Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en 'Revista de Psicología Social'

Los celos y la envidia en el trabajo son distintos en hombres y mujeres

Un estudio realizado por investigadores de España, Holanda y Argentina señala que en el ambiente laboral, la competición sexual afecta más a las mujeres que a los hombres. Sin embargo, las habilidades sociales del rival provocan celos y envidias profesionales en ambos sexos por igual.

La competición sexual provoca más celos y envidia en las mujeres. Imagen: Victor 1558.
Los celos y la envidia en el trabajo son distintos en hombres y mujeres . Foto: Victor 1558

Un estudio realizado por investigadores de España, Holanda y Argentina señala que en el ambiente laboral, la competición sexual afecta más a las mujeres que a los hombres. Sin embargo, las habilidades sociales del rival provocan celos y envidias profesionales en ambos sexos por igual.

Un grupo de investigadores de las universidades de Valencia, Groninga (Holanda) y Palermo (Argentina) ha analizado las diferencias entre hombres y mujeres en su manera de sentir celos y envidia en el trabajo.

“Las mujeres con un alto nivel de competición intrasexual son más celosas si la rival es más atractiva y más envidiosas si la rival es más poderosa y dominante. En los hombres no se obtienen estos resultados, ya que ninguna de las características del rival que provocan celos y envidia predicen la competición intrasexual”, declara a SINC Rosario Zurriaga, investigadora de la Universidad de Valencia, y una de las autoras del estudio que ha publicado Revista de Psicología Social.

La rivalidad intrasexual se refiere a la competición con otras personas del mismo sexo impulsado por el afán de obtener y mantener el acceso al sexo opuesto. Zurriaga, junto con investigadores de las universidades de Groninga (Holanda) y Palermo (Argentina) ha analizado este tipo de rivalidad a través de cuestionarios repartidos directamente a 200 sujetos en sus puestos de trabajo.

De ellos, finalmente seleccionaron 114, “una muestra suficiente ya que se trata de un estudio exploratorio”, explica la experta de la Universidad de Valencia.

Distinguieron entre dos emociones: celos, que se conceptualizan como una amenaza o pérdida de logros en una relación debido a la interferencia de un rival, e implican pérdida o amenaza de pérdida de lo que se poseía; y envidia, que se conoce como una respuesta a otra persona que posee logros, habilidades o cualidades que uno desea, e involucran carencia en comparación con el envidiado.

"Las mujeres con un alto nivel de competición intrasexual son más celosas si la rival es más atractiva y más envidiosas si la rival es más poderosa y dominante"

Según sus resultados, en general la competición sexual provoca más celos y envidia en las mujeres. No obstante, tanto en hombres como en mujeres las habilidades sociales de los rivales provocan estas dos emociones. “Este resultado pone de manifiesto la importancia de las destrezas sociales en entornos laborales”, afirma Zurriaga.

Prevenir los efectos negativos de estas emociones

“Nuestra investigación pretende clarificar el papel de emociones como los celos y la envidia en el trabajo. Estos sentimientos no han sido muy estudiados en contextos laborales y pueden generar estrés en los trabajadores y afectar negativamente a la calidad de vida laboral”, añade la investigadora.

La principal implicación que se deriva de este estudio es que, para prevenir los efectos negativos de estos sentimientos, se deben modificar aspectos como la percepción de amenaza, pérdida o comparación con otros en el trabajo.

“Esta es una de las primeras investigaciones que examina las características del rival en este entorno y contribuye a entender mejor conflictos y problemas que pueden ocurrir en las relaciones laborales”, concluyen.

El 26% de los trabajadores encuestados trabajaban en la administración, el 21% en el sector servicios, el 30% en educación y el restante en sanidad y otras profesiones. Respecto al sexo, se repartió la muestra al 50% entre hombres y mujeres, con una media de 36 años y 11 de permanencia en la empresa actual.

Referencia bibliográfica:

Abraham P. Buunk, Rosario Zurriaga, Pilar González, Alejandro Castro Solano. “Intra-sexual competition at work: Sex differences in jealousy and envy in the workplace”. Revista de Psicología Social 27 (1): 85-96, 2012.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La confianza en sí mismas de las jóvenes ingenieras influye en la brecha salarial de género

Una investigación sobre graduados en ingeniería de EE UU indica que desde los primeros años de carrera ellas se valoran como ‘menos apropiadas’ para un puesto que ellos. En el estudio, las mujeres cobraban una media de 4.000 dólares anuales menos que sus compañeros. Trabajos anteriores han revelado que las mujeres en ciencia se autoevalúan peor y eso las perjudica para promocionar. Las expertas coinciden en que los estereotipos culturales en estas profesiones minan su autoconfianza.

Juani Bermejo-Vega, doctora en computación cuántica
“La falta de diversidad en ciencia indica que algo va mal”
Núria Jar

En el día del orgullo LGBTQI+ en STEM, Juani Bermejo-Vega reivindica una ciencia más inclusiva. La activista transgénero ha participado esta semana en la primera conferencia PRISMA y es una de las impulsoras del congreso internacional Q-Turn para fomentar la igualdad y la inclusión en su campo, la cuántica.