Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Menor riesgo de sobrepeso y obesidad en las mujeres que viven cerca de espacios verdes

Un estudio basado en los datos de más de 2.300 habitantes de siete provincias españolas concluye que las mujeres muestran una fuerte relación entre la aparición de sobrepeso y obesidad y la falta de acceso a los espacios verdes urbanos, como parques o jardines. Sin embargo, esta relación no se da en hombres. 

Los espacios verdes tienen un papel importante en el riesgo a desarrollar sobrepeso y obesidad entre las mujeres en España. / Unsplash

Las mujeres que viven a menos de 300 metros de un espacio verde pueden tener menos riesgo a desarrollar sobrepeso y obesidad. Es el resultado principal de una investigación publicada en el International Journal of Hygiene and Environmental Health y liderada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por ”la Caixa”.  

Basándose en información del proyecto MultiCaso Control Spain (MCC-Spain), el equipo ha analizado los datos de 2.354 personas de siete provincias españolas (Asturias, Barcelona, Cantabria, Madrid, Murcia, Navarra y Valencia). Los y las participantes, de entre 20 y 85 años, respondieron a preguntas referentes a su historial de residencia, su estilo de vida (actividad física, tiempo libre, etc.) y su peso y altura.

Las mujeres que viven a menos de 300 metros de un espacio verde pueden tener menos riesgo a desarrollar sobrepeso y obesidad

Además, se les midió la circunferencia de la cadera y la cintura y se les extrajo sangre o saliva. Para confirmar la existencia de sobrepeso u obesidad, tomaron como referencia dos marcadores utilizados frecuentemente en estudios epidemiológicos: el índice de nasa corporal (IMC) y el índice cintura-cadera (ICC).

Según concluye el estudio, las mujeres muestran una fuerte relación entre la aparición de sobrepeso y obesidad y la falta de acceso a los espacios verdes urbanos, como parques o jardines. En el caso de los hombres, sin embargo, esta relación no se da.

“No tenemos claros los determinantes biológicos que se esconden tras las diferencias de género observadas”, comenta Cristina O'Callaghan-Gordo, primera autora e investigadora de ISGlobal. “Probablemente existen factores sociales, como los diferentes usos que dan hombres y mujeres a los espacios verdes, que expliquen esta disparidad”.

Gracias a las muestras de ADN obtenidas en saliva y sangre, las y los investigadores pudieron analizar la importancia de la genética en esta vinculación. “Nos fijamos en polimorfismos genéticos que habían sido asociados a la obesidad en estudios previos”, comenta O’Callaghan-Gordo.

“De forma general, observamos una reducción más marcada del riesgo de desarrollar obesidad en aquellas personas con una genética susceptible a esta patología. Este resultado destaca la existencia de interacciones entre el ambiente y los genes que pueden desencadenar o frenar un exceso de peso”, añade.

Los entornos naturales al aire libre, incluidos los que están dentro de zonas urbanas, fomentan la salud y el bienestar al aumentar la actividad física y promover la reducción del estrés psicológico

Sobrepeso y obesidad, catalizadores de enfermedades

Según datos de la OMS, en 2016 más de 1.900 millones de adultos tenían sobrepeso. De ellos, más de 650 millones sufrían obesidad, una enfermedad prevenible. “El sobrepeso es un factor de riesgo importante para varias enfermedades no transmisibles, como las cardiovasculares, renales y hepáticas, la diabetes, varios trastornos musculoesqueléticos y algunos tipos de cáncer”, afirma Manolis Kogevinas, líder del estudio e investigador del programa de enfermedades no transmisibles y medio ambiente de ISGlobal. “También se ha asociado con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas”.

Los entornos naturales al aire libre, incluidos los espacios verdes dentro de los entornos urbanos, fomentan la salud y el bienestar al aumentar los niveles de actividad física, reducir la exposición al ruido y promover la reducción del estrés psicológico, un importante impulsor del aumento de peso.

“Este estudio arroja luz sobre la importancia de los espacios verdes en el riesgo a desarrollar sobrepeso y obesidad entre las mujeres en España. Comprender los mecanismos que explican esta asociación es crucial para planificar intervenciones de salud pública eficaces y exitosas", concluye Kogevinas.

Referencia bibliográfica:

Cristina O'Callaghan-Gordo, Ana Espinosa, Antonia Valentin, Cathryn Tonne, Beatriz Perez-Gomez, Gemma Castano-Vinyals, Trinidad Dierssen-Sotos, Conchi Moreno-Iribas, Silvia de Sanjose, Guillermo Fernandez-Tardon, Mercedes Vanaclocha-Espi, Maria Dolores Chirlaque, Marta Cirach, Nuria Aragones, Ines Gomez-Acebo, Eva Ardanaz, Victor Moreno, Marina Pollan, Mariona Bustamante, Mark J. Nieuwenhuijsen, Manolis Kogevinas. Green spaces, excess weight and obesity in Spain. International Journal of Hygiene and Environmental Health, December 2019. https://doi.org/10.1016/j.ijheh.2019.10.007

Fuente:
ISGlobal
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Qué sabemos sobre la nueva variante del SARS-CoV-2 detectada en Sudáfrica

Se ha identificado en Sudáfrica una nueva variante del coronavirus causante de la covid-19, con numerosas mutaciones presentes en otras variantes, incluida la delta. La variante B.1.1.529, como se la llama por ahora, parece propagarse con rapidez en el país. Estas son las reacciones rápidas de cuatro investigadores españoles expertos en vigilancia genómica.

Detectada en Sudáfrica una nueva variante de coronavirus que inquieta a los expertos

Los científicos le han dado el nombre provisional de B.1.1.529, a la espera de que la OMS le asigne una letra griega. El virus identificado posee un número inusualmente alto de mutaciones, algunas de ellas en la espícula, lo que supone un motivo de preocupación por su potencial para evadir la inmunidad previa e incrementar su transmisibilidad.