Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿Por qué a ellas se les llama por su nombre y a ellos por su apellido?

En ámbitos competitivos, como la política y la ciencia, la probabilidad de referirse a un profesional por su apellido es el doble si se trata de un hombre que si es mujer. Una investigación asegura que este sesgo sexista contribuye a asociar lo masculino con el prestigio y la fama.

Ana Hernando
27/6/2018 11:00 CEST

La ex vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. / Moncloa

¿Por qué al expresidente del Gobierno se le llamaba Rajoy y la ex vicepresidenta era Soraya? Tras este trato, muy extendido en entornos políticos y profesionales, hay una alta dosis de sexismo, según confirma un estudio llevado a cabo por investigadores del departamento de Psicología de la Universidad de Cornell (Ithaca, Nueva York). Los resultados se publican en el último número de la revista PNAS.

“Encontramos que esta simple diferencia de denominación afecta al prestigio que se atribuye a las personas”, dice Stav Atir

Tal y como explica a Sinc Stav Atir, investigador de la universidad neoyorkina y primer firmante del trabajo, el objetivo principal de estudio “fue probar si la gente se refiere a profesionales masculinos y femeninos de manera diferente”.

Específicamente –agrega– “queríamos saber si las personas son más propensas a llamar más a los hombres por su apellido en ambientes laborales. Otro de los aspectos que pretendíamos probar es si el uso del apellido o el nombre para referirse a un profesional influye en cómo es percibido dicho individuo”.

El doble de posibilidades

En el trabajo, que ha contado con unos 3.700 participantes, se observó que en ámbitos de gran competitividad, como la ciencia, la literatura y la política, existe el doble de probabilidades de que a los hombres se les llame por su apellido respecto a las mujeres.

Los científicos mencionados por apellido fueron vistos más merecedores de un premio

“Encontramos que esta simple diferencia de denominación afecta al prestigio que se atribuye a las personas, debido a que los participantes consideraban que los profesionales a los que se hacía referencia mediante el apellido eran más eminentes, famosos, con mayor estatus y acreedores de reconocimiento”.

Por ejemplo, se comprobó que los científicos mencionados por apellido fueron vistos como un 14% más merecedores de un premio de carrera por parte de la National Science Fundation.

La investigación recalca que este sesgo puede contribuir a la brecha de género en el prestigio que se atribuye a unos y a otras. Además –opina el experto– “puede explicar de alguna manera la persistencia en una representación insuficiente de las mujeres en los campos de alto estatus, como la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas”.

Referencia bibliográfica:

Stav Atir y Melissa J. Ferguson. “How gender determines the way we speak about professionals”. PNAS (25 de junio, 2018).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
David Lois, del Centro de Investigación del Transporte
“La población quiere cambios en la movilidad y es lamentable que las instituciones no respondan”
Eva Rodríguez

El 74 % de los españoles encuestados en un estudio a escala europea afirma no querer volver a los niveles de contaminación anteriores al confinamiento. Según este investigador de la Universidad Politécnica de Madrid, la clave está en incentivar desde los poderes públicos el uso de formas de transporte sostenibles para cambiar nuestros hábitos.

Alt de la imagen
Gina Rippon, catedrática de Neuroimagen cognitiva en la Universidad de Aston
“Hay que acabar con el azul para niños y el rosa para niñas, son códigos cargados de información”

Es experta en las técnicas de imagen que permiten asomarse al interior de nuestro cerebro y está harta de oír que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Ella creó el término ‘neurobasura’, con el que denuncia la mala ciencia que trata de justificar ideas obsoletas sobre la naturaleza de unos y otras.