Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Muchos tumores infantiles indican un aumento del riesgo del cáncer de mama materno

Científicos de la Universidad de Manchester han descubierto una relación entre diferentes tipos de cáncer infantil y un aumento del riesgo del cáncer de mama en la madre.

Aunque un estudio anterior advertía de un elevado riesgo de cáncer de mama en madres de niños con sarcoma de tejido blando, el riesgo de cáncer de mama en madres de niños con cáncer infantil sigue siendo una materia desconocida y su relación no tiene una explicación fundamentada.

El estudio se basa en la investigación de diferentes tipos de cáncer infantil y ha revelado que, en otros tipos como el cáncer de piel y del sistema nervioso central, la relación establecida tiene una base sólida.

El estudio revisó los casos de cáncer de mama de madres de 2668 niños con tumores sólidos, incluidos en el registro de tumores infantiles de Manchester entre 1954 y 1996. Se realizó un seguimiento de los pacientes hasta el 31 de diciembre de 2000, según el registro central del Servicio Nacional de Salud (National Health Service) de Reino Unido.

El número de casos detectados se comparó con el número de casos esperados (normal) de mujeres del intervalo de edad seleccionado en Reino Unido.

Los resultados muestran que el aumento de riesgo de cáncer de mama en madres de hijos con tumores sólidos no es uniforme en todos los grupos, aunque está asociado con algunos tipos de tumores y características de los pacientes.

Se ha detectado un mayor riesgo de cáncer de mama en madres de hijos con rabdomiosarcoma, un cáncer del tejido conjuntivo, cuyo origen de las células cancerosas se cree en el desarrollo del músculo esquelético. También se ha descubierto que los tumores sólidos en la piel y en el sistema nervioso central del niño índice son indicadores del cáncer de mama materno.

Este estudio confirma y amplía las conclusiones anteriores sobre una relación temporal entre el rabdomiosarcoma embrionario y el cáncer de mama en sus madres y señala el embarazo como el periodo crítico en el que madres e hijos están fisiológicamente unidos.

El equipo de investigadores, liderado por el doctor Dong Pang, sugiere que las relaciones del aumento del riesgo de cáncer pueden deberse a mutaciones en la línea germinal a genes relacionados con el cáncer, ya sean heredados o nuevos del niño. Se plantea la hipótesis de que estas mutaciones en la línea germinal suelen producirse con más frecuencia en la ruta p53, que afecta al tejido que se regenera en el córtex adrenal fetal, y no sólo en un único gen de esa ruta. Se sugiere que la ruta se puede ver afectada por una mutación de la línea germinal del mismo gen TP53, así como de otros genes como el p14ARF, BRCA1 y BRCA2, etc.

Se cree que este proceso también se puede dar en madres de hijos con otros tipos de cáncer.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El virus de Epstein-Barr podría ser la causa principal de la esclerosis múltiple

Un estudio realizado durante 20 años en más de diez millones de militares estadounidenses apunta a este virus del herpes que puede provocar la mononucleosis infecciosa como uno de los culpables, ya que multiplica por 32 el riesgo de sufrir esta enfermedad del sistema nervioso. Eso sí, por ahora no es posible demostrar directamente la causalidad.

Cómo se inicia el cáncer de ovario en las mujeres con más riesgo

En 2020 se diagnosticaron 313.959 casos de esta enfermedad en el mundo y 207.252 fallecieron. La elevada mortalidad se debe fundamentalmente al diagnóstico tardío. Un nuevo estudio permite predecir con muchos años de antelación qué mujeres con la mutación BRCA-1 desarrollará este tipo de tumor.