Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los osos polares nadan cada vez más por el deshielo del Ártico

El hielo del Ártico se rompe, se separa y se derrite, y con ello el hábitat del oso polar, obligado a recorrer largas distancias a nado y sin descanso para encontrar suelo firme. Un estudio confirma que estos mamíferos, protagonistas de nuestro #CienciaaloBestia, nadan cada vez más por el cambio climático. Destaca el caso de una joven hembra que recorrió más de 400 km en solo nueve días.

Las hembras subadultas de oso polar sin crías son más propensas a nadar largas distancias. En la imagen un oso polar nadando en el zoo de Asheboro (EE UU). / John

Debido a los cambios que se producen en la cantidad y en la localización de hielo marino en invierno, cada vez más osos polares (Ursus maritimus) nadan distancias de más de 50 kilómetros en el océano Ártico. Para los científicos, estos grandes esfuerzos provocan pérdida de masa corporal y afectan negativamente a la supervivencia de las crías.

Durante el periodo estudiado, los osos polares nadaron una media de 3,4 días y 92 kilómetros sin descanso

El estudio, publicado en la revista Ecography, ha permitido monitorizar, gracias a collares con GPS, a 58 hembras adultas y 18 subadultas del mar de Beaufort, y otras 59 hembras adultas de la Bahía de Hudson durante el periodo de 2004 a 2012. Los resultados indican que los nados son cada vez más frecuentes por la disminución del hielo asociada al cambio climático, sobre todo en el mar de Beaufort, donde el hielo se ha retraído cientos de kilómetros de la costa.

Cuando en 2012 el hielo marino alcanzó su mínimo histórico en el mar de Beaufort, el 69% de las hembras adultas estudiadas nadó más de 50 kilómetros. Sin embargo, según ha podido constatar el equipo de científicos, liderado por la Universidad de Alberta (Canadá), en los años en los que hubo menos deshielo, menos del 30% recorrió largas distancias a nado.

“Estas conductas ocurren más a menudo porque el deshielo marino es cada vez más rápido y se aleja de la costa en verano”, dice Nicholas Pilfold, primer autor del trabajo e investigador en la universidad canadiense, para quien este patrón de los osos es la huella del cambio climático.

Oso polar nadando en el mar de Beaufort en 2012. / NOAA Photo Library

Durante el periodo estudiado, los osos polares nadaron una media de 3,4 días y 92 kilómetros sin descanso. El récord lo batió una hembra subadulta que recorrió en nueve días 404 kilómetros a nado. “Aunque es una especie preparada para nadar, no todos los ejemplares pueden nadar largas distancias por igual”, recalca Andrew Derocher, coautor del estudio y científico de la Universidad de Alberta.

Las hembras subadultas sin crías fueron más propensas a nadar largas distancias

Perfil del oso polar nadador

La investigación destaca que las hembras subadultas sin crías fueron más propensas a nadar largas distancias. “Las más jóvenes, mayores o delgadas son más vulnerables y corren el riesgo de ahogarse. Pero con más mar abierto, es posible que aumente la mortalidad asociada a estos comportamientos”, subraya Derocher. Las hembras con crías tendieron a nadar menos para evitar la sumersión de los más pequeños en las frías aguas.

Estudios anteriores ya habían demostrado que nadar puede tener un coste energético para los osos polares. “Si se mantiene la tendencia de la pérdida del hielo marino, cada vez más osos polares tendrán la necesidad de nadar largas distancias, lo que puede tener graves consecuencias en las poblaciones que viven en la cuenca ártica”, advierte Pilfold.

Referencia bibliográfica:

Nicholas Pilfold et al. “Migratory response of polar bears to sea ice loss: to swim or not to swim”. Ecography 14 de abril de 2016DOI: 10.1111/ecog.02109

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Desenterrar a los muertos era una práctica habitual en las sociedades megalíticas de hace 5000 años

Una investigación, liderada por la Universidad de Granada, señala que los restos humanos de la necrópolis megalítica de Panoría pudieron haber sido considerados como reliquias y  utilizarse para marcar y mantener importantes relaciones interpersonales.

Alt de la imagen
El sistema inmunitario de los rapes abisales cambia para ayudarles a ‘fusionarse’ con sus parejas

Estos extraños vertebrados de las profundidades marinas, protagonistas de #Cienciaalobestia, necesitan conectarse en una relación parasitaria cuando encuentran pareja. Una investigación publicada en Science descubre importantes alteraciones en su inmunidad adaptativa que les ayudaría a no ser rechazados.