Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Las conclusiones se expondrán en el próximo encuentro de Asia-ARVO

Los filtros especiales previenen de los daños en la retina originados por los sopletes de soldadura

Los soldadores profesionales, instaladores de aire acondicionado, de sistemas de calefacción y otros gremios que utilizan los sopletes y aparatos similares corren gran riesgo de lesión de la retina. Estos profesionales deben realizar su trabajo exponiendo la zona más perfecta de la retina y a una distancia muy cercana de la fuente de emisión. Por otro lado, los cristales protectores que tienen que usar reducen considerablemente la visibilidad, de modo que, con ellos, se incrementa el riesgo de sufrir quemaduras en las manos o los brazos.

Este problema de salud laboral se puede solucionar interponiendo unos filtros ópticos especiales a los cristales de protección, de modo que absorban las emisiones de luz nocivas y al mismo tiempo consigan una gran mejora de la visibilidad.

Es el resultado de un estudio del grupo de neuro-computación y neuro-robótica de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por la doctora Celia Sánchez Ramos. Las conclusiones serán presentadas en enero en el próximo encuentro internacional Asia-ARVO, uno de los eventos más importantes a nivel mundial en el ámbito de la visión, y cuya próxima edición tendrá lugar en la India en enero de 2009.

Esta evidencia experimental es fruto de las distintas mediciones y cuantificaciones del espectro de emisión del soplete y de la interposición de filtros ópticos de distintas densidades. La emisión del soplete autógeno profesional para las longitudes de onda corta (azul-violeta) es, en unidades relativas, muy elevada. La interposición del filtro llega casi a anular esas bandas nocivas que tiene el espectro de luz visible, y mejora la capacidad de visión del profesional.

El grupo de investigación de la doctora Sánchez Ramos insiste en la necesidad de hallar aplicaciones prácticas a sus estudios. Por eso, el grupo de investigación recomienda el uso de estos filtros para la protección de la retina de las personas que trabajan con soplete. Los filtros se pueden colocar de serie en los cascos de protección que deben utilizarse. Y por ello han resuelto patentar este nuevo descubrimiento.

Fuente: Universidad Complutense de Madrid
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados