Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Recuperar las prácticas indígenas para conservar los polinizadores

Hay que recuperar y aplicar las estrategias de diferentes comunidades locales y pueblos indígenas de todo el mundo para conservar y proteger los polinizadores, como abejas, mariposas, polillas, algunos pájaros y los murciélagos, según alerta un estudio que acaba de publicar la revista Nature Sustainability.

Abeja polinizando una flor / Universidad de Vic

A través de una aproximación biocultural, un nuevo estudio expone numerosos conocimientos y prácticas indígenas y locales en relación a los polinizadores y la gestión del paisaje. Más en concreto, identifica siete prácticas y saberes de estas comunidades que favorecen la polinización.

Por un lado, los científicos de este estudio destacan la "necesaria construcción de infraestructuras en troncos de árboles, excrementos o barro para alojar colmenas, así como los mapas mentales y el conocimiento sobre el comportamiento animal". Las relaciones entre las personas y los polinizadores, que conllevan reciprocidad, cuidado y respeto, son otro de los argumentos, como los tabúes y tradiciones que protegen los hábitats, como la prohibición de talar árboles, nidos o colmenas.

Por último, la manipulación de los recursos que usan los polinizadores, como la rotación de cultivos y el uso de indicadores biotemporales para gestionar estos animales y sus recursos ola gestión del fuego para estimular los recursos que necesitan, tales como el aumento de las flores, serían las demás prácticas.

El trabajo describe asimismo algunos ejemplos concretos como los cafetales de Colombia, los bosques de Osun Sacred Grove que protegen los Yoruba de Nigeria, o los paisajes del agave de México, que producen bebidas y fibras desde hace cerca de 2.000 años. El estudio ha sido elaborado conjuntamente por un extenso grupo de investigadores de universidades de Australia, Colombia, México, Indonesia, Estados Unidos, Brasil, Ghana, Pakistán, Gran Bretaña, Argentina, Kenia, Nueva Zelanda, Alemania y Francia.

"Hay un vínculo muy estrecho entre diversidad biológica y diversidad cultural y, por tanto, hay que integrar saberes científicos, técnicos, locales e indígenas", explica Oteros-Rozas

"Hay un vínculo muy estrecho entre diversidad biológica y diversidad cultural y, por tanto, hay que integrar saberes científicos, técnicos, locales e indígenas para la conservación de esta biodiversidad", explica Elisa Oteros-Rozas, investigadora Juan de la Cierva de la Cátedra de Agroecología y Sistemas Alimentarios de la Elisa Oteros-Rozas, investigadora Juan de la Cierva de la Cátedra de Agroecología y Sistemas Alimentarios de la UVic-UCC que participa en el estudio. La científica ejemplifica este vínculo con la "relación existente entre la presencia de polinizadores y numerosas funciones ecológicas de importancia vital para el funcionamiento correcto de los ecosistemas y para el bienestar humano".

Crítica situación de los polinizadores

El estudio entronca con un informe anterior que en 2016 publicó un equipo de científicos de todo el mundo, entre los cuales los autores de este artículo, que alertaba sobre la situación crítica de los polinizadores a escala mundial, y sugería a gobiernos y autoridades ambientales una serie de recomendaciones destinadas a su conservación.

La diversidad de los polinizadores a nivel local se está perdiendo, explica Oteros-Rozas, principalmente debido al avance de la agricultura industrial: "Utiliza grandes cantidades de pesticidas y tiende a privilegiar la producción de pocos cultivos en grandes parcelas de tierra". Según la investigadora, "de esta manera cada vez se ven más reducidas las áreas de vegetación silvestre donde los animales que transportan polen pueden reproducirse y encontrar alimento".

En el artículo publicado en la revista Nature Sustainability los investigadores afirman que la incorporación de los conocimientos locales e indígenas en la toma de decisiones a diferentes escalas permite "garantizar la soberanía alimentaria de los pueblos, reducir la dependencia de las importaciones y garantizar el acceso de las comunidades a dietas variadas y saludables".

También consideran clave recuperar y fortalecer los sistemas con manejo agroecológico que incorporan la diversidad biocultural, y cuestionan el modelo actual de producción agraria que ha acabado con el 80% de la biomasa mundial de insectos los últimos 30 años, según demuestra otro estudio reciente publicado en la misma revista.

Referencia bibliográfica:

"Biocultural approaches to pollinator conservation" Nature Sustainability 2, 214–222 (2019)

Fuente: Universidad de Vic
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los insectos que propagan la 'Xylella fastidiosa' viajan más de lo que se pensaba

Para evitar la expansión de una bacteria que amenaza a olivos, almendros, viñas y otros árboles mediterráneos, la Comisión Europea ordenó erradicar todas las plantas en riesgo de contagio localizadas a menos de 100 metros de una infectada. Pero ahora científicos del CSIC han comprobado que las cigarrillas que llevan el patógeno avanzan más de 2 km en un mes, así que se está replanteando la medida.

Alt de la imagen
Estas son las variedades mejoradas de trigo más resistentes al calor

Un estudio internacional, con participación de la Universidad de Córdoba, ha analizado 54 líneas de trigo mejoradas genéticamente para determinar cuáles responden mejor a las altas temperaturas. En total, 10 genotipos toleraron el estrés por calor y pudieron producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea.