Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los tibetanos se han adaptado a las alturas gracias a sus genes denisovanos

Un equipo liderado por investigadores del Instituto de Genómica de Pekín y la Universidad de California ha explicado que la adaptación a la altura de los habitantes del Tíbet se debe al cruce con los homínidos de Denisova, ya extintos. El trabajo arroja nueva luz sobre la adaptación del ser humano.

Mujer tibetana. / Prasad Kholkute

Las adaptaciones evolutivas han permitido a los tibetanos vivir sin problemas a 4.000 metros de altura. Cómo han logrado adaptarse a este duro ambiente de hipoxia –falta de oxígeno– es un tema que atrae a los científicos.

El Instituto de Genómica de Pekín (BGI, por sus siglas en inglés) y la Universidad de California han realizado estudios genéticos sobre dicha adaptación de los tibetanos a las alturas. Sus resultados, que se publican en la revista Nature, demuestran que su aguante proviene del cruce de genes con otra especie ya extinta, la de los denisovanos.

Los investigadores re-secuenciaron la región alrededor de EPAS1 en 40 tibetanos y 40 individuos de la etnia Han

El gen EPAS1 se conoce como el de la hipoxia porque sus mutaciones se asocian con diferencias en la concentración de hemoglobina en sangre y se sabe que ciertas variantes de este gen protegen a los habitantes de las grandes alturas. En este estudio, los investigadores resecuenciaron la región alrededor de EPAS1 en 40 tibetanos y 40 individuos de la etnia Han procedentes de otras regiones de China.

Los científicos han encontrado que este gen en los tibetanos posee una constitución que solo se ha observado en el genoma de los Denisovanos extintos y no en otras poblaciones del mundo, a excepción de individuos de poblaciones de chinos Han del sur y un único individuo de la etnia Han de Pekín.

El flujo de genes denisovanos a los tibetanos pudo facilitarles su adaptación a ambientes duros de alta montaña. "El ADN del tipo denisovano que hemos encontrado en el genoma de los tibetanos implica que la adaptación a los ambientes locales podría facilitarse con el flujo de genes de otros homínidos que se han adaptado previamente a este tipo de entornos. Este hallazgo único puede ayudarnos a reexaminar casos similares de evolución rápida en el futuro”, declara Xin Jin, investigador del BGI y caoutor del trabajo.

Anteriormente los científicos habían encontrado evidencias de mezcla desinovana en todo el sudeste de Asia así como en Melanesia.

Teniendo en cuenta esta conclusión y sus hallazgos, los investigadores sugieren que los antepasados ​​de los tibetanos pudieron haberse cruzado con los denisovanos, lo que podría explicar la presencia de su tipo genético fuera de Melanesia.

"La relación genética o consanguinidad entre los humanos modernos y los homínidos arcaicos es un tema candente de la paleoantropología actual. El hallazgo de haplotipo EPAS1 denisovano seleccionado en los tibetanos no solo demuestra la posibilidad de un flujo de gen antiguo en los antepasados de la población tibetana, sino que también señala la importancia de este tipo de eventos en la adaptación local de los humanos modernos”, asegura Asan Ciren, también investigador del BGI.

Referencia bibliográfica:

Emilia Huerta-Sa´nchez et al. "Altitude adaptation in Tibetans caused byintrogression of Denisovan-like DNA". Nature doi:10.1038/nature13408

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.