Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los mismos genes pueden activar el inicio de tumores y su metástasis

A pesar de la diferencia de funciones celulares para que se origine un tumor o para que este haga metástasis, algunos genes pueden promover ambos fenómenos. Así lo demuestran estudios con la mosca Drosophila melanogaster realizados en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona. Los resultados del trabajo indican que algunos tumores pueden así llevar incorporada la capacidad matastásica desde el principio.

La sobreexpresión del gen Serpent en el ala de Drosophila provoca un sobrecrecimiento permanente y es suficiente para inducir tumores. / Kyra Campbell, IRB Barcelona

En la investigación en cáncer se ha tendido a diferenciar y estudiar por separado los genes de iniciación tumoral y los genes para hacer metástasis porque las capacidades celulares necesarias para hacer una u otra cosa son radicalmente diferentes.

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), liderados por Jordi Casanova, demuestran ahora que genes activados en la metástasis, también son capaces de iniciar tumores primarios y detallan el mecanismo molecular. Este hallazgo, publicado en PLoS Genetics, lo han hecho usando de modelo la mosca Drosophila melanogaster.

El trabajo se ha llevado a cabo en Drosophila, la mosca del vinagre, un modelo muy bien establecido para estudiar tumores epiteliales

“Los resultados refuerzan una idea que ya se estaba observando en la investigación del cáncer”, explica Casanova, jefe del laboratorio Desarrollo y Morfogénesis en Drosophila y profesor del CSIC. “Los mismos genes pueden activar el inicio de tumores y su metástasis y que, por tanto, algunos tumores pueden llevar incorporada la capacidad metastásica desde el inicio”, apunta el científico.

Dos fenómenos, genes compartidos

El trabajo parte de la observación de que tumores humanos benignos o en estadios muy anteriores a hacer metástasis, tenían expresados algunos genes asociados a la metástasis.

“Estas coincidencias nos hicieron preguntarnos si los factores llamados de transición epitelio-mesénquima, que activan genes asociados a motilidad y migración –muy habituales en desarrollo embrionario y también identificados en metástasis–, tenían un rol en la iniciación tumoral”, describe Casanova.

En particular, los genes GATA se encontraron sobreexpresados en metástasis al hígado en pacientes de cáncer de colon, así como en varios tumores humanos, como mama, ovario, páncreas y colon.

El equipo de Jordi Casanova estudió varios genes, entre ellos el gen Serpent (homólogo de GATA en Drosophila) y demostró que, efectivamente, la sobreexpresión de este gen es suficiente para iniciar tumores. Por sí solo, promueve un sobrecrecimiento del tamaño del ala, modifica la estructura del tejido y activa un serie de cambios genéticos para que se origine un tumor.

El trabajo se ha llevado a cabo en Drosophila, la mosca del vinagre, un modelo muy bien establecido para estudiar tumores epiteliales. "Una vez más los estudios con Drosophila nos aportan un conocimiento básico del comportamiento de genes involucrados en cáncer y metástasis, que permite que después investigadores del cáncer sigan tirando de este hilo", concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Kyra Campbell, Gaëlle Lebreton, Xavier Franch-Marro, Jordi Casanova. "Differential roles of the Drosophila EMT-inducing transcription factors Snail and Serpent in driving primary tumour growth" PLoS Genetics (2018) https://doi.org/10.1371/journal.pgen.1007167

Este trabajo ha recibido financiación del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad a través de fondos Feder, y de la Generalitat de Catalunya.

Fuente: IRB Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El envejecimiento de la mujer afecta a la etapa crítica final de la maduración de los óvulos

Un nuevo estudio analiza cómo el envejecimiento afecta a la segregación cromosómica, el procesamiento del ARN y el metabolismo mitocondrial. Los resultados muestran que la edad puede influir en la capacidad de un ovocito para procesar productos genéticos críticos para los últimos pasos de su desarrollo.

Día Mundial del Recuerdo de Chernóbil: 35 años del desastre
Cómo afectó el accidente nuclear de Chernóbil a los supervivientes y a sus hijos

Se cumplen 35 años del fatídico incidente en la central nuclear de Chernóbil, cuyas consecuencias reales han sido muy difíciles de estimar. Dos estudios publicados en la revista Science analizan los efectos genéticos de la radiación en las personas que sobrevivieron y en su descendencia.