Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en la revista ‘PNAS’

Los orangutanes son buenos ingenieros

La complejidad estructural de los nidos de los orangutanes implica que estos simios tienen habilidades cognitivas y un gran conocimiento de su entorno. Así lo afirma un estudio de doce de estos refugios en Sumatra (Indonesia).

Orangután. Imagen: Tim Laman
Los orangutanes son buenos ingenieros . Foto: Tim Laman

La complejidad estructural de los nidos de los orangutanes implica que estos simios tienen habilidades cognitivas y un gran conocimiento de su entorno. Así lo afirma un estudio de doce de estos refugios en Sumatra (Indonesia).

Una investigación sobre los nidos de orangután sugiere que estos animales poseen un conocimiento sofisticado sobre técnicas de construcción. “Saben exactamente cómo se rompen las ramas y usan este conocimiento para incorporar las más gruesas a la estructura del nido y las pequeñas para un revestimiento más cómodo”, explica a SINC Roland Ennos, coordinador de un estudio publicado en la revista PNAS.

“Es impresionante ver lo eficientes que son construyendo sus nidos –se asombra Ennos, que trabaja en la Universidad de Manchester–. Solo tardan entre tres y cinco minutos en hacerlo”.

En este estudio británico se analizaron una docena de nidos en un centro de investigación en Sumatra, Indonesia. El investigador predoctoral Adam van Casteren seguía a los orangutanes durante todo el día esperando a que estos construyeran sus moradas. A la mañana siguiente, cuando los primates se iban, subía a los árboles a fotografiar los nidos y a analizar su tamaño, consistencia y la manera en la que habían sido construidos.

“Todos los nidos encontrados tenían forma de taza y eran muy sólidos y confortables –señala Ennos–. Al ser tan consistentes en su centro, son muy seguros para el descanso de los orangutanes”. Además, las ramas utilizadas para la estructura y el revestimiento interior del nido no solo son de distinto tamaño, sino que los orangutanes las rompieron de manera diferente: por la mitad las gruesas y en muchos trozos las pequeñas.

Inteligencia, habilidad y conocimiento del entorno

Los nidos de estos animales son grandes y ovalados y están situados en las copas de los árboles. En ellos, los primates descansan periódicamente y, posiblemente, también les sirven de protección durante el sueño contra depredadores, parásitos y el calor.

Los autores opinan que la construcción de nidos por parte de los grandes simios es un ejemplo excelente de uso de herramientas y que, seguramente, ha sido un proceso clave en la evolución de la inteligencia humana. “Normalmente se cree que la inteligencia evolucionó debido a las interacciones sociales entre los individuos, pero este no es el caso ya que los orangutanes son solitarios”, argumenta Ennos.

Referencia bibliográfica:

Van Casteren A.; Sellers W.I.; Thorpe S.K.S.; Coward S.; Crompton R.H.; Myatt J.P.; Ennos A.R. “Nest-building orangutans demonstrate engineering know-how to produce safe, comfortable beds”. PNAS Abril 2012. DOI:10.1073/pnas.1200902109

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
El reducido esperma de unos crustáceos revela la alta contaminación en un área costera

Tras monitorizar a un grupo de pequeños crustáceos, protagonistas del #Cienciaalobestia, en un puerto del sureste de Reino Unido, un equipo de científicos descubrió que estos invertebrados tenían hasta el 70 % menos de esperma que en zonas menos contaminadas. El trabajo mostró también que en el área de estudio los individuos eran seis veces menos numerosos por metro cuadrado que los que vivían en aguas limpias.

Humanos y otros animales actuamos de manera similar ante las enfermedades infecciosas

Muchas de las medidas adoptadas para frenar la infección del SARS-CoV-2, como mantener la distancia social, son mecanismos de protección habituales en el reino animal. Insectos, murciélagos, peces, langostas, ratones y monos, entre otros, comparten con nosotros comportamientos que evitan la propagación de patógenos.