Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida

Los sapos corredores aceleran la huida si el refugio está cerca

Muchos animales huyen hacia un refugio para evitar a sus depredadores, pero a veces les supone un gasto energético importante. Para ahorrar energía y reducir el riesgo de ser detectados, los sapos corredores varían la rapidez y continuidad de su carrera en función de la distancia a la que se encuentre el refugio.

Sapo corredor hallado debajo de una piedra en Francia. / Bernard DUPONT 

En la naturaleza, una de las estrategias más frecuentes para burlar a los depredadores es la huida hacia un refugio. Sin embargo, para la presa esto supone un gasto energético y un mayor riesgo de ser detectada por el depredador.

La huida supone a la presa un gasto energético y un mayor riesgo de ser detectada por el depredador

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) Francisco Javier Zamora-Camacho quiso comprobar cómo afectaba la distancia a la que se encuentra el refugio con la estrategia de huida de las presas. Para ello se centró en los sapos corredores (Epidalea calamita).

Los resultados, publicados en la revista Zoology, muestran que estos anfibios cambian su estrategia de huida de los depredadores en función de la distancia del refugio corriendo más deprisa y de forma más continuada, solo si la distancia es corta. De esta forma, reduce los costes de la huida y el riesgo de ser detectado por un depredador.

Sapos a la carrera

Los ejemplares capturados –21 hembras y 27 machos– se introdujeron en terrarios en los que se construyeron tres recorridos de distinta longitud (210, 140 y 70 cm) desde la línea de salida hasta los refugios. En cada recorrido se simuló la presencia de depredadores y se midió la velocidad y el número de veces que los individuos se detenían en la huida. 

A corta distancia, los sapos corren a más velocidad, lo que les permite llegar antes al refugio

“Los resultados obtenidos muestran que, a corta distancia, los sapos corren a más velocidad, lo que les permite llegar antes al refugio. Por el contrario, en los tramos localizados a media y larga distancia tan solo aceleran tras recorrer el primer tramo, haciendo, además, un desplazamiento más intermitente, deteniéndose con más frecuencia”, continúa el investigador. 

Esto favorece que los individuos puedan ahorrar energía y reducir el riesgo de ser detectados, “solo acelerando y haciendo un desplazamiento continuo si la amenaza no desaparece”, explica Zamora-Camacho. 

“Además, estas diferencias fueron más intensas en el caso de los machos, lo que podría deberse a que, al estar más expuestos a los depredadores durante actividades como la defensa del territorio o el apareamiento, tienen más necesidad de desarrollar estrategias de huida eficaces”, concluye. 

Referencia

Zamora-Camacho, F. J. (2020). “Toads modulate flight strategy according to distance to refuge”. Zoology, 139, 125741. DOI: https://doi.org/10.1016/j.zool.2019.125741

Fuente:
MNCN
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las serpientes desarrollaron su veneno para matar a sus presas, no defenderse

Cada año se estima que más de 100.000 personas mueren por mordeduras de alguna de las 700 especies venenosas que existen en el mundo. Muchas de ellas, protagonistas de nuestro #Cienciaalobestia, actúan en defensa propia cuando se sienten amenazadas por los humanos u otros depredadores, pero en realidad su veneno evolucionó para dominar y matar a sus presas.

Alt de la imagen
Esta especie de mustélido vivió en Madrid hace nueve millones de años

Similar a una nutria o un hurón, este pequeño carnívoro con dientes muy punzantes habitó en lo que hoy es Madrid hace nueve millones de años. Los restos fósiles de cuatro individuos de esta nueva especie extinta han sido descubiertos en el yacimiento de Cerro de los Batallones en Torrejón de Velasco.