Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Día Mundial de los Océanos

Plásticos a la deriva en las profundidades marinas de toda Europa

Cada año aumenta la cantidad de plásticos que navega a la deriva por las aguas del continente europeo, que alcanzará un peso superior a las 250.000 toneladas. En el Atlántico, el Báltico y el Mediterráneo, cuyas profundidades ha explorado la organización OCEANA, estos residuos provocan graves daños: sus playas y frágiles hábitats marinos así como áreas de hasta mil metros de profundidad y los estómagos de los peces que viven en ellas están en peligro.

Se estima que cada año hay más de 5 billones de fragmentos de plástico flotando en el mar, con un peso superior a 250.000 toneladas. / Carlos Minguell

Cada minuto se adquieren un millón de botellas de plástico en el mundo y cada botella tarda unos 450 años en desintegrarse. Por cada plástico que vemos en la superficie, hay decenas de ellos en los fondos marinos.

Por ello, en el Día Mundial de los Océanos, OCEANA –la mayor organización internacional de conservación y defensa del océano–, hace una llamada sobre la creciente cantidad de estos residuos que afectan a especies de profundidad vulnerables.

Neumáticos en las profundidades marinas de Malta. / Carlos Minguell

La organización ha documentado y fotografiado expediciones por toda Europa, incluyendo el Atlántico, el Báltico y el Mediterráneo, para dar a conocer la urgencia del problema, que está poniendo en peligro la biodiversidad marina.

“El mayor impacto de la basura en el mar es el que no vemos: los microplásticos y la contaminación de las profundidades”, explica Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana Europa.

“Todos tenemos que colaborar: los gobiernos limitando la producción y los ciudadanos, reciclando y reutilizando para que el plástico no lleguen a las playas, a frágiles hábitats de profundidad o incluso al estómago de los peces”, añade.

Estos residuos provocan graves daños incluso en áreas de hasta mil metros de profundidad. Además, al desmenuzarse en trozos pequeños, entran en la cadena alimentaria de organismos marinos.

Se estima que cada año hay más de 5 billones de fragmentos de plástico flotando en el mar, con un peso superior a 250.000 toneladas.

Por ello, Oceana valora la propuesta de la Comisión Europea para prohibir determinados productos de plástico de un solo uso, con el fin de frenar el aumento de basura marina.

OCEANA ha fotografiado expediciones por toda Europa para dar a conocer la urgencia del problema, que está poniendo en peligro la biodiversidad marina. / Carlos Minguell

Fuente: OCEANA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las serpientes vivieron un ‘boom’ ecológico hace 66 millones de años

La desaparición de los dinosaurios provocó una gran diversificación de mamíferos y aves tras el evento de extinción masiva, pero no fueron los únicos. Las serpientes, protagonistas del #Cienciaalobestia, también vivieron una explosión evolutiva que les hizo pasar de simples insectívoras a las casi 4.000 especies de dieta variada que existen en la actualidad.

Los humanos ya consumían tabaco hace más de 12.000 años

El hallazgo en Utah (EE UU) de unas semillas carbonizadas de tabaco alrededor de una antigua hoguera del Pleistoceno sugiere que la planta pudo utilizarse 9.000 años antes de lo que se creía, mucho antes de su domesticación. El estudio permitiría entender qué impulsó el cultivo y uso de esta sustancia tóxica.