Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los reptiles se adaptaron y diversificaron mucho antes de lo que se creía

La escasez de restos fósiles de escamosos durante el Jurásico sugería que el principal estallido de diversidad y evolución de este grupo de reptiles que incluye lagartos, serpientes y lagartos gusanos ocurrió en el Cretácico, hace entre 145 y 66 millones de años. Pero un nuevo estudio sugiere que pudo producirse una radiación mucho más temprana durante el Jurásico.

Eichstaettisaurus, uno de los pocos lagartos jurásicos conocidos. / Jorge Herrera-Flores / Universidad de Bristol

Los escamosos son el mayor orden de reptiles y comprende los lagartos y lagartijas, serpientes y culebrillas ciegas. Son todos de sangre fría y su piel está cubierta por escamas córneas. Se trata de un grupo clave de las faunas terrestres actuales, especialmente en climas más cálidos, con una asombrosa diversidad de más de 10.000 especies. Sin embargo, la comprensión de los caminos evolutivos que han forjado su éxito es aún poco conocido.

Entre la comunidad científica existía el consenso que todos los principales grupos escamosos surgieron antes del evento catastrófico que acabó con los dinosaurios y otros grupos de reptiles al final del Mesozoico

Entre la comunidad científica existía el consenso que todos los principales grupos escamosos surgieron antes del evento catastrófico que acabó con los dinosaurios y otros grupos de reptiles al final del Mesozoico. Antes de ese acontecimiento de extinción global, muchos grupos de tetrápodos terrestres como mamíferos, lagartos y aves se diversificaron extraordinariamente durante lo que se conoce como la Revolución Terrestre del Cretácico, desencadenada por el auge de las plantas con flores. 

La escasez de restos fósiles de escamosos durante el Jurásico sugería que el principal estallido de la evolución de los escamosos ocurrió en el Cretácico (entre 145 y 66 millones de años), a partir del cual su registro fósil aumenta drásticamente.

Ahora, un nuevo artículo publicado en eLife liderado por Arnau Bolet, paleontólogo del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y la Universidad de Bristol, Reino Unido, desafían este punto de vista al sugerir una radiación mucho más temprana de este grupo. La investigación concluye que este grupo de reptiles probablemente adquirió una amplia gama de adaptaciones durante el Jurásico (hace entre 201 y 145 millones de años), mucho antes de lo que se creía.

“Aunque los escamosos del Jurásico son poco frecuentes, los árboles evolutivos que hemos reconstruido muestran que las principales especializaciones de los escamosos evolucionaron en ese momento, y es posible distinguir adaptaciones de geckos, iguanas, eslizones, lagartos gusano y serpientes unos 50 millones de años antes de lo que se pensaba”, explica Michael Benton, coautor de la investigación.

Las claves del éxito

Pero ¿cómo pueden los escasos fósiles del Jurásico sugerir un estallido temprano en su evolución? La clave está en su anatomía. Los pocos escamosos del Jurásico no muestran morfologías primitivas como cabría esperar, sino que se relacionan directamente con los diversos grupos modernos.

Los pocos escamosos del Jurásico no muestran morfologías primitivas como cabría esperar, sino que se relacionan directamente con los diversos grupos modernos

“En lugar de encontrar un conjunto de lagartijas poco especializadas y situadas en la raíz del árbol de estos réptiles, lo que encontramos en el Jurásico son los primeros representantes de muchos de los grupos actuales, que ya muestran rasgos morfológicos avanzados”, comenta Arnau Bolet, autor principal del artículo.

Los tiempos de divergencia observados, las gráficas morfoespaciales y las tasas evolutivas sugieren que el Jurásico fue una época de innovación en la evolución de los escamosos, durante la cual se establecieron las bases del éxito del grupo.

Según estos resultados, el aparente aumento repentino de la diversidad observada en el Cretácico podría ser debida a la mejora del registro fósil que habría permitido identificar un mayor número de especies, o con un estallido de nuevas especies relacionadas con los nuevos tipos de bosques e insectos que aparecieron en esta época.

Establecer el momento y cómo se produjo la radiación de los escamosos es clave no solo para comprender la dinámica de los ecosistemas terrestres durante el Mesozoico, sino también para descifrar cómo este grupo alcanzó la increíble diversidad actual, un éxito solo comparable al de las aves entre los animales tetrápodos.

Referencia:

Bolet, A., Stubbs, T.L., Herrera-Flores, J., Benton, M.J. (2022). "The Jurassic rise of squamates as supported by lepidosaur disparity and evolutionary rates". eLife

Fuente:
ICP
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados