Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Sí, se puede entrenar el cerebro para evitar la dislexia

La capacidad del cerebro para sincronizarse con el tono y la entonación del habla influye sobre la forma de procesar el lenguaje. Así concluye un estudio del centro de investigación vasco BCBL cuyos resultados podrían ayudar al diseño de actividades más eficaces para entrenar el cerebro con el fin de evitar futuros trastornos como la dislexia.

Los jóvenes con dificultades para distinguir los tonos y la entonación del habla poseen mayores problemas para decodificar las palabras. / Pixabay

A lo largo de los años, diversos estudios neurocientíficos han demostrado que las regiones auditivas del cerebro se sincronizan con los estímulos auditivos externos. Es decir, el cerebro es capaz de acompasar de forma natural la frecuencia de sus ondas cerebrales con las oscilaciones o el ritmo de lo que escucha en cada momento.

Sin embargo, poco se sabía hasta ahora de las consecuencias que tenía el efecto de la sincronización cerebral, también conocido como brain-entrainment, en las regiones del cerebro directamente relacionadas con el procesamiento del lenguaje.

El cerebro es capaz de acompasar de forma natural la frecuencia de sus ondas cerebrales con las oscilaciones o el ritmo de lo que escucha en cada momento

Una investigación llevada a cabo por el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL, por sus siglas en inglés) de San Sebastián ha estudiado este aspecto y ha analizado a fondo la sincronización cerebral de 72 personas.

Según explica Nicola Molinaro, investigador en el BCBL, el experimento ha demostrado que la sincronización con el habla es más intensa cuando el cerebro escucha ondas de baja frecuencia –aquellas relacionadas con el acento, los tonos y la entonación del habla–.

Asimismo, el estudio ha demostrado que esta sincronización deriva en una activación directa de las regiones cerebrales relacionadas con el procesamiento de lenguaje, como es el caso del área de Broca, una sección situada en el lóbulo frontal del hemisferio izquierdo e involucrada en la producción del mismo.

En anteriores trabajos los investigadores del centro donostiarra comprobaron que los niños con dislexia muestran una débil sincronización con las bandas de frecuencia baja, y por lo tanto, una escasa activación de las regiones relacionadas con el procesamiento del lenguaje.

Además, está científicamente demostrado que los jóvenes que no procesan de manera óptima las ondas de frecuencia baja tienen mayores dificultades para decodificar los fonemas y palabras, lo que se relaciona directamente con la capacidad lectora y los posibles trastornos de la misma, como la dislexia.

Intervenciones terapéuticas enfocadas al aprendizaje

Al analizar el efecto de la sincronía cerebral relacionada con los tonos y la entonación del habla, Molinaro explica que se pueden desarrollar en la infancia intervenciones terapéuticas enfocadas al aprendizaje del lenguaje estimulando los componentes auditivos de baja frecuencia y obtener así una idea más clara de los sonidos que componen el lenguaje.

“Por ejemplo, se puede medir la sincronización cerebral mientras un niño con dislexia está escuchando hablar y darle una recompensa si estimula más la sincronización con la banda de baja frecuencia. Se puede ayudar a aquellos que están fuera de sincronía a poner más atención a los tonos, acentos y entonaciones de habla”, apunta Nicola Molinaro.

Esto podría ser aplicable a las tareas con logopedas, desarrollando intervenciones específicas para sincronizarse con el habla en baja frecuencia. “Con sesiones repetidas de entrenamiento se puede ayudar a niños con retraso con el lenguaje a recuperar los mecanismos de atención”, asegura.

Es importante seguir estudiando el fenómeno de la sincronización cerebral para definir con más claridad qué pasa en el órgano más complejo del humano

Necesarias futuras investigaciones

Los investigadores del BCBL han realizado un total de dos estudios con 35 y 37 personas respectivamente, a las que se sometió a la escucha de diferentes frases durante aproximadamente seis minutos.

A través de la magnetoencefalografía (MEG), una técnica no invasiva que permite registrar y analizar de forma precisa la actividad neuronal del cerebro mientras los participantes realizan una tarea tan sencilla como escuchar hablar, se analizaron las regiones cerebrales que se sincronizaban con las diferentes bandas de frecuencia.

Para Molinaro, es importante seguir estudiando el fenómeno de la sincronización cerebral para definir con más claridad qué pasa en el órgano más complejo del humano. “El objetivo es analizar qué ocurre en los cerebros de bilingües, en aquellas persona que están aprendiendo un nuevo idioma o en pacientes con lesiones cerebrales”.

Los autores prevén realizar futuras investigaciones para analizar qué ocurre con este fenómeno cuando el sujeto está en un contexto comunicativo donde varias personas hablan a la vez o si el receptor puede ver la cara del emisor mientras escucha su mensaje.

Referencia bibliográfica:

Molinaro, N., & Lizarazu, M. (in press). ‘Delta (but not theta)-band cortical entrainment involves speech-specific processing’. European Journal of Neuroscience

Fuente: BCBL
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Los trasplantes se han reducido casi un 19 % en España por la pandemia

A pesar de las múltiples dificultades que ha causado el coronavirus y a un descenso del 22 % en las donaciones, en 2020 se lograron realizar 4.425 trasplantes de órganos, según la Organización Nacional de Trasplantes. Los 197 trasplantes que se efectuaron en niños supusieron un récord.

Una vacuna de ARN mensajero consigue tratar la esclerosis múltiple en ratones

Los tratamientos actuales contra la esclerosis múltiple pueden causar una supresión inmunitaria y efectos secundarios, como un mayor riesgo de infecciones. Un nuevo estudio en ratones muestra cómo una vacuna de ARN mensajero, como las que se utilizan para la covid-19, retrasó la aparición y redujo la gravedad de la enfermedad.