Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Nanoimanes de grafeno para tecnologías de la información más rápidas y sostenibles

El espín o momento angular de las partículas se pueda usar para transmitir información en materiales tan novedosos como el grafeno, sin olvidar el respeto por el medio ambiente. Esta es la idea que subyace detrás del proyecto europeo SPRING, liderado por el centro vasco CIC nanoGUNE y que acaba de arrancar con el apoyo de 3,5 millones de euros de la Comisión Europea.

El proyecto europeo SPRING, coordinado por el centro vasco CIC nanoGUNE, se ha lanzado durante una reunión celebrada en San Sebastián entre el 7 y 8 de noviembre de 2019. / CIC nanoGUNE

Como indica su nombre, el espín (del inglés spin, giro o girar) se puede entender como la rotación de una partícula fundamental de materia alrededor de sí misma. Por ejemplo, cada electrón en cualquier material lleva una carga y un espín, que es clave para el magnetismo.

La comunidad científica coincide en que esta propiedad de la materia es ideal para hacer avanzar el rendimiento de la nanoelectrónica actual basada en la carga, en concreto, hacia una clase de componentes más rápidos y de mayor eficiencia energética. Esta es la base de la tecnología emergente llamada espintrónica cuántica.

Se investigará la forma de crear y detectar espines en grafeno para utilizarlos en la transmisión de la información

En este contexto y en el marco de la altamente competitiva convocatoria FET-Open Horizon 2020, la Comisión Europea financiará con 3,5 millones de euros un nuevo proyecto de investigación de alto riesgo y gran impacto basado en el grafeno, para tratar de sentar las bases de una tecnología radicalmente nueva.

Su nombre, SPin Research IN Graphene (SPRING), una iniciativa para investigar la forma de crear y detectar espines en grafeno, es decir, leer y escribir espines, y utilizarlos posteriormente para transmitir información.

Este proyecto de cuatro años está coordinado por el centro CIC nanoGUNE e integrado por IBM Research, Donostia International Physics Center, la Universidad de Santiago de Compostela, la Universidad Técnica de Delft y la Universidad de Oxford, que se han reunido entre el 7 y 8 de noviembre en San Sebastián para el lanzamiento.

El proyecto SPRING combina los últimos avances científicos de los miembros del consorcio para fabricar nanoestructuras de grafeno magnéticas hechas a medida, además de probar su potencial como elementos básicos en dispositivos cuánticos espintrónicos.

Una plataforma sostenible de grafeno

El objetivo a largo plazo es el desarrollo de una plataforma hecha totalmente de grafeno, respetuosa con el medio ambiente, en la cual los espines se puedan usar para transportar, almacenar y procesar la información.

José Ignacio Pascual, profesor de investigación Ikerbasque en el CIC nanoGUNE y coordinador científico del proyecto, explica: El grafeno es ideal para las tecnologías de la información del futuro porque podemos fabricar fragmentos de forma definida con precisión atómica. En este proyecto vamos a estudiar sus propiedades magnéticas y su potencial para ser integrado en dispositivos cuánticos”.

Fuente: CIC nanoGUNE/Elhuyar
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un experimento del CERN descubre un nuevo tipo de tetraquark

La colaboración científica LHCb del Laboratorio Europeo de Física de Partículas ha observado por primera vez una partícula exótica compuesta por cuatro quarks charm o encantados. En realidad está formada por dos quarks y dos antiquarks encantados.

Alt de la imagen
Las serpientes voladoras usan sus ondulaciones para deslizarse por el aire

Con la ayuda de cámaras de alta velocidad y un modelo computacional, ingenieros de EE UU han comprobado que el movimiento ondulatorio es vital para estabilizar el vuelo de las serpientes que planean entre las ramas de los árboles. El descubrimiento puede ayudar al desarrollo de nuevos robots voladores.