Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los mil y un olores del cuerpo humano

“Cada persona tiene un olor único que se desprende de su piel, sobre el que no actúa ni la limpieza ni el perfume y que media en su vínculo con los demás. El olor corporal (...) nos individualiza como las huellas digitales”. Publicamos un extracto del libro Odorama: Historia Cultural del Olor (Taurus), escrito por el periodista de ciencia Federico Kukso.

Nuestros olores constituyen una pieza de aquel gran rompecabezas que compone nuestra identidad, explica Kukso (fotografiado con un frasco de perfume) en Odorama. / Alejandra López

“Cuando olemos otro cuerpo, lo poseemos al instante, como si
fuera su sustancia más secreta, su propia naturaleza”.
Jean-Paul Sartre

            En la puerta de un restaurante, una pareja espera. Un empleado del estacionamiento les acerca su automóvil y le entrega al hombre las llaves. Unos minutos más tarde, ya en medio de una avenida, el conductor advierte algo extraño. Frunce el ceño, se lleva la mano a la nariz.

—¿Hueles algo?

—¿Que si huelo algo? Claro que sí —responde su acompañante, asqueada.

—¿Qué es?

—Creo que es “B.O.”.

—¿Cómo?

—El valet tenía B.O., olor corporal.

—No puede ser. Nadie huele así. Todo el auto apesta —dice él sacando la cabeza por la ventanilla para poder respirar.

            Al día siguiente, el mal olor seguía ahí.

—Abrí la puerta y el hedor me golpeó como un puñetazo en la cara. Es como si ganara fuerza. Nunca olí algo así en mi vida. Incluso Superman estaría indefenso ante una pestilencia como esta.

            El persistente vaho no se fue siquiera después de un lavado intenso. Sin poder venderlo, el comediante Jerry Seinfeld termina dejando el automóvil y las llaves a plena vista en la calle en el episodio “The Smelly Car” (El auto apestoso) de su famosa sitcom, con la esperanza de que se lo roben y la compañía de seguros le devuelva algo del dinero.

El peculiar olor que nos envuelve y es eyectado por cada unos de nuestros rincones y grietas más íntimas varía según nuestra salud y edad, según lo que comemos, según las veces que nos bañamos por semana o las costumbres higiénicas de la cultura a la que pertenecemos

           

Odorama cubierta del libro

Templo de la identidad personal, traidor de la voluntad más férrea, el cuerpo humano es carne oliente, una sinfonía desafinada de olores. De la punta de los dedos del pie al cabello más extremo y rebelde, nuestro continente corporal huele. La culpa, desde ya, es nuestra: el peculiar olor que nos envuelve y es eyectado por cada unos de nuestros rincones y grietas más íntimas varía según nuestra salud y edad, según lo que comemos, según las veces que nos bañamos por semana o las costumbres higiénicas de la cultura a la que pertenecemos.  

            Aun así hay cierta responsabilidad compartida con nuestros inquilinos invisibles: las cien billones de bacterias que viven dentro y fuera nuestro y nos garantizan que nunca estamos realmente solos. Colonizan cada espacio de nuestra individualidad. Y son muchas. En nuestra boca, por ejemplo, hay más bacterias que personas en la Tierra: unas 300 especies distintas. El ombligo es una verdadera jungla: ahí habitan 2.368 tipos de bacterias diferentes.

            En verdad, habría que hacerles un monumento a estos microorganismos con tanta mala prensa. Son las verdaderas reinas del planeta. Gracias a ellas, sobrevivimos: nos ayudan a digerir nuestros alimentos liberando los nutrientes que necesitamos para existir. En silencio y en la más profunda oscuridad de nuestro interior, producen vitaminas y minerales que faltan en nuestra dieta. Desglosan toxinas y productos químicos peligrosos. Nos protegen de las enfermedades desplazando a los microbios más peligrosos o matándolos directamente con productos químicos antimicrobianos.

            Se suele señalar al sudor como la raíz del olor corporal, pero este líquido transparente que segregan las glándulas sudoríparas de la piel, que se expulsa a través de los poros y está compuesto de agua y 1 por ciento de sal, amoníaco, calcio y otros minerales, es inocente: en sí mismo no huele. Las verdaderas autoras de nuestra firma aromática son las bacterias que se alimentan de los ingredientes de este molesto fluido. En el proceso de su digestión, liberan moléculas que afectan la forma en que olemos. De hecho, cada especie crea sus propios aromas. Por ejemplo, el género Corynebacterium —más dominantes en las axilas masculinas— convierte las grasas en algo que huele a cebolla y la testosterona en algo que huele a vainilla u orina. Se cree que la población de bacterias —o microbioma— de la axila es estable, lo cual garantiza que nuestro olor mucho no cambie en el día a día.

El género Corynebacterium —más dominantes en las axilas masculinas— convierte las grasas en algo que huele a cebolla y la testosterona en algo que huele a vainilla u orina

            Cada persona, así, tiene un olor único que se desprende de su piel, sobre el que no actúa ni la limpieza ni el perfume y que media en su vínculo con los demás. El olor corporal, en palabras del antropólogo David Le Breton, nos individualiza como las huellas digitales. Nos expone. Revela, en palabras del sociólogo alemán Georges Simmel, nuestra intimidad.

            En este sentido, la suma de todos los olores que nuestro cuerpo despide constituye nuestro 'pasaporte odorífero', al que nos habituamos y en ciertos casos encontramos adictivo. En la novela Ulises, de James Joyce, Leopold Bloom ejemplifica su 'bromidrofilia' o disfrute de los olores propios: no puede evitar deleitarse ante el aroma de sus propias heces mientras lee el periódico en el baño.

            Este documento de identidad odorífero es personal y único y actúa como una etiqueta olfativa que nuestras mascotas son capaces de identificar con facilidad pese a cambiar a lo largo de toda nuestra vida: la habitación de un adolescente no huele igual que la habitación de un bebé o que un geriátrico.

            Cada persona es de esta manera una obra olfativa única. Nuestros olores constituyen una pieza de aquel gran rompecabezas que compone nuestra identidad. Y con ellos marcamos los espacios. A nuestra casa no la reconocemos únicamente por los muebles y objetos que, con su mera presencia, establecen senderos por donde circular y estar. La distinguimos más bien por su peculiar e irreproducible olor, por la atmósfera de nuestro planeta privado, aquella extraña dimensión paralela en la que habitamos gran parte de nuestros días y que usamos de guarida antes de emprender nuestro retorno cotidiano a aquello que llamamos realidad: la calle, el trabajo, el mundo. Nuestro espacio íntimo es un espacio aromatizado, o en palabras del escritor argentino Julio Cortázar, “recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio”.

Las sábanas que se tienden sobre el colchón están impregnadas por el aroma de la corporalidad. Las envuelve el aura perfumada del yo: cabellos, saliva, fluidos vaginales, semen, ecos de antiguas flatulencias

            Una cama no es solo una superficie de placer, de descanso, de tedio, el blanco final del llanto o una de las tantas plataformas de despegue para la generación siguiente. Las sábanas que se tienden sobre el colchón están impregnadas por el aroma de la corporalidad. Las envuelve el aura perfumada del yo: cabellos, saliva, fluidos vaginales, semen, ecos de antiguas flatulencias.

            Es por eso que lo primero que detectamos al ingresar en una casa ajena no es la disposición de las habitaciones, su particular distribución geográfica —de mesas, sillones, bibliotecas, cuadros y demás accesorios del habitar—, sino su distintiva combinación de gases.

            Como una sonda internándose en un planeta lejano, nuestras narices se concentran en lo distinto y en lo semejante: firmas aromáticas de la otredad, diversas formas de ser, de estar, de oler. Son aromas no solo desprendidos por otros cuerpos —biologías distintas— sino por comidas habituales y sus particulares formas de cocción, que permanecen en la atmósfera aromática de un hogar como capas geológicas mezcladas con el olor que desprende la humanidad.

            Como dijo el filósofo lituano Emmanuel Lévinas: “El olor del otro se impone a mí, como el rostro del otro, sin dejar ninguna oportunidad de resistencia”.

Ficha técnica

Título: Odorama: historia cultural del olor

Autor: Federico Kukso

Páginas: 432

Editorial: Taurus

Lugar de edición: España

Año de edición: 2021

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Nuevos análisis del ADN de Colón para indagar sobre su origen

La mayoría de los expertos coinciden en que Cristóbal Colón era genovés, pero también existen teorías sobre su procedencia portuguesa, gallega, mallorquina, valenciana, navarra o castellana. Investigadores de la Universidad de Granada y otros centros internacionales van a analizar los restos del famoso navegante, un hijo y un hermano para tratar de desentrañar este misterio. Los resultados se presentarán el 12 de octubre.

Los científicos de las SS: el modelo falangista para la ciencia española

La guardia pretoriana de Hitler reclutó científicos para que le ayudaran a fundamentar y aplicar sus teorías racistas. Sus arqueólogos, antropólogos, zoólogos, filólogos y médicos trabajaron en los campos de exterminio y viajaron a las islas Canarias a reconstruir el pasado de la raza aria. Los científicos de Hitler, el libro de Eric Frattini, dedica un capítulo a nuestro país donde relata los intentos de varios científicos españoles por seguir la vía nazi en el ámbito de la antropología supremacista.