Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Más de la mitad de las sardinas y anchoas del Mediterráneo occidental tienen microplásticos en sus intestinos

Un equipo internacional de científicos ha constatado que el 58 % de las sardinas y el 60 % de las anchoas de la mitad oeste del mar Mediterráneo ingieren fibras de plástico milimétricas. Estas especies de peces son las más comercializadas y consumidas de esta zona.

El 58 % de las sardinas del Mediterráneo Occidental ha ingerido microplásticos. / © Adobe Stock

La producción y el uso de microplásticos en el mundo ha ido aumentando exponencialmente desde la década de 1950 hasta alcanzar más de 300 millones de toneladas en 2017. Se trata de partículas y fibras de plástico de tamaño inferior a 5 mm, invisibles a simple vista y que afectan principalmente a pequeños peces, organismos invertebrados y otros animales filtradores que tienen el potencial de entrar en la cadena alimentaria.

Una investigación del Instituto Español de Oceanografía (IEO), del Institut de Ciències del Mar (ICM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Institut Français de Recherche pour l'Exploitation de la Mer (IFREMER) han detectado que el 58 % de las sardinas del Mediterráneo Occidental ha ingerido microplásticos, mientras que en el caso de las anchoas este porcentaje es de un 60 %.

“Los resultados de la investigación evidencian la importancia de la monitorización continuada del medio marino, que nos permite evaluar la salud de los ecosistemas marinos y su impacto sobre los seres humanos”, dice Marta Coll, investigadora del ICM-CSIC.

Son los peces más comercializados y consumidos en el noroeste del mar Mediterráneo, representando estos el 39% del total de las capturas de la región

De entre todas las especies de peces pelágicos pequeños, la sardina (Sardina pilchardus) y la anchoa (Engraulis encrasicolus) son los peces más comercializados y consumidos en el noroeste del mar Mediterráneo, representando estos el 39% del total de las capturas de la región en los últimos años. Además, estas especies juegan un papel clave en los ecosistemas marinos, donde son presas importantes para depredadores como los atunes, los cetáceos y las aves marinas.

Cuantos más microplásticos, mayor número de parásitos

El estudio, publicado en la revista Marine Pollution Bulletin, revela además que los individuos con mayor contenido de microplásticos en su sistema digestivo también tienen más parásitos.

“Este es uno de los primeros estudios que encuentra este tipo de relación entre la incidencia de microplásticos y parásitos”, afirma Maria Grazia Pennino, científica del IEO y autora principal del artículo.

En este sentido, los resultados del trabajo muestran que, en el caso de las sardinas, los individuos con una peor condición corporal tienen más probabilidades de ingerir microplásticos.

Este es uno de los primeros estudios que encuentra este tipo de relación entre la incidencia de microplásticos y parásitos

Para la anchoa, en cambio, la probabilidad de incidencia aumenta en individuos con un índice gonadosomático –peso de la gónada como porcentaje del peso total del cuerpo que se utiliza para medir la madurez sexual de los individuos– más alto y de menor tamaño. Eso sí, en ambas especies una peor condición corporal implica una mayor incidencia tanto de parásitos como de microplásticos.

Los investigadores desconocen aún el mecanismo concreto por el cual los peces pelágicos pequeños con mayor incidencia de microplásticos presentan también más parásitos intestinales.

Según el estudio, las áreas geográficas donde los peces tienen más probabilidades de ingerir microplásticos son el Golfo de Alicante, en el caso de las sardinas, y el Golfo de León-Delta del Ebro, en el de las anchoas.

En ambas especies existe una relación positiva entre la presencia de parásitos y la ingestión de microplásticos, lo que pone de manifiesto que estos factores pueden afectar tanto la salud de las especies marinas como la de los consumidores humanos.

Referencia:

Pennino, M.G et al. “Ingestion of microplastics and occurrence of parasite association in Mediterranean anchovy and sardine”. Marine Pollution Bulletin

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué los peces de cuatro ojos tienen genitales asimétricos

Los rasgos de estos pequeños peces han fascinado a los científicos durante siglos. Además de sus “cuatro ojos” y la capacidad de dar a luz a crías ya desarrolladas, como los mamíferos, estos animales de agua dulce, protagonistas del #Cienciaalobestia, presentan unos genitales asimétricos, muy probablemente fruto del azar.

Alt de la imagen
Descubren una nueva especie extinta de roedor de grandes dimensiones

Un equipo de paleontólogos españoles y marroquíes ha hallado al noreste de Marruecos los restos de un roedor múrido de gran tamaño, mayor que el de los representantes actuales de su género. La nueva especie extinta, que vivió hace unos 2,6 millones de años, fue el último representante de su género en África.