Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un cerebro transparente muestra sus secretos

Investigadores de la Universidad de Stanford (EE UU) han ideado una técnica de imágenes que permite ver a través de los tejidos biológicos. El método, probado con cerebros de ratón sumergidos en un hidrogel, lo han bautizado como CLARITY, claridad.

Ver a través de los órganos

Investigadores de la Universidad de Standford (EE UU) han ideado una técnica para observar tejidos biológicos como si fueran transparentes. El método, probado con cerebros de ratón sumergidos en un hidrogel, lo han bautizado como CLARITY, claridad.

La nueva técnica permite observar un cerebro de ratón transparente. / K. Chung et al. (Univ. Stanford)
Una nueva técnica permite observar un cerebro de ratón transparente. Foto: K. Chung et al.

Investigadores de la Universidad de Stanford (EE UU) han ideado una técnica de imágenes que permite ver a través de los tejidos biológicos. El método, probado con cerebros de ratón sumergidos en un hidrogel, lo han bautizado como CLARITY, claridad.

Ver a través de los órganos

Investigadores de la Universidad de Standford (EE UU) han ideado una técnica para observar tejidos biológicos como si fueran transparentes. El método, probado con cerebros de ratón sumergidos en un hidrogel, lo han bautizado como CLARITY, claridad.

La nueva técnica permite observar un cerebro de ratón transparente. / K. Chung et al. (Univ. Stanford)
Una nueva técnica permite observar un cerebro de ratón transparente. Foto: K. Chung et al.

Investigadores de la Universidad de Stanford (EE UU) han ideado una técnica de imágenes que permite ver a través de los tejidos biológicos. El método, probado con cerebros de ratón sumergidos en un hidrogel, lo han bautizado como CLARITY, claridad.

Hasta ahora para obtener imágenes en alta resolución de los tejidos biológicos se requería seccionar el órgano correspondiente, lo que implicaba una pérdida de conectividad en aquellos casos que, como el cerebro, presentan conexiones neuronales de largo alcance.

Un equipo de la Universidad de Stanford (California, EE UU) presenta esta semana en la revista Nature una solución: CLARITY, ‘claridad’ en castellano, un método para hacer que órganos completos e intactos sean ópticamente transparentes.

Para conseguir esto, los investigadores sumergen el órgano o el tejido en un hidrogel, la acrilamida, de tal forma que se mantiene integra su estructura y características moleculares. Los ensayos se han hecho con ratones de laboratorio.

La nueva técnica permite obtener imágenes del interior de los sistemas biológicos a gran escala y ‘viajar’ virtualmente a través de ellos. Así se han podido generar videos del hipocampo, una zona cerebral implicada en aspectos tan importantes como el aprendizaje, la memoria y las emociones.

CLARITY ha permitido confirmar en los cerebros de los roedores que se pueden seguir tanto las proyecciones neuronales locales, como los circuitos de largo alcance, además de otros detalles.

Usando el método, los científicos han conseguido imágenes de tejidos intactos con un amplio rango estructural, de 'moléculas de señalización' –transmiten información– y con diversas relaciones celulares.

Los autores también destacan que CLARITY se puede emplear para analizar muestras clínicas y proporcionar un medio para sondear los fundamentos estructurales y moleculares que están detrás de las funciones fisiológicas y las enfermedades.

Referencia bibliográfica:

Karl Deisseroth, Kwanghun Chung et al. “Structural and molecular interrogation of intact biological systems”. Nature, 10 de abril de 2013. Doi:10.1038/nature12107.

Fuente: Nature
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados