Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en ‘Molecular Biology and Evolution’

Los neandertales estuvieron al filo de la extinción antes de la llegada de los humanos modernos

Un equipo internacional de investigadores, con participación española, demuestra que la mayoría de los neandertales europeos murió hace 50.000 años. Posteriormente un pequeño grupo recolonizó Europa central y occidental, donde sobrevivieron otros 10.000 años antes de que los humanos modernos entraran en escena.

Mandíbula neandertal de Valdegoba. Imagen: Centro de Evolución y Comportamiento Humanos (UCM-ISCIII).

“El hecho de que los neandertales de Europa casi se extinguieran para luego recuperarse, y que todo sucediera mucho antes de que tuvieran contacto con los humanos modernos, fue una sorpresa para nosotros”, explica Love Dalén, investigador en el Museo Sueco de Historia Natural en Estocolmo.

Según el estudio, que se ha publicado en Molecular Biology and Evolution, los neandertales pudieron ser más sensibles de lo que se pensaba a los “dramáticos” cambios climáticos que ocurrieron durante la última edad del hielo.

Los científicos sugieren así que antes de la llegada de los humanos modernos, Europa no estaba habitada por una población neandertal que había permanecido estable durante cientos de miles de años.

Variación genética limitada

Los análisis de ADN sobre fósiles de neandertales del norte de España han demostrado que la variación genética entre los neandertales europeos fue “extremadamente” limitada durante los 10.000 años que precedieron a su desaparición.

El equipo de científicos suecos y españoles revela además que los fósiles europeos y asiáticos más antiguos muestran mayores niveles de variación genética, como los que se encuentran en otras especies que han sido abundantes durante mucho tiempo en un mismo territorio.

“La diversidad genética de los neandertales más antiguos y de los asiáticos era tan alta como la de los humanos modernos como especie, mientras que la variación de los últimos neandertales europeos no alcanzaba a la de los humanos modernos de Islandia”, señala Anders Götherström, investigador en la Universidad de Uppsala (Suecia).

Este tipo de estudios interdisciplinares es “muy valioso” para el avance de la investigación en evolución humana. “El ADN de humanos prehistóricos ha aportado hallazgos inesperados en los últimos años. Es muy emocionante imaginar qué nuevos descubrimientos se producirán en los próximos años en este campo”, destaca Juan Luis Arsuaga, profesor de Evolución Humana de la Universidad Complutense de Madrid.

Fuente: Museo de la Evolución Humana
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Crece rápido y muere joven: esto explica por qué predominaron los dinosaurios gigantes

Un tiranosaurio no pesaba más que unos kilos al nacer y era del tamaño de un perro, pero de adulto superaba con creces la tonelada y los 12 metros de longitud. Esta disparidad de cuerpos entre crías y adultos y el rápido crecimiento de los juveniles de megaterópodos, los dinosaurios carnívoros que pesaban más de mil kilos, pudo influir en la estructura y la baja diversidad de las comunidades de dinosaurios en general.

El perro más antiguo de América revela nuevos datos de la llegada de los humanos al continente

Un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Búfalo en EE UU, ha hallado los restos más antiguos de un perro doméstico descubiertos en América. Los fragmentos de hueso apoyan la teoría de que estos animales podrían haber migrado con los humanos a lo largo de la costa del Pacífico.