Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Selfis con macacos, una práctica inaceptable del turismo marroquí

El uso de animales salvajes como reclamo para tomar fotografías y entretenerse es común en muchas zonas turísticas de todo el mundo. Un nuevo estudio destaca que los turistas de Marruecos se oponen a la explotación de una especie en peligro de extinción, los macacos de Berbería, ya que les genera preocupación sobre el bienestar del animal y los riesgos para la salud humana.

El número de macacos de Berbería se ha desplomado en más de un 50% desde la década de 1980 debido a la pérdida de hábitat y la venta ilegal de juveniles como mascotas / Kristina Stazaker

Los macacos de Berbería (Macaca sylvanus), también conocidos como macacos de Gibraltar, son la única especie de primate endémica de Marruecos y Argelia. La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha clasificado a esta especie como “en peligro de extinción" desde 2008, por lo que está prohibido venderlos o mantenerlos como mascotas.

A pesar de las restricciones, estos macacos se utilizan como accesorios fotográficos para los turistas, principalmente en la famosa plaza Jemaa el-Fna de Marrakech, así como en otras ciudades marroquíes y de Argelia.

Investigadores de la Universidad Napier de Edimburgo (Reino Unido) encuestaron a 513 visitantes nacionales e internacionales en esta plaza durante las vacaciones de Semana Santa, cuando el turismo estaba en su apogeo, utilizando un cuestionario de 25 elementos para evaluar su percepción de estos primates como accesorios fotográficos. Los resultados se publican en la revista Anthrozoös.

“Muchos de los animales que se usan como accesorios fotográficos son bebés y es difícil saber qué les sucede cuando crecen. Algunos se venden como mascotas y se introducen de contrabando en Europa. Esto lo sabemos por informes sobre el comercio ilegal de mascotas y por los refugios de animales europeos cuando las mascotas no deseadas se abandonan posteriormente”, explica a Sinc Jay MacKinnon coautor del estudio e investigador de la Universidad Napier de Edimburgo.

“Muchos de los animales que se usan como accesorios fotográficos son bebés y es difícil saber qué les sucede cuando crecen”, dice Jay MacKinnon

Un macaco infantil actúa como apoyo fotográfico, de media, unas dieciocho veces por hora y puede llegar a costar a los visitantes hasta 100 dírhams, algo más de 9€. Esta práctica podría proporcionar unas ganancias equivalentes a un ingreso mensual promedio de una familia marroquí en tan solo 3 o 4 días hábiles. “La captura de macacos infantiles en la naturaleza en Marruecos es más de lo que las poblaciones pueden soportar”, subraya el experto.

Según los resultados del trabajo, el 88% de los encuestados no tenía la intención de usar los apoyos fotográficos ni lo hizo y más de 200 personas lo encontraron “inaceptable” debido a razones éticas o de bienestar animal.

“A lo que más se oponían los visitantes era la forma en la que se les trataba a los animales. Muchos también pensaron que los macacos deberían estar en la naturaleza, no en cautiverio, y algunos describieron su uso para las fotos como ‘crueles’ y ‘explotadoras’. Un pequeño número de personas reconoció que el contacto cercano con los monos podría conducir a la transmisión de la enfermedad. Algunos también se molestaron por el comportamiento persistente de los cuidadores de monos, pero la mayoría de las objeciones se basaron en razones éticas”, argumenta MacKinnon.

Su uso para fotografías hace creer que no están en peligro

Por otro lado, la mayoría de las personas entrevistadas manifestó desconocer que la especie se encuentra en peligro de extinción. “Tal vez ver que se utilizan varios macacos con fines de lucro en una plaza del mercado contribuye a esta percepción errónea”, añade.

La mayoría de las personas entrevistadas manifestó desconocer que la especie se encuentra en peligro de extinción

El número de macacos de Berbería se ha desplomado en más de un 50% desde la década de 1980 debido a la pérdida de hábitat y la venta ilegal de juveniles como mascotas. “Solo uno de cada cuatro participantes en la encuesta sabía que esta especie está en peligro de extinción", enfatiza Kristina Stazaker, autora principal de la investigación en la misma universidad.

Para los científicos, aunque la proporción de turistas que usan a los animales como ‘accesorios’ en sus fotos es muy pequeña, todavía es suficiente para crear un comercio ilegal lucrativo. En el estudio, las personas que declararon haberse sacado una foto con un macaco, en su mayoría asumían hacerlo porque les gustaban los animales.

"Ver a los primates como mascotas o accesorios fotográficos, ya sea en los medios de comunicación o en destinos turísticos, puede llevar a suponer erróneamente que hay muchos de ellos y es adecuado para mantenerlos como mascotas", concluye.

Referencia bibliográfica:

Kristina Stazaker and Jay Mackinnon (2018). Visitor perceptions of captive, endangered barbary macaques (Macaca sylvanus) used as photo props in Jemaa El Fna Square, Marrakech, Morocco. Anthrozoös, 31:6, 761-776. DOI: 10.1080/08927936.2018.1529360

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La historia evolutiva de perros y humanos no siempre ha ido de la mano

La secuenciación de ADN de 27 perros antiguos revela que hace 11.000 años ya existían cinco linajes distintos de canes que se habían diversificado y expandido por el mundo. El trabajo muestra así que hubo disparidades entre las líneas temporales de humanos y perros, cuyo origen pudo producirse hace unos 20.000 años.

Alt de la imagen
Así logra el pulpo saborear algo con solo tocarlo

¿Te imaginas poder probar una cosa con un solo toque? Eso es justamente lo que hace el cefalópodo con las ventosas de sus ocho brazos. Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard demuestra cómo funciona esta capacidad sensorial a través de receptores quimiotáctiles únicos.