Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Saturno abre y cierra las ‘fuentes’ de Encélado

Los gigantescos chorros de vapor de agua y hielo que arroja la luna Encélado, especialmente en su polo sur, varían según lo hacen las fuerzas mareales que actúan al girar alrededor de Saturno. Las imágenes facilitadas por la sonda Cassini muestran que estas emisiones son cuatro veces más brillantes cuando la luna orbita más lejos de la fuerza de gravedad de Saturno.

La nave Cassini retrata los efectos de Saturno sobre los 'jets' de Encélado. Foto: NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/Cornell/SSI

Los gigantescos chorros de vapor de agua y hielo que arroja la luna Encélado, especialmente en su polo sur, varían según lo hacen las fuerzas mareales que actúan al girar alrededor de Saturno. Las imágenes facilitadas por la sonda Cassini muestran que estas emisiones son cuatro veces más brillantes cuando la luna orbita más lejos de Saturno y su fuerza de gravedad.

"Los chorros o jets de Encélado aparentemente funcionan como una boquilla ajustable de una manguera de jardín", dice Matt Hedman, investigador de la Universidad de Cornell (EE UU) y autor principal de un estudio que publica Nature esta semana.

“La boquilla está casi cerrada cuando Encélado está más cerca de Saturno y se abre más cuando se sitúa más lejos –añade–. Creemos que esto tiene que ver con la forma en que Saturno aprieta y libera a la luna con su gravedad”.

Así lo muestran las imágenes facilitadas por la sonda Cassini de la NASA, que confirman las predicciones de los modelos sobre los efectos de las fuerzas mareales sobre la actividad geológica en Encélado. En concreto, sobre las emisiones de vapor de agua y partículas de hielo que surgen de unas fisuras bautizadas como ‘rayas de tigre’.

Las fotografías revelan que los chorros o ‘plumas’ que se emiten desde el polo sur de Encélado son cuatro veces más brillantes cuando la luna está más lejos del planeta que cuando está más cerca. Es decir, las ‘fuentes’ se abren cuando actúa menos la gravedad de Saturno.

Océanos bajos la superficie helada

Los picos de actividad de las emisiones varían de forma predecible, un hallazgo que también proporciona nuevas evidencias sobre la existencia de depósitos de agua líquida, o incluso océanos, bajo la superficie helada de Encélado.

"La forma en que los jets responden a las fuerzas cambiantes que actúan sobre Encélado sugiere que tienen su origen en una gran masa de agua líquida", señala Christophe Sotin, otro de los autores y miembro del equipo Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

"El agua líquida es la clave para el desarrollo de la vida en la Tierra, así que estos descubrimientos 'abren el apetito' para conocer si la vida existirá en todas aquellas partes donde hay agua", plantea el investigador.

Referencia bibliográfica:

M. M. Hedman, C. M. Gosmeyer, P. D. Nicholson, C. Sotin, R.H. Brown, R. N. Clark, K. H. Baines, B. J. Buratti, M. R. Showalter: “An observed correlation between plume activity and tidal stresses on Enceladus”. John Spencer: “Saturn’s tides control Enceladus’ plume”·. Nature 500: 7460, 1 de agosto de 2013. Doi: 10.1038/nature12371y 10.1038/nature12462.

Fuente: NASA/Nature
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Nuevo catálogo con decenas de nuevas ondas gravitacionales detectadas por Virgo y LIGO
SINC

Los detectores Virgo y LIGO de ondas gravitacionales registraron 39 eventos entre abril y octubre de 2019. Estas numerosas observaciones se corresponden con colisiones de agujeros negros o estrellas de neutrones y abren la puerta a nuevos estudios sobre poblaciones de objetos astrofísicos y de física fundamental.

Alt de la imagen
La desconocida historia de Philae en la ‘calavera’ de un cometa

Hace seis años el módulo Philae de la sonda Rosetta tuvo un accidentado aterrizaje en el cometa 67P. No logró anclarse bien en el lugar programado y tras un sobrevuelo acabó en el fondo de un barranco. Pero poco antes, tuvo un breve segundo aterrizaje en una zona que recuerda a un cráneo humano con sombrero, donde dejó su huella en un hielo con miles de millones años. Lo cuenta ahora la Agencia Espacial Europea.