Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en la revista ‘Nature’

Reducir otros gases de efecto invernadero diferentes al CO2 ralentizaría el cambio climático

Un nuevo estudio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), agencia científica del Departamento de Comercio de EEUU, demuestra que reducir las emisiones de otros gases diferentes al dióxido de carbono (CO2), “rey indiscutible” del cambio climático, podría ralentizar el efecto invernadero.

emisiones
Reducir otros gases de efecto invernadero diferentes al CO2 ralentizaría el cambio climático. Foto: Salomé

Un nuevo estudio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), agencia científica del Departamento de Comercio de EEUU, demuestra que reducir las emisiones de otros gases diferentes al dióxido de carbono (CO2), “rey indiscutible” del cambio climático, podría ralentizar el efecto invernadero.

Estos beneficios climáticos de las reducciones de gases de efecto invernadero diferentes al dióxido de carbono tienen su limitación

Como el CO2, otros gases de efecto invernadero capturan calor en la atmósfera de la Tierra, sin embargo, el dióxido de carbono sigue considerándose el “rey” del cambio climático.

“Algunos de estos químicos tienen vidas más cortas que el CO2 en la atmósfera, por lo que reducir las emisiones rebajaría rápidamente su fuerza radiactiva directa, una medida de la influencia del calentamiento”, explican los científicos de la NOAA.

Los debates durante la conferencia sobre el cambio climático de las Naciones Unidas de 2009 en Copenhague inspiró a tres científicos de NOAA, Stephen Montzka, Ed Dlugokencky y James Butler del Laboratorio de Investigación de Sistemas de la Tierra de (Colorado, EEUU), a revisar las fuentes de los gases de efecto invernadero diferentes del CO2 y a explorar los posibles beneficios climáticos de la reducción de sus emisiones.

Para el nuevo análisis, los investigadores tuvieron en cuenta el metano, el óxido nítrico, un grupo de sustancias químicas reguladas por un tratado internacional para proteger la capa de ozono de la Tierra y otros gases de efecto invernadero de vida muy larga que actualmente están presentes en concentraciones muy bajas.

“Sabemos que el reciente cambio climático se debe principalmente al CO2 que se emite durante la utilización de combustibles fósiles y que este problema va a acompañarnos durante mucho tiempo porque es muy duradero en la atmósfera. Pero reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero diferentes al dióxido de carbono podría provocar rápidos cambios a mejor", declara Montzka.

Los científicos saben que para estabilizar el efecto calentador del CO2 en la atmósfera es necesario un descenso de aproximadamente el 80% de las emisiones de CO2 provocadas por el ser humano –parcialmente porque parte del dióxido de carbono que se emite hoy permanecerá en la atmósfera durante miles de años –.

“Por el contrario, reducir todas las emisiones de gases de efecto invernadero diferentes al CO2 de larga vida en un 80 % podría disminuir el efecto calentador del clima de manera sustancial en un par de décadas”. Aseguran los expertos.

Una reducción con límites

Por otro lado, estos beneficios climáticos de las reducciones de gases de efecto invernadero diferentes al dióxido de carbono tienen su limitación, como demostraron los científicos. “Aunque hoy se pudieran eliminar todas las emisiones de estos gases diferentes del CO2 causados por el ser humano, no sería suficiente para estabilizar la influencia del calentamiento causado en los próximos 40 años, a menos que las emisiones de CO2 se redujeran significativamente”, señalan.

“La necesidad a largo plazo de reducir las emisiones de dióxido de carbono no debería mermar la efectividad de las acciones a corto plazo. Este artículo muestra que existen otras oportunidades para intentar dirigir la trayectoria del cambio climático. Controlar las emisiones de gases diferentes del dióxido de carbono es claramente una oportunidad para colaborar con ello", concluye Butler.

La misión de NOAA es conocer y predecir los cambios en la Tierra, desde las profundidades del océano a la superficie del sol, y conservar y gestionar los recursos costeros y marinos.

Earth System Research Laboratory de NOAA: http://www.esrl.noaa.gov

Global Monitoring Division Climate Forcing del ESRL: http://www.esrl.noaa.gov/gmd/about/climate.html

Climate Services de NOAA: http://www.climate.gov

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Silvia Laplana y Albert Barniol, meteorólogos en RTVE
“Hay que asumir que tenemos que cambiar nuestro modo de vivir”

Siempre se cuelan en las casas a la hora de desayunar, comer o cenar para contar qué tiempo hará mañana y cuestiones relacionadas con la meteorología. Ahora, los presentadores y presentadoras de El Tiempo de RTVE, como Silvia Laplana y Albert Barniol, han escrito un libro para comprender qué está pasando, qué puede pasar y qué acciones podemos tomar para mitigar los cambios en el clima. 

La ola de calor en Norteamérica deja 100 fallecidos y 78 incendios forestales

Las temperaturas han llegado a superar los 45 grados Celsius en el noroeste de EE UU y oeste de Canadá. La Organización Meteorológica Mundial advierte que con la crisis climática, eventos excepcionales como estos se vuelven más comunes y prolongados, lo que supone una amenaza para la salud de las personas, la agricultura y el medio ambiente.