Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los corazones de los cantantes de un coro laten acompasados

El ritmo cardiaco de los miembros de un coro se coordina al cantar juntos, acelerándose o ralentizándose con la melodía. Los científicos que lo han descubierto sugieren que el causante es el nervio vago, que se activa durante la exhalación y ralentiza los corazones, y se desactiva con la inhalación.

La música determina el ritmo cardiaco de los cantantes.

El ritmo cardiaco de los miembros de un coro se coordina cuando cantan juntos, acelerándose o ralentizándose con la melodía.

Los científicos de Gotemburgo (Suecia) que han descubierto esta capacidad de los corazones de los cantantes para acompasarse sugieren que el causante es el nervio vago, que se activa durante la exhalación y ralentiza los corazones y se desactiva con la inhalación.

En el video, uno de los científicos explica las principales conclusiones de su trabajo, que forma parte del proyecto "Partitura del cuerpo” para estudiar cómo la música afecta al cuerpo y la salud .

Cuando los miembros de un coro cantan juntos sus corazones se coordinan y comienzan a latir al unísono. El ritmo cardiaco aumenta o disminuye simultáneamente siguiendo la música. Es lo que han observado científicos de Suecia y han informado de su descubrimiento en un artículo publicado en Frontiers of Neuroscience.

El estudio forma parte del proyecto “Partitura del cuerpo” que estudia cómo la música afecta al cuerpo y la salud en términos puramente biológicos, y cuyo objetivo es descubrir posibles aplicaciones de la música en medicina preventiva o rehabilitación.

"Cantar regula la actividad del nervio vago, que está implicado en nuestra vida emocional y nuestra comunicación con otros”, explica Björn Vickhoff autor del estudio. Este nervio va desde el tronco del encéfalo al corazón y con la canción se activa rítmicamente.

Cantar en conjunto es una expresión de voluntad colectiva

El ritmo cardiaco aumenta durante la inhalación y se reduce al expirar, cuando se activa el nervio vago que ralentiza al corazón. Este proceso, según los autores, es más marcado en jóvenes y gente en buena condición física. “Nuestra hipótesis es que la canción regula la respiración, ya que se exhala durante las frases y se inhala entre ellas”, explica el investigador.

Los investigadores creen que la música podría ayudar a reducir el dolor, la ansiedad antes de una operación o aumentar su motivación por la rehabilitación.

Cantar en conjunto es una expresión de voluntad colectiva según los autores. “Solo hace falta pensar en los estadios de fútbol, canciones de trabajo, himnos, procesiones en festivales, coros religiosos o desfiles militares. Las investigaciones muestran que rituales sincronizados contribuyen a la solidaridad del grupo”, explica Vickhoff.

Referencia bibliográfica:

Björn Vickhoff, Helge Malmgren, Rickard Åström, Gunnar Nyberg, Seth-Reino Ekström, Mathias Engwall, Johan Snygg,Michael Nilsson and Rebecka Jörnsten “Music structure determines heart rate variability of singers” Frontiers in Neuroscience, Julio 2013, doi: 10.3389/fpsyg.2013.00334/abstract

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Juan Lerma, director del Centro Internacional de Neurociencias Cajal
“Conocer mejor el cerebro nos permitirá diseñar estrategias para tratar las enfermedades mentales”

El neurocientífico alicantino está al mando de este nuevo centro del CSIC con el objetivo de convertirlo en un referente mundial en el estudio del cerebro. Su intención es ponerlo en marcha, darle forma y buscar a un nuevo director “más joven” que será elegido por un comité internacional.

Las ‘tatarabuelas’ de las tijeras moleculares CRISPR harán más sencilla la edición genética

Investigadores de EE UU liderados por Feng Zhang, uno de los pioneros del corta-pega genético, han descubierto una clase de nucleasas que podrían ser los ancestros de las más utilizadas, Cas9 y Cas12. Su pequeña longitud permitiría facilitar el proceso.