Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los chimpancés adaptan su sonrisa como los humanos

Científicos de diversas instituciones inglesas han descubierto que los chimpancés tienen los mismos tipos de sonrisas que los seres humanos. Además, la flexibilidad en los músculos de sus caras les permite sonreír sin emitir sonidos, o variar sus gestos según el rol social que hayan estableciendo.

Imagen de un chimpancé y un humano sonriendo de forma similar. / University of Portsmouth

La capacidad de sonreír, y de hacerlo de formas distinta variando las expresiones de la cara, tiene un fuerte impacto en la forma en la que los seres humanos se comunican. Sin embargo, en los primates no se conocía si podían cambiar la forma en la que sonreían.

Ahora, un estudio publicado en la revista Plos One, que investigó a 46 chimpancés del orfanato para animales salvajes Chimfunshi en Zambia (África), ha revelado que estos primates tienen los mismos tipos de sonrisas que los seres humanos.

La sonrisa humana evolucionó a partir de expresiones de los simios para responder a actitudes positivas

Este hallazgo, realizado por científicos de distintas instituciones europeas, entre ellas la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), sugiere que la sonrisa humana evolucionó a partir de expresiones de los simios para responder a actitudes positivas.

“Los seres humanos poseen la flexibilidad para sonreír, hablando o sin hablar y riendo o sin reír, pero hasta ahora no sabíamos si los chimpancés eran capaces de realizar estas expresiones faciales sin emitir vocalización alguna”, asegura la investigadora principal del estudio, Diana Davila-Ross, de la Universidad de Portsmouth.

Un sistema de codificación de sonrisas

Para realizar estas averiguaciones, los científicos desarrollaron ChimpFACTS, un sistema de codificación estandarizada que se aplicó para medir los movimientos faciales de los chimpancés que participaron en el estudio.

“ChimpFACTS nos permite examinar los movimientos faciales de forma sutil y comparar las expresiones faciales de humanos y primates, en función de su musculatura compartida”, señala el coautor del estudio, Kim Bard.

Los chimpancés producen las mismas catorce expresiones faciales con la boca abierta tanto si emiten sonidos como si no lo hacen

Este sistema de codificación investigó los tipos de sonrisas que están acompañadas de sonidos –carcajadas– y encontró que tienen el mismo origen evolutivo que las de los humanos cuando sonríen.

Los datos extraídos de “ChimpFACTS” mostraron que los chimpancés producen las mismas catorce expresiones faciales con la boca abierta tanto cuando emiten sonidos presentes como cuando no lo hacen.

Además, según el estudio, estos primates utilizan distintas expresiones de sonrisas según qué rol estuvieran ocupando en el juego social con otros individuos de su especie. Estos hallazgos apoyan la idea de que el uso de las sonrisas de los chimpancés tienen un significado comunicativo, apuntan los investigadores,

Referencia bibliográfica:

Marina Davila-Ross, Goncalo Jesus, Jade Osborne, Kim A. Bard: “Chimpanzees (Pan troglodytes) Produce the Same Types of ‘Laugh Faces’ when They Emit Laughter and when They Are Silent”. PLOS ONE (2015). DOI: 10.1371/journal.pone.0127337.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los ratopines rasurados esconden el secreto de la supervivencia sin oxígeno

Las habilidades de estos pequeños roedores, protagonistas del #Cienciaalobestia, abruman hasta a los científicos. Además de ser tolerantes al dolor, resistentes al cáncer y longevas, estas ratas topo desnudas son capaces de sobrevivir unos minutos sin oxígeno activando un novedoso mecanismo para termorregularse rápidamente en caso de hipoxia, según un nuevo estudio.  

Un colgante de marfil de mamut es la joya decorada por humanos más antigua de Eurasia

Hace 41.500 años los Homo sapiens ya utilizaban joyería ornamentada, según recoge un estudio sobre los restos de un colmillo de mamut hallados en una cueva en Polonia. La pieza cuenta con 50 perforaciones y dos agujeros completos.