaptaron sus pulgares para sostener herramientas de la misma manera que cogemos un martillo, entre los dedos y la palma de la mano, con la fuerza de dirección del pulgar.

Las heces de oveja reflejan la contaminación por microplásticos de los suelos agrícolas

Un equipo de científicos del proyecto Diverfarming ha encontrado microplásticos en el 92 % de las heces de ovejas analizadas en un nuevo estudio. El ganado había sido alimentado en zonas de agricultura intensiva de la Región de Murcia.