Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Los genes de una medusa fluorescente interpretan el efecto de las mutaciones

Al estudiar más de 50.000 variaciones de un gen de medusa, investigadores del Centro de Regulación Genómica en Barcelona han dibujado un retrato detallado de cómo los cambios en ese gen afectan a su función. El estudio, que se ha llevado a cabo en colaboración con científicos en Rusia, los Estados Unidos, Israel y España, se publica en la revista Nature.

Medusa Aequorea victoria. / Sierra Blakely

Fruto de la combinación de las cuatro letras que forman el ADN, los genes son las ‘recetas’ que las células utilizan para crear moléculas como las proteínas, que son los cimientos de la vida. Los cambios en un gen pueden afectar a las características de un organismo. Por ejemplo, las variaciones vinculadas a los genes de la pigmentación afectan al color del pelo o de los ojos en los humanos, mientras cambios en otros genes pueden causar enfermedades como la fibrosis quística o el cáncer. A mayor escala, los cambios genéticos son el motor de la evolución, dando lugar a las diferencias ya sean grandes o pequeñas entre especies a lo largo del tiempo.

“Nuestra investigación de alguna manera nos permite avanzar hasta ser capaces de predecir los efectos de diferentes combinaciones de mutaciones", afirma el autor

Hasta ahora, los investigadores tendían a estudiar los cambios que se dan en una única letra del código genético (mutaciones), observando el efecto de dicha alteración en la proteína resultante. Pero, en la vida real, los organismos acumulan muchos cambios y variaciones del ADN a lo largo de sus genes, que pueden asimismo interactuar al mismo tiempo y afectar de forma conjunta en el resultado.

Ahora, el profesor de investigación ICREA y jefe del grupo de Genómica Evolutiva en el Centro de Regulación Genómica (CRG), Fyodor Kondrashov y su equipo han analizado miles de versiones de un gen de una medusa norteamericana Aequorea victoria. Los científicos se fijaron en un gen en particular que codifica la proteína verde fluorescente, muy utilizada por la comunidad científica como herramienta para marcar con fluorescencia estructuras en la célula y así observarlas a través del microscopio.

Kondrashov y colaboradores analizaron el efecto de una, dos o múltiples mutaciones en los niveles de fluorescencia de las proteínas resultantes. En lugar de examinar miles de medusas, los científicos generaron mutaciones en una versión del gen de la proteína verde fluorescente y se transfirieron a una bacteria en el laboratorio, que produce una proteína fluorescente alterada cuando crece. Algunos cambios no afectan al nivel de fluorescencia de la proteína, en cambio otros lo atenúan e incluso se deshacen del cualquier brillo.

Mutaciones que provocan más brillo

Gracias a los avances en secuenciación genómica, el estudio, publicado en Nature, ha permitido descubrir con exactitud qué cambios aparecen en cada una de las versiones alteradas del gen que codifica para la proteína verde fluorescente y relacionar esta información con los cambios en el brillo de la fluorescencia en la proteína resultante. Sorprendentemente, encontraron que algunas combinaciones de mutaciones consiguen un efecto más pronunciado en la fluorescencia que lo que habrían predicho al analizar cada cambio por separado.

Fyodor Kondrashov, jefe de grupo junior del CRG y autor principal del trabajo. / CRG

Con el diseño de un modelo por ordenador, los científicos fueron capaces de construir lo que evolutivamente se llama ‘paisaje adaptativo’ y mapear cómo las diferentes mutaciones y combinaciones en los cambios del gen de la proteína verde fluorescente interactúan para afectar al brillo de la proteína final. Los cambios genéticos que aparecen en los ‘picos’ producirían brillo fluorescente mientras que los que aparecen en los bordes no.

“El paisaje adaptativo es un concepto abstracto que simplifica e ilustra nuestra idea sobre cómo las características de un organismo vienen de su composición genética subyacente”, explica Kondrashov. “Esta es la primera vez que alguien genera datos reales que representen gráficamente este concepto, observando las combinaciones de los cambios genéticos y no solo teniendo en cuenta las mutaciones por separado y de forma individual”, añade.

“Nos sorprendimos mucho cuando finalmente tuvimos la oportunidad de observar cómo suceden las interacciones entre mutaciones. Tampoco esperábamos observar que la mayoría de mutaciones que a título individual son ligeramente dañinas, al combinarse pudieran llegaran a destruir la fluorescencia por completo”, afirma el investigador postdoctoral y primer autor del trabajo Karen Sarkisyan.

Kondrashov considera que es un primer paso hacia la comprensión de cómo los cambios en el ADN (el genotipo) de un organismo se combinan para afectar a sus rasgos, características e incluso enfermedades (el fenotipo).

Y concluye: “Nuestra investigación de alguna manera nos permite avanzar hasta ser capaces de predecir los efectos de diferentes combinaciones de mutaciones. Si podemos comprender y dibujar paisajes adaptativos para genes, células y, algún día incluso organismos completos podríamos saber mucho más sobre biología, qué combinación de mutaciones causan el cáncer u otras enfermedades, o los cambios evolutivos que dan lugar a una característica como la trompa en los elefantes”.

Referencia bibliográfica :

Sarkisyan Karen S. et al. "Local fitness landscape of the green fluorescent protein" Nature. Mayo 2016. http://dx.doi.org/10.1038/nature17995

Fuente: CRG
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las focas ayudan a descubrir desconocidas corrientes del océano Antártico

Las corrientes de los océanos son invisibles, sobre todo las que discurren bajo el hielo marino del océano Austral. Dos equipos de científicos han podido observar por primera vez en la Antártida pequeños y enérgicos flujos de agua gracias a robots oceánicos y a sensores unidos a las focas de Weddell, protagonistas del #Cienciaalobestia.

Alt de la imagen
La reintroducción de gacelas de Cuvier recupera la especie en su hábitat natural

En una instalación singular del CSIC en Almería y en el Oasis Park Fuerteventura criaron a 43 gacelas Cuvier para ser reintroducidas en Túnez. El estudio de los tres años posteriores a este trabajo muestra el notable incremento de la población y sugiere la existencia de una variabilidad genética mayor que la de la población cautiva.