Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Prebióticos y probióticos para reducir los síntomas del lupus

Investigadores de la Universidad de Oviedo y el CSIC demuestran que la introducción de bacterias beneficiosas en la microflora de enfermos lúpicos consigue que esta se parezca a la de las personas sanas. El lupus es una enfermedad incurable del sistema inmunitario en la cual este ataca a las células y tejidos sanos, creando un exceso de anticuerpos en el torrente sanguíneo que causan inflamación y dañan articulaciones, músculos y otros órganos.

Imagen de la microbiota fecal aislada vista al microscopio sin tinción fluorescente. / CSIC

El empleo de microorganismos vivos como prebióticos o probióticos específicos o modificaciones en la dieta pueden ayudar a reducir los síntomas de los pacientes que sufren lupus eritematoso. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por la Universidad de Oviedo y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El trabajo revela que la introducción de bacterias beneficiosas en la microbiota de enfermos de lupus, también conocida como microflora, consigue que se parezca más a la de las personas sanas.

El estudio, que ha sido publicado en Scientific Reports, abre así la puerta a modificar la respuesta de las células inmunes a través de una manipulación terapéutica de la microbiota, lo que permitiría reducir la sintomatología de los afectados. La Federación Española de Lupus estima que entre 40.000 y 50.000 personas sufren la enfermedad en España.

Ana Suárez Díaz, profesora titular del departamento de Biología Funcional de la universidad asturiana y una de las firmantes del artículo, apunta que el estudio ha partido de un trabajo previo, realizado en la institución, que ya había puesto en evidencia diferencias significativas entre poblaciones microbianas en las heces de personas sanas e individuos con lupus.

“Si conseguimos restaurar una microbiota sana en pacientes con lupus sus síntomas disminuirán”, añade una de las autoras

Microbiotas similares

En esta segunda fase, los investigadores han realizado trabajos in vitro gracias a un método que permite separar la microbiota intestinal del resto de contenido fecal y, al añadir bacterias beneficiosas de distintas cepas, han comprobado que la microflora de los pacientes con lupus y de las personas sanas acaban pareciéndose.

“Hemos comprobado que cuando estas bacterias se ponen en contacto con las células inmunes se corrige parcialmente el desequilibrio inmunológico que padecen las personas lúpicas”, señala Abelardo Margolles, del Instituto de Productos Lácteos de Asturias en una nota facilitada por el CSIC.

Los resultados del trabajo plantean la posibilidad de cambiar la composición o la actividad de la microbiota mediante el empleo de probióticos, prebióticos o modificaciones en la dieta y mejorar así la situación de estos enfermos, en su mayoría mujeres en edad fértil (entre los 15 y los 44 años), que pueden sufrir gran variedad de síntomas clínicos, como manifestaciones cutáneas, articulares y renales.

“Los pacientes no se van a curar, pero es posible que el empleo de prebióticos y probióticos específicos o cambios en la dieta puedan mejorar los síntomas y disminuir las respuestas inflamatorias de los afectados”, comenta Suárez Díaz. “Si conseguimos restaurar una microbiota sana en pacientes con lupus sus síntomas disminuirán”, añade. Tras la fase en el laboratorio, los investigadores plantean que el estudio sienta las bases para realizar ensayos preclínicos y clínicos.

Referencia bibliográfica:

P. López, B. de Paz, J. Rodríguez-Carrio, A. Hevia, B. Sánchez, A. Margolles y A. Suárez. Th17 responses and natural IgM antibodies are related to gut microbiota composition in systemic lupus erythematosus patients. Scientific Reports. DOI: 10.1038/srep24072

Fuente: Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Juan Lerma, director del Centro Internacional de Neurociencias Cajal
“Conocer mejor el cerebro nos permitirá diseñar estrategias para tratar las enfermedades mentales”

El neurocientífico alicantino está al mando de este nuevo centro del CSIC con el objetivo de convertirlo en un referente mundial en el estudio del cerebro. Su intención es ponerlo en marcha, darle forma y buscar a un nuevo director “más joven” que será elegido por un comité internacional.

Las ‘tatarabuelas’ de las tijeras moleculares CRISPR harán más sencilla la edición genética

Investigadores de EE UU liderados por Feng Zhang, uno de los pioneros del corta-pega genético, han descubierto una clase de nucleasas que podrían ser los ancestros de las más utilizadas, Cas9 y Cas12. Su pequeña longitud permitiría facilitar el proceso.